Pa­blo Se­rrano. Bó­ve­das pa­ra el hom­bre

VI­SOR

El Periódico Aragón - - Cultura -

El hom­bre de la creen­cia, re­fle­xio­na Di­di-Hu­ber­man, «siem­pre ve­rá al­gu­na co­sa más allá de lo que ve» cuan­do se en­cuen­tre fren­te a fren­te con una tum­ba. Pa­blo Se­rrano abrió las ca­jas ce­rra­das «mu­das co­mo una tum­ba» y lo que allí vio, le­jos de con­for­tar­le, le in­du­jo a «va­ciar el lu­gar» del ob­je­to me­dian­te el fue­go pu­ri­fi­ca­dor ca­paz de re­ve­lar la «pre­sen­cia de una au­sen­cia». Juan An­to­nio Ga­ya, es­pec­ta­dor pri­vi­le­gia­do de las ac­cio­nes de la Que­ma del ob­je­to, que­dó des­alen­ta­do an­te la espacialid­ad va­cía: «Nues­tros in­te­rio­res, que cree­mos lle­nos de al­go –de amor, o de ta­len­to, o de des­ho­nor, o de mie­do– tam­bién es­tán va­cíos». La con­ti­nui­dad exis­ten­cial de los cuer­pos de­sa­pa­re­ci­dos no aquie­tó la an­gus­tia del mie­do que pro­vo­ca sen­tir­se «ame­na­za­dos por la au­sen­cia». Se­rrano se plan­teó en­ton­ces el di­le­ma de lo vi­si­ble y afron­tó la es­ci­sión dia­léc­ti­ca de la «for­ma» y de la «pre­sen­cia». Sur­gie­ron en­ton­ces las Bó­ve­das pa­ra el hom­bre que, co­mo anun­ció a Cir­lot: «tie­nen la in­ten­ción de ser co­bi­jos pa­ra el hom­bre aun­que es­tén en rui­nas». Jua­na Fran­cés, a su la­do, con­vir­tió el es­pa­cio de sus pin­tu­ras de la se­rie Are­na­les, he­chas de are­nas y su­ti­les rit­mos orien­ta­les, en «tum­bas» de es­com­bros.

No pa­re­ce que las ex­pe­rien­cias del Drama del ob­je­to y Que­ma del ob­je­to de Se­rrano lle­ga­ran a ser com­pren­di­das; al me­nos, así se de­du­ce del co­men­ta­rio que hi­zo al pro­fe­sor Will Groh­mann, so­bre lo mu­cho que ha­bía la­men­ta­do la res­pues­ta de la crí­ti­ca a su ac­ción du­ran­te la inau­gu­ra­ción de la co­lec­ti­va Ar­te Ac­tual en la ga­le­ría 59 de la ciu­dad ale­ma­na de As­chaf­fen­burg, en 1960. Y aquel año, Frank O’Ha­ra, res­pon­sa­ble de la se­lec­ción de obras pa­ra la ex­po­si­ción New Spa­nish Pain­ting and Scul­ptu­re en el MoMa, se de­ci­dió por Tau­ró­bo­lo II y Es­pa­cio, a pe­sar de ha­ber co­la­bo­ra­do con Se­rrano en la Que­ma del ob­je­to, du­ran­te su vi­si­ta a la ga­le­ría Bios­ca don­de se pre­sen­ta­ron las obras ele­gi­das pa­ra la ex­po­si­ción en Nue­va York.

Ur­gía cons­truir un es­pa­cio que die­ra con­sue­lo. En uno de sus cua­der­nos, Se­rrano es­cri­bió el pro­pó­si­to de las nue­vas obras: «Des­pués de una eta­pa en 1959, en que reali­cé va­rios tra­ba­jos par­tien­do de ob­je­tos y desa­rro­llan­do la ex­ten­sión de las lí­neas que los ca­rac­te­ri­za­ban por su for­ma (...) com­pren­dí que los pro­ble­mas for­ma­les se da­ban en ob­je­tos de for­ma re­gu­lar, así co­mo un mun­do in­for­me apa­re­cía en los no de­ter­mi­na­dos por pla­nos y aris­tas, co­mo tra­pe­cios pa­ra­le­le­pípe­dos de for­ma re­gu­lar». De aque­llas obras «sur­gió el to­mar una par­te de aquel es­pa­cio al­re­de­dor del ob­je­to que­ma­do dan­do así ori­gen a las Bó­ve­das, es­pa­cio de co­bi­jo o asi­lo, pa­ra el ob­je­to, pa­ra el hom­bre».

