Si­len­cio y re­ver­be­ra­cio­nes

El Periódico Aragón - - Opinión - Car­men Lum­bie­rres

Los días más di­fí­ci­les es­ta­ban por lle­gar, va­ti­ci­na­ron, y así fue. Más fa­lle­ci­dos, más días de en­cie­rro, más mie­do a la cri­sis eco­nó­mi­ca, ca­da vez más dé­bi­les en nues­tro re­plie­gue in­te­rior. Por si nues­tra vul­ne­ra­bi­li­dad no fue­ra su­fi­cien­te se ve gol­pea­da en los úl­ti­mos días por las men­ti­ras in­ten­cio­na­das en re­des y opi­na­do­res. Cam­pa­ñas or­ga­ni­za­das des­de la ul­tra­de­re­cha pa­ra no per­der una opor­tu­ni­dad de de­ses­ta­bi­li­zar y ge­ne­rar un áni­mo de in­dig­na­ción, «el po­si­ti­vo en#Cov id des­pués de dar lo­to­do en ur­gen­cias »,# ge o lo­ca li­za ción­mo vi lo# co­rra li­to son al­gu­nos de los que es­tán en mar­cha pa­ra au­men­tar la des­con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes y ex­plo­tar el sál­ve­se quien pue­da. Hé­roes sa­ni­ta­rios fren­te a una asis­ten­cia pú­bli­ca inope­ran­te, es­pa­bi­la­dos que es­ca­pan del con­trol de go­bierno so­bre su mo­vi­li­dad, o afor­tu­na­dos a los que in­ci­tan a una fu­ga de ca­pi­ta­les. Siem­pre es la mis­ma tác­ti­ca, de­bi­li­tar lo co­mún ape­lan­do a nues­tros más ín­ti­mos ins­tin­tos. No es­ta­mos ante una crí­ti­ca ne­ce­sa­ria ante los fa­llos en la ges­tión de las cri­sis sino a la car­ga an­tes de la de­to­na­ción.

Las di­fi­cul­ta­des del Go­bierno en la com­pra de ma­te­rial, co­mo ha ocu­rri­do en Ale­ma­nia, Ho­lan­da, Re­pú­bli­ca Che­ca, Tur­quía o Ucra­nia en­tre otros, nos co­lo­ca en la ver­da­de­ra di­men­sión glo­bal de es­ta criLas sis, y la pro­pia des­coor­di­na­ción in­ter­na ex­hi­bi­da ante la apro­ba­ción de las nue­vas me­di­das res­tric­ti­vas de los ser­vi­cios esen­cia­les po­ne en evi­den­cia las de­bi­li­da­des a co­rre­gir, des­de una in­for­ma­ción más flui­da en­tre ad­mi­nis­tra­cio­nes, agen­tes so­cia­les y lí­de­res po­lí­ti­cos a ma­yor coor­di­na­ción en los tiem­pos.

El es­ta­do de alar­ma au­men­ta exponencia­lmente la ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra, pe­ro no da car­ta blan­ca a cual­quier de­ci­sión del man­do úni­co. Tam­po­co de­be­ría dar cam­po abier­to a una opo­si­ción no cons­truc­ti­va que no bus­que apor­tar me­di­das co­rrec­ti­vas pa­ra la acción y per­ma­nez­ca en la que­ja cons­tan­te. No se tra­ta de lle­gar los pri­me­ros o en me­jo­res con­di­cio­nes que los ad­ver­sa­rios, la sa­li­da es inevi­ta­ble­men­te con­jun­ta, no so­lo a ni­vel na­cio­nal sino glo­bal. acu­sa­cio­nes de ocul­ta­ción in­tere­sa­da en la in­for­ma­ción lle­gan al mis­mo tiem­po que se em­pie­zan a co­no­cer las pri­me­ras no­ti­cias so­bre la in­fra­va­lo­ra­ción de ca­sos reales de afec­ta­dos por la epi­de­mia en Chi­na, que se­gui­mos usan­do co­mo re­fe­ren­cia en el desa­rro­llo comparado del Co­vid-19 y co­mo guía de ins­truc­cio­nes, tan útil co­mo com­pa­rar la de un tos­ta­dor con una as­pi­ra­do­ra. Nues­tras cam­pa­nas de re­so­nan­cia au­men­tan en pre­sión. y otra de las du­das es quié­nes ayu­da­rán a re­ba­jar­las.

La sa­li­da es inevi­ta­ble­men­te

con­jun­ta, no so­lo a ni­vel na­cio­nal, sino glo­bal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.