Tí­tu­lo: Juan Car­los I y la mu­jer fa­tal

El Periódico Aragón - - Tele + radio -

HNa­da te­nía eso de ex­tra­ño pa­ra la pa­re­ja, pues era tal, con las mis­mas pa­sio­nes adul­tas y re­ju­ve­ne­ci­das es­pe­ran­zas que cual­quier otra… Bien dis­tin­ta ha­bría si­do la ex­tra­ñe­za del pue­blo es­pa­ñol, ig­no­ran­te de aque­lla con­so­li­da­da si­tua­ción, coha­bi­ta­ción in­clui­da, y de sus po­si­bles con­se­cuen­cias. Co­mo tan­tos otros as­pec­tos de la vi­da de Juan Car­los, su nue­va re­la­ción con Co­rin­na ha­bía si­do pro­te­gi­da con la má­xi­ma dis­cre­ción y po­co o na­da se sa­bía de am­bos.

Pa­ra ca­sar­se con Co­rin­na, Juan Car­los de­bía pre­via­men­te di­vor­ciar­se de su mu­jer, la rei­na Có­mo fue­se es­ta a reac­cio­nar, de ha­bér­se­lo él plan­tea­do, era di­fí­cil de pre­de­cir. En cual­quier ca­so,

y má­xi­mos di­ri­gen­tes, por en­ton­ces, de los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos es­pa­ño­les, PSOE y PP, y prin­ci­pa­les ga­ran­tes, tam­bién, de la con­ti­nui­dad de la co­ro­na, se es­for­za­ron al ali­món por di­sua­dir al mo­nar­ca es­pa­ñol de su en­la­ce con la prin­ce­sa ale­ma­na.

Al­fre­do Pérez Ru­bal­ca­ba Ma­riano Ra­joy,

Eli­mi­na­da la vía ins­ti­tu­cio­nal, y el ho­ri­zon­te ma­tri­mo­nial, la vi­da de la pa­re­ja con­ti­nuó du­ran­te al­gún tiem­po, pe­ro ya no tan fe­liz ni dis­cre­ta­men­te.

El epi­so­dio de Bots­wa­na fue an­te­sa­la de la ab­di­ca­ción. A par­tir de ahí to­do se tor­ció. Co­rin­na em­pe­zó a dar en­tre­vis­tas, a ha­blar de­ma­sia­do, a no ne­gar que en el en­torno real se rea­li­za­ban ne­go­cios, in­ter­me­dia­cio­nes bas­tan­te más sus­tan­cio­sas que esa «asig­na­ción» anual, pu­ra­men­te sim­bó­li­ca, que aho­ra su hi­jo re­ti­ra a su pa­dre, al mis­mo tiem­po que su con­fian­za.

¿Por qué hi­zo lo que pa­re­ce ha­ber he­cho Juan Car­los I, acep­tar os­cu­ros do­na­ti­vos, ins­tru­men­tar em­pre­sas pan­ta­lla en pa­raí­sos fis­ca­les? ¿Por sta­tus, pa­ra no ser me­nos que otros re­yes y pre­si­den­tes que in­flu­yen en gran­des ad­ju­di­ca­cio­nes, ob­te­nien­do al­gún ti­po de ré­di­to? ¿Pa­ra ase­gu­rar­se una ju­bi­la­ción do­ra­da y de­jar he­ren­cia a dos ge­ne­ra­cio­nes de Bor­bo­nes?

¿O se­ría por amor, pri­me­ro, y por des­pe­cho des­pués? ¿Fue la ru­bia y be­lla Co­rin­na su án­gel ne­gro, su fem­me fa­ta­le, la tram­pa que le pu­so el des­tino?

Fe­li­pe VI Juan Car­los I de Bor­bón

Co­rin­na Zu Sayn-Witt­gens­tein. So­fía.

el to­da­vía emé­ri­to

Ha­ce al­gu­nos años el hoy rey emé­ri­to qui­so ca­sar­se con la prin­ce­sa ale­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.