El 3 de sep­tiem­bre de 1961, el dia­rio In­for­ma­cio­nes de Ali­can­te pu­bli­có la en­tre­vis­ta de Er­nes­to Con­tre­ras a Pa­blo Se­rrano en la cueva cer­ca­na al mu­ni­ci­pio de La Ro­ma­na, pro­pie­dad de Mi­ra Fi­gue­roa. Se ha­bló de la elec­ción de Se­rrano pa­ra re­pre­sen­tar a Es­pa­ña en la Bie­nal de Ve­ne­cia de 1962 y de sus es­cul­tu­ras que «tie­nen al­go de frag­men­tos de ca­ver­nas», una re­la­ción muy cer­ca­na a la cueva de Fi­gue­roa, aun­que «es­ta cueva

Es­pa­cio y con­sue­lo

ha si­do or­de­na­da y ador­na­da» y las Bó­ve­das de Se­rrano «re­fle­jan una an­gus­tio­sa ne­ce­si­dad, es­tán car­ga­das de fuer­za emo­cio­nal. Él lo di­ce: En el pe­que­ño es­pa­cio más ín­ti­mo de la flor o del vien­tre ma­terno, va­mos na­cien­do a la vez que la vi­da, a la muer­te. En vi­da va­mos va­cian­do el es­pa­cio que nos ro­dea, ca­van­do nues­tro pro­pio es­pa­cio don­de el ani­mal-hom­bre pre­ten­de guar­dar lo que sim­ple­men­te col­gó pa­ra de­co­rar su más se­cre­ta in­ti­mi­dad».

Un año an­tes, el 22 de oc­tu­bre de 1960, Se­rrano es­cri­bió a Cir­lot pa­ra con­tar­le que, por fin, Luis González Ro­bles ha­bía da­do res­pues­ta a su pe­ti­ción de fi­gu­rar en ci­tas in­ter­na­cio­na­les, in­vi­tán­do­le a par­ti­ci­par en la XXXI Bie­nal de Ve­ne­cia (16 de ju­nio-7 oc­tu­bre, 1962), por lo que es­ta­ba tra­ba­jan­do en obras de gran ta­ma­ño de la se­rie Bó­ve­das pa­ra el hom­bre. De González Ro­bles fue la es­tra­te­gia de pre­sen­tar a la crí­ti­ca ita­lia­na una in­di­vi­dual de Se­rrano en la ga­le­ría L’At­ti­co de Ro­ma, en di­ciem­bre de 1961. El 22 de agos­to de 1961, Se­rrano ha­bía re­ci­bi­do en su es­tu­dio de Madrid la vi­si­ta del crí­ti­co Jo­sé de Cas­tro Ari­nes con quien com­par­tió el pro­ce­so de su tra­ba­jo que co­men­za­ba di­rec­ta­men­te en es­ca­yo­la, ma­te­rial que le da­ba «el in­tuir de lo que la es­cul­tu­ra se­rá a su ho­ra fi­nal», de cu­ya for­ma so­lo sa­be que «ha de ser re­cor­dan­do una bó­ve­da o sea, un es­pa­cio pro­tec­tor». An­te las Bó­ve­das de Se­rrano, Juan An­to­nio Ga­ya se pre­gun­tó si «es­te su mun­do de co­bi­jos es ima­gen del mun­do que que­da­ría tras una bár­ba­ra o to­tal gue­rra»; no te­nía du­das de que la es­cul­tu­ra de Se­rrano era la más des­car­na­da y hu­mil­de y la más am­bi­cio­sa. «Hu­mil­de por­que ha si­do he­cha con es­com­bros, con tro­zos de la­dri­llos, con frag­men­tos de rui­na. Y am­bi­cio­sa, por­que con esos es­com­bros pro­cu­ra cons­truir al­go mu­cho más vir­tual que un vo­lu­men, es­to es, un ade­más, una ac­ti­tud de au­xi­lio».

