El ser­vi­cio de es­tan­cia noc­tur­na re­gis­tra una es­ca­sa de­man­da

Es­ta ayu­da es­tá dis­po­ni­ble en la re­si­den­cia Ro­ma­re­da de Za­ra­go­za En Hues­ca y en Te­ruel no se usa y des­de la DGA pi­den em­plear­lo

El Periódico Aragón - - Aragón - A. LAHOZ alahoz@aragon.el­pe­rio­di­co.com ZA­RA­GO­ZA HO­RA­RIO FLE­XI­BLE

«La de­man­da es muy ba­ja». Lo re­co­no­ce Joa­quín San­tos, el ge­ren­te del Ins­ti­tu­to Ara­go­nés de Ser­vi­cios So­cia­les (ISS) de la DGA. Y es que aun­que el ser­vi­cio de es­tan­cia noc­tur­na es un re­cur­so re­co­no­ci­do e in­clui­do en las pres­ta­cio­nes de la Ley de De­pen­den­cia su uso no aca­ba de te­ner ti­rón en Ara­gón. Em­pe­zó en el 2016, de ma­ne­ra ex­pe­ri­men­tal, en la re­si­den­cia Ro­ma­re­da de Za­ra­go­za con el ob­je­ti­vo de dar «un res­pi­ro» al cui­da­dor no pro­fe­sio­nal de una per­so­na de­pen­dien­te, ya que a es­ta se le ofre­ce la op­ción de dor­mir en el cen­tro. Ofre­ce cua­tro pla­zas que «más o me­nos se lle­nan y va­mos dan­do res­pues­ta», se­gún San­tos, pe­ro si­gue sien­do un uso muy li­mi­ta­do en com­pa­ra­ción con la can­ti­dad de de­pen­dien­tes que hay en la ciu­dad.

El Go­bierno de Ara­gón es­ta­ría dis­pues­to a am­pliar las pla­zas o a ex­ten­der el ser­vi­cio, des­ti­na­do a de­pen­dien­tes de gra­do II y III, a otros lu­ga­res si la de­man­da fue­ra ma­yor, pe­ro lo cier­to es que en Te­ruel y el Hues­ca, don­de tam­bién es­tá dis­po­ni­ble, las so­li­ci­tu­des son es­pe­cial­men­te mí­ni­mas o, en al­gu­nos días, inexis­ten­tes. «No me atre­vo a es­pe­cu­lar so­bre el mo­ti­vo de por qué no se pi­de, pe­ro po­si­ble­men­te sea por­que cuan­do uno ne­ce­si­ta ir a un cen­tro de es­tan­cia noc­tur­na ya se re­quie­re tam­bién la re­si­den­cia. Es un re­cur­so muy vá­li­do y óp­ti­mo pa­ra los cui­da­do­res que es­tán en ca­sa por­que el usua­rio pue­de ir a la re­si­den­cia por la tar­de, ce­nar allí, dor­mir y sa­lir tras el desa­yuno al día si­guien­te. En ese pe­rio­do de tiem­po el cui­da­dor tie­ne mar­gen pa­ra re­cu­pe­rar un po­co su vida so­cial, que tam­bién es al­go a va­lo­rar», ex­pli­ca San­tos.

Dis­po­ni­ble los /

365 días al año, los usua­rios tie­nen fle­xi­bi­li­dad de en­tra­das y sa­li­das (en­tre las 19.00 y las 22.00 ho­ras y las 8.00 y las 11.30, res­pec­ti­va­men­te), en fun­ción de las ne­ce­si­da­des de ca­da fa­mi­lia, y va di­ri­gi­do es­pe­cial­men­te a per­so­nas que por sus do­len­cias tie­nen un descanso agi­ta­do, por lo que su cui­da­do re­sul­ta más com­pli­ca­do pa­ra sus fa­mi­lia­res. «Ha­bla­mos de exal­ta­ción noc­tur­na don­de el de­pen­dien­te no duer­me, tie­ne un de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo y de al­gún mo­do mo­les­ta al cui­da­dor no pro­fe­sio­nal que, al día si­guien­te, es­tá ma­cha­ca­do y can­sa­do», aña­de el ge­ren­te del IASS.

El per­fil es «con­cre­to» pa­ra el uso de es­te re­cur­so, pe­ro San­tos aña­de que «en ge­ne­ral» se en­cuen­tran con si­tua­cio­nes don­de «mu­cha gen­te» pre­fie­re la pres­ta­ción eco­nó­mi­ca a la fa­mi­liar, co­mo es es­te ca­so, don­de se pre­ten­de ayu­dar al descanso del cui­da­dor. «Cree­mos tam­bién que qui­zás fal­ta al­go de in­for­ma­ción o di­fu­sión y por eso no se so­li­ci­ta», se­ña­la. En la re­si­den­cia Ro­ma­re­da es la tra­ba­ja­do­ra so­cial la pro­fe­sio­nal que se ocu­pa de la ges­tión de las so­li­ci­tu­des. Ella, jun­to a va­rias com­pa­ñe­ras y la pro­pia di­rec­to­ra del cen­tro, han ex­pues­to es­ta ini­cia­ti­va en va­rios con­gre­sos sa­ni­ta­rios a los que han asis­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.