Reac­cio­nar con pro­por­ción

El Periódico Aragón - - Opinión - Editorial

Las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias de to­do el mun­do han in­cre­men­ta­do en los úl­ti­mos días y en las úl­ti­mas ho­ras la con­tun­den­cia pa­ra evi­tar la pro­pa­ga­ción del co­ro­na­vi­rus: en ca­da país, en fun­ción del gra­do de ex­pan­sión de la epi­de­mia. Des­de las me­di­das de ais­la­mien­to ge­ne­ral en to­da Ita­lia a las cen­tra­das en las re­gio­nes con trans­mi­sión preo­cu­pan­te, co­mo Es­pa­ña. El mie­do a to­mar me­di­das que da­ñen in­ne­ce­sa­ria­men­te a la economía ha da­do pa­so a la cons­ta­ta­ción de que el im­pac­to eco­nó­mi­co de la cri­sis ya es­tá aquí. Es el mo­men­to de ac­tuar. Y es aho­ra el mo­men­to de ac­tuar: ya no so­lo tra­tar a los que se han in­fec­ta­do y con­fi­nar a los que han es­ta­do en con­tac­to con ellos sino tam­bién, an­te el in­cre­men­to de las ca­de­nas de con­ta­gio, po­ner más én­fa­sis en evi­tar si­tua­cio­nes que pue­den pro­vo­car un ries­go in­ne­ce­sa­rio de ex­ten­sión del vi­rus.

A los go­bier­nos hay que exi­gir­les que sean tan trans­pa­ren­tes co­mo pue­dan, tan con­tun­den­tes o tan me­su­ra­dos co­mo los in­for­mes de los ex­per­tos en sa­lud pú­bli­ca les acon­se­jen. La com­pe­ten­cia por la ges­tua­li­za­ción pue­de ser tan des­afor­tu­na­da co­mo cual­quier in­ten­to de ocul­ta­ción de in­for­ma­ción, tan­to del im­pac­to de la en­fer­me­dad co­mo de su evo­lu­ción clí­ni­ca. Si de lo que se tra­ta, co­mo ad­vir­tió la can­ci­lle­ra An­ge­la Mer­kel, es de ra­len­ti­zar el rit­mo de con­ta­gio del vi­rus ha­cien­do un es­fuer­zo de con­fi­na­mien­to pa­ra ase­gu­rar que los sis­te­mas sa­ni­ta­rios pue­dan ab­sor­ber pau­la­ti­na­men­te el cui­da­do de los pa­cien­tes más gra­ves, pa­ra re­gu­lar la evo­lu­ción de lo que pue­de aca­bar sien­do una pan­de­mia, en­ton­ces hay que de­cir­lo así de cla­ro.

El rit­mo de di­fu­sión de la epi­de­mia ha pro­vo­ca­do, con ma­yor o me­nor ra­zón, una reac­ción del mun­do eco­nó­mi­co. Los in­ver­so­res se han lan­za­do a com­prar va­lo­res re­fu­gio, des­de la deu­da has­ta el oro, y los mer­ca­dos de ren­ta va­ria­ble se han hun­di­do, ate­na­za­dos por una cre­cien­te sen­sa­ción de ries­go. En par­te es una per­cep­ción, pe­ro la in­dus­tria se re­sien­te de for­ma ob­je­ti­va y tam­bién lo ha­cen los ser­vi­cios. Pa­ra Es­pa­ña, el ries­go de una ma­la tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca em­pie­za a ser real. An­te es­ta si­tua­ción, los go­bier­nos han de to­mar me­di­das de es­tí­mu­lo. La Re­ser­va Fe­de­ral nor­te­ame­ri­ca­na lo hi­zo la se­ma­na pa­sa­da. El Go­bierno es­pa­ñol anun­cia un plan de cho­que pe­ro

No hay que re­la­ti­vi­zar la gra­ve­dad de la si­tua­ción ni so­bre­ac­tuar: es el mo­men­to de la res­pon­sa­bi­li­dad y la co­la­bo­ra­ción

la UE de­be­ría lan­zar un plan de res­pues­ta con­jun­to que in­clu­ya me­di­das ex­cep­cio­na­les, co­mo ex­cep­cio­nal es­tá sien­do el im­pac­to del co­ro­na­vi­rus en la economía. Si hay que sal­tar­se los lí­mi­tes de dé­fi­cit es el mo­men­to de ha­cer­lo por­que la economía eu­ro­pea no pue­de per­mi­tir­se un pa­rón; sus cons­tan­tes son ya muy de­li­ca­das en los dos úl­ti­mos tri­mes­tres y no hay mar­gen pa­ra es­pe­rar que el tem­po­ral amai­ne.

Es el mo­men­to de la res­pon­sa­bi­li­dad, de to­dos. De las ad­mi­nis­tra­cio­nes y del con­jun­to de la po­bla­ción. A na­die le de­be tem­blar el pul­so, ni tam­po­co so­bre­ac­tuar, y na­die de­be in­ten­tar apro­ve­char­se de la si­tua­ción. No hay que re­la­ti­vi­zar la gra­ve­dad de la si­tua­ción pe­ro la con­fian­za en el cri­te­rio de los ex­per­tos y el es­fuer­zo del per­so­nal sa­ni­ta­rio que es­tá ges­tio­nan­do la cri­sis no se pue­de cues­tio­nar. No son mo­men­tos pa­ra otra co­sa que no sea la leal co­la­bo­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.