Co­mo en nin­gu­na otra ex­po­si­ción en la que fi­gu­ra­ron, las Bó­ve­das pa­ra el hom­bre ocu­pa­ron un lu­gar con tan­ta ro­tun­di­dad co­mo en el Pa­be­llón Es­pa­ñol de la Bie­nal. Que­dó a un vo­to de lo­grar el Gran Pre­mio que ga­nó Gia­co­met­ti. Betty Hu­ber­man de­jó tes­ti­mo­nio de su vi­si­ta: «Ya al en­trar en la pri­me­ra sa­la sien­to que de­jo de ser due­ña de mí mis­ma. Pa­so a for­mar par­te de una at­mós­fu­gio fe­ra que no era la mía y que ya em­pie­za a ser­lo. In­sen­si­ble­men­te me sien­to lle­va­da por una fuer­te co­rrien­te que me atra­pa, me em­pu­ja y me con­du­ce a tra­vés del mun­do crea­do por Pa­blo Se­rrano. Con sus es­cul­tu­ras he en­tra­do en el ám­bi­to de sus Bó­ve­das pa­ra el hom­bre. He trans­pues­to los lí­mi­tes de un re­fu­gio que pro­te­ge pe­ro no en­cie­rra; que da apo­yos pa­ra to­mar im­pul­sos y par­tir. El tiem­po nues­tro no es­pe­ra, es cruel y da mie­do, pe­ro pa­ra pro­te­ger­nos nos da Se­rrano sus fie­ras, sus aves, sus ro­cas, su hue­cos».

El es­pa­cio in­te­rior de las Bó­ve­das pa­ra el hom­bre ofre­ce rea quien sien­te el im­pul­so de mi­rar­las y si­tuar­se an­te ellas en bus­ca de pro­tec­ción, por­que ver­da­de­ra­men­te ejer­cen «la atrac­ción pri­mor­dial de la caverna y de la gru­ta», es­cri­bió Calvin Can­non; una atrac­ción de­bi­da, qui­zá, a la ne­ce­si­dad «de es­ca­par de los te­rro­res que nos per­si­guen y de en­ce­rrar­nos den­tro», o «de iden­ti­fi­car­nos con el ar­co que he­mos eri­gi­do».

A las Bó­ve­das pa­ra el hom­bre las se­ries Hom­bres-Bó­ve­da y Hom­bres con puer­ta. Se­rá la puer­ta, se pre­gun­ta Di­diHu­ber­man, nues­tra úl­ti­ma ima­gen dia­léc­ti­ca pa­ra ce­rrar –o de­jar abier­ta– esa fá­bu­la de la mi­ra­da. En la de­ci­sión de pa­rar­nos an­te el um­bral o fran­quear­lo, es­cri­be, «se sus­pen­de to­da nues­tra mi­ra­da, en­tre el de­seo de pa­sar, y el due­lo in­ter­mi­na­ble co­mo in­ter­mi­na­ble­men­te an­ti­ci­pa­do, de no ha­ber po­di­do al­can­zar­la nun­ca».

Con su es­cul­tu­ra, Se­rrano an­he­ló cap­tar las hue­llas de la me­mo­ria de lo Sa­gra­do que, co­mo acla­ra Vi­cen­zo Vi­tie­llo, «no es ol­vi­do de lo Sa­gra­do, sino ol­vi­do de la me­mo­ria de lo Sa­gra­do», pa­ra trans­mi­tir la fra­gi­li­dad de nues­tro tiem­po. Y lo hi­zo ape­lan­do a la rui­na.

Cua­tro de las pie­zas de la se­rie ‘Bó­ve­das pa­ra el hom­bre’ de Pa­blo Se­rrano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.