La Po­li­cía in­ves­ti­ga un en­vío pe­dó­fi­lo por un gru­po de What­sapp

El chat per­te­ne­ce a es­tu­dian­tes de un gra­do uni­ver­si­ta­rio y hay tres impu­tados

El Periódico Aragón - - Aragón - L. M. G. lm­ga­bas@ara­gon.el­pe­rio­di­co.com ZA­RA­GO­ZA ANÁ­LI­SIS

El Gru­po de De­li­tos Tec­no­ló­gi­cos de la Je­fa­tu­ra Su­pe­rior de Po­li­cía de Ara­gón in­ves­ti­ga a dos miem­bros de un gru­po de What­sapp de es­tu­dian­tes de un gra­do uni­ver­si­ta­rio en Za­ra­go­za, des­pués de que uno de ellos en­via­ra una fo­to de con­te­ni­do pe­dó­fi­lo.

Las pes­qui­sas se ini­cia­ron des­pués de que otra de las per­so­nas que per­te­ne­cen a di­cho chat de­ci­die­ra in­ter­po­ner una de­nun­cia an­te la Po­li­cía Na­cio­nal. Es­te jo­ven ex­pli­có que otra per­so­na ha­bía en­via­do un stic­ker (imá­ge­nes que los usua­rios pue­den crear co­mo si fue­ra un emo­ti­cono y aña­dir­lo a sus men­sa­jes de tex­to). Los agen­tes lle­ga­ron a los dos impu­tados, des­pués del aná­li­sis del te­lé­fono mó­vil del de­nun­cian­te. Am­bos, iden­ti­fi­ca­dos co­mo V. F. M. y A. L. M., fue­ron impu­tados por el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 5 de Za­ra­go­za. Un ter­ce­ro, J. E. B., tam­bién lo es­tá pe­ro cuan­do ocu­rrie­ron los he­chos era me­nor. Aho­ra ha cum­pli­do la ma­yo­ría de edad, pe­ro aún así ha que­da­do en ma­nos de la Fis­ca­lía de Me­no­res.

La ima­gen que ini­ció / el aná­li­sis po­li­cial fue una ima­gen di­gi­tal en la que se po­día ver a una be­bé des­nu­da con un pe­ne de un adul­to en­ci­ma de ella. Fue en­via­da al gru­po de What­sapp, si bien, tal y co­mo pu­die­ron ob­ser­var los agen­tes, no hu­bo res­pues­ta al­gu­na a di­cha fo­to­gra­fía y tam­po­co fue re­en­via­da.

El jo­ven que la en­vió fue iden­ti­fi­ca­do co­mo V. F. M., por lo que los agen­tes de­ci­die­ron es­tu­diar su ter­mi­nal mó­vil, no lo­ca­li­zán­do­le nin­gún ar­chi­vo que pu­die­ra al­ma­ce­nar por­no­gra­fía in­fan­til. No obs­tan­te, los agen­tes es­tu­dia­ron to­do el his­to­rial de es­te chat y des­cu­brie­ron que en sep­tiem­bre del 2019 otro usua­rio en­vió un ima­gen com­pa­ti­ble con la por­no­gra­fía in­fan­til en la que sa­lía un me­nor des­nu­do. Es­te ar­chi­vo fue di­fun­di­do en es­te ca­nal de men­sa­je­ría que en ese mo­men­to te­nía 105 par­ti­ci­pan­tes. Una téc­ni­ca de bús­que­da que les per­mi­tió des­cu­brir otra ima­gen tam­bién de con­te­ni­do si­mi­lar.

Am­bos jó­ve­nes de­cla­ra­ron en se­de po­li­cial y ju­di­cial, de­fen­di­dos por los abo­ga­dos Cristina

Mar­tí­nez y Al­ber­to Ve­rón, coin­ci­dien­do am­bos en se­ña­lar que no fue­ron cons­cien­tes de la gra­ve­dad de los he­chos que co­me­tie­ron. Lle­ga­ron a se­ña­lar que de sa­ber «la im­por­tan­cia no lo hu­bie­ran he­cho». Afir­ma­ron tam­bién que no tie­nen en sus or­de­na­dor ni te­lé­fo­nos imá­ge­nes de me­no­res con con­duc­tas se­xual­men­te ex­plí­ci­tas, que no sa­bían «que esas imá­ge­nes eran reales» y que ig­no­ran quién creó los stic­kers.

EL PE­RIÓ­DI­CO

Los agen­tes de De­li­tos Tec­no­ló­gi­cos es­tán ana­li­zan­do los ter­mi­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.