El frá­gil alto el fue­go en Id­leb

La nue­va tre­gua de Ru­sia y Tur­quía po­dría ser real es­ta vez, pues el vi­rus pa­ró la gue­rra si­ria A los re­fu­gia­dos en la fron­te­ra tur­ca so­lo les que­da con­fiar en la pro­tec­ción de Es­tam­bul

El Periódico Aragón - - Internacio­nal - ADRIÁ RO­CHA CUTILLER epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com ES­TAM­BUL

Mohamed es­tá con­ten­to: su mu­jer y su hi­jo, des­pués de va­rias se­ma­nas en los cam­pos de re­fu­gia­dos de la fron­te­ra con Tur­quía, han vuel­to a ca­sa. Al fin se han reuni­do, ex­pli­ca el si­rio, que es­pe­ra que no ten­gan que se­pa­rar­se más, oja­lá que no, aun­que to­do pue­de pa­sar. Na­die lo sa­be.

«La si­tua­ción es mu­cho me­jor que an­tes y la ciu­dad de Id­leb -la ca­pi­tal de la pro­vin­cia re­bel­de si­riaes­tá aba­rro­ta­da. Mu­cha gen­te que es­ta­ba en los cam­pos ha ve­ni­do, so­bre to­do des­de las re­gio­nes con­quis­ta­das por Asad. Las es­cue­las han vuel­to a fun­cio­nar, y la gen­te ya tra­ba­ja, aun­que to­dos te­ne­mos mu­cho mie­do de si el alto el fue­go du­ra­rá o no», di­ce Mohamed. Ex­pli­ca que Id­leb ha te­ni­do al­go de suer­te por­que al es­tar com­ple­ta­men­te ais­la­da del mun­do, ro­dea­da de fron­te­ras ce­rra­das y trin­che­ras, pa­re­ce que es­tá a sal­vo del co­vid-19, al con­tra­rio que mu­chas otras par­tes del pla­ne­ta.

La pre­gun­ta del mi­llón es si aguan­ta­rá el alto el fue­go en Id­leb fir­ma­do a prin­ci­pios de mar­zo por los pre­si­den­tes ru­so, Vla­dí­mir Pu­tin, y tur­co, Re­cep Tay­yip Er­do­gan. Es di­fí­cil va­ti­ci­nar na­da por­que am­bos lí­de­res han fir­ma­do va­rios al­tos al fue­go an­te­rior­men­te. Nin­guno ha fun­cio­na­do. Es­ta vez, con la cri­sis del co­ro­na­vi­rus, to­do pa­re­ce dis­tin­to: la gue­rra si­ria ha que­da­do en sus­pen­so.

TE­MO­RES «Creo que el alto el fue­go se­rá más sos­te­ni­ble que los an­te­rio­res -di­ce Ale­xéi Kh­leb­ni­kov, ex­per­to y con­sul­tor en po­lí­ti­ca ru­sa en Orien­te Pró­xi­mo-, por­que es­ta vez Ru­sia y Tur­quía han acor­da­do pa­tru­llar con­jun­ta­men­te los pun­tos cla­ve de la re­gión, al­go que ha fun­cio­na­do an­tes. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que, tar­de o tem­prano, es­te sta­tu quo no se cues­tio­ne».

De ahí la in­tran­qui­li­dad de los ha­bi­tan­tes de Id­leb, don­de hay 3,5 mi­llo­nes de ci­vi­les atra­pa­dos, mu­chos de los cua­les son des­pla­za­dos de gue­rra. Es el ca­so de Mohamed, que lle­gó a Id­leb ha­