Lo que es­tá por ve­nir (y otro vi­rus)

El Periódico Aragón - - Opinión -

El bar que sir­ve las cer­ve­zas más frías de Ke­nia es­tá ce­rra­do. El país afri­cano ya su­fre los pri­me­ros ca­sos de in­fec­ta­dos por co­ro­na­vi­rus. No quie­ro ni ima­gi­nar­me có­mo se­rá la in­cer­ti­dum­bre en el su­bur­bio de Ki­be­ra. Mi re­fu­gio is­le­ño en el nor­te del país vi­ve aún en cal­ma.

En Es­pa­ña el ci­ne al que sue­lo es­ca­par­me pa­ra in­flar­me a pa­lo­mi­tas tie­ne la per­sia­na ba­ja­da. Su­pon­go que has­ta que la vi­da real no se sien­ta co­mo una película. Las ci­fras de muer­tos por el vi­rus con co­ro­na su­pe­ran las 1.000, y nos cues­ta po­ner­le ros­tro a tan­ta des­gra­cia.

Los bal­co­nes son la nos­tal­gia de lo que éra­mos ha­ce una se­ma­na. Ahí re­cor­da­mos las vi­ven­cias de nues­tras calles. La cri­sis sa­ni­ta­ria nos ha gol­pea­do en po­cas ho­ras co­mo nun­ca los com­por­ta­mien­tos ha­bi­tua­les de nues­tro día a día.

Un abra­zo es al­go ás­pe­ro que de­be­mos re­cha­zar. Hay an­cia­nos en so­le­dad an­he­lan­do una con­ver­sa­ción con un nie­to en un lar­go pa­seo. O hay quie­nes sue­ñan con un pró­xi­mo via­je a mi­les de ki­ló­me­tros pe­ro no son ca­pa­ces de ver el ho­ri­zon­te de su con­fi­na­mien­to.

Un ja­ba­lí se mue­ve li­bre­men­te en el ca­rrer de Bal­mes, en Bar­ce­lo­na. La po­lu­ción se re­du­ce a ni­ve­les mí­ni­mos co­mo ha­ce dé­ca­das en va­rios paí­ses que su­fren la cua­ren­te­na do­mi­ci­lia­ria. ¿Có­mo se­rían las ciu­da­des sin no­so­tros?

Al­go así ex­pli­ca el pe­rio­dis­ta Alain Weis­man en su libro El mun­do sin no­so­tros. La du­da de cuán­to tiem­po du­ra­rían nues­tras hue­llas en el pla­ne­ta si nos es­fu­ma­mos en un sus­pi­ro. Y me pre­gun­to: ¿nos echa­ría al­guien en fal­ta?

La to­xi­ci­dad del ser hu­mano es otro vi­rus. Lo sa­be­mos por las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co pe­ro no nos es­for­za­mos en ra­len­ti­zar­lo. Un cie­rre ex­tre­mo de los paí­ses que su­fren el co­ro­na­vi­rus ra­len­ti­za nues­tro im­pac­to en la na­tu­ra­le­za. ¿Nos acor­da­re­mos cuan­do sal­ga­mos de es­ta cri­sis?

«El país que co­no­cía­mos no vol­ve­rá a ser el mis­mo», me di­ce un dipu­tado so­cia­lis­ta. Le ten­go apre­cio, y sa­be de lo que ha­bla. Lo ha­ce siem­pre con pa­sión. Cree que la cri­sis sa­nien ta­ria del co­ro­na­vi­rus lo cam­bia­rá to­do. Hay ve­ces que la vi­da nos obli­ga a pa­rar. Y si sa­be­mos apre­ciar­lo, de­be­mos re­fle­xio­nar so­bre el pa­pel que pro­ta­go­ni­za­mos, tan­to fue­ra co­mo den­tro de nues­tros bal­co­nes.

Las con­se­cuen­cias de es­ta cri­sis es­tán pro­vo­can­do su­fri­mien­to en fa­mi­lias que pier­den se­res que­ri­dos. No sea­mos tan in­sen­sa­tos de no va­lo­rar lo que te­ne­mos. Sea­mos la ra­zón de que lo más im­por­tan­te es la vi­da. Y que es­ta­mos obli­ga­dos a co­lo­rear­la de pa­sión.

Hay ve­ces que la

vi­da nos obli­ga a pa­rar y si sa­be­mos apre­ciar­lo, de­be­mos re­fle­xio­nar

Álvaro PE­RIO­DIS­TA Sie­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.