La pan­de­mia

El Periódico Aragón - - Opinión - Isi­do­ro Ber­dié Za­ra­go­za

El ser hu­mano es un huér­fano que no sa­be dón­de vi­ve ni quie­nes son sus pa­dres. In­flui­dos por el apo­ca­lip­sis, y así lo pin­tan los ar­tis­tas del Re­na­ci­mien­to, el án­gel exterminad­or que en­via­ba Dios, nos des­per­ta­ría en­tre es­truen­dos de trom­pe­tas anun­cian­do el jui­cio fi­nal, blan­dien­do su es­pa­da fla­mí­ge­ra, pa­ra que­mar la in­mun­di­cia co­rrup­ta de la hu­ma­ni­dad. Pe­ro ¡oh sor­pre­sa! ¡he­te aquí!, que es­te án­gel es mi­cros­có­pi­co e in­vi­si­ble, no lo po­de­mos ver y su so­lo nom­bre in­ci­ta pa­vor: ¡co­ro­na­vi­rus!

Es­te año la Se­ma­na San­ta no va a ser vir­tual sino real, la co­ro­na de es­pi­nas es aho­ra co­ro­na de vi­rus, ya ha co­men­za­do con el re­ti­ro, dis­ci­pli­na y ci­li­cio. Las aren­gas y so­fla­mas te­ra­peú­ti­cas no pro­ce­den de los púl­pi­tos sa­gra­dos, sino de ca­de­nas te­le­vi­si­vas, pol­tro­nas po­lí­ti­cas acom­pa­ña­das de si­re­nas de am­bu­lan­cias, ca­ba­llos en la ca­lle y mú­si­ca mi­li­tar. Pe­ro no hay mal que por bien no ven­ga. Es­ta pan­de­mia vie­ne cuan­do es­tá­ba­mos en un ato­lla­de­ro po­lí­ti­co y so­cial de im­po­si­ble so­lu­ción, y que re­cla­ma uti­li­zar la éti­ca so­cial e in­di­vi­dual, que pue­de in­cluir sa­cri­fi­cios per­so­na­les co­mo úni­ca for­ma de enfrentami­ento al pro­ble­ma del co­ro­na­vi­rus. Es­te pro­ble­ma po­ne en evi­den­cia la igual­dad de to­dos los se­res hu­ma­nos y de­rri­ba esas ba­rre­ras que nos en­fren­tan. Es una opor­tu­ni­dad que no po­de­mos perder. La pan­de­mia nos ha uni­do a los co­lec­ti­vos de to­do el mun­do, cu­ya suer­te es la de to­dos no­so­tros. El pro­ble­ma no pue­de re­sol­ver­se con di­ne­ro, sino con so­li­da­ri­dad y re­ge­ne­ra­ción mo­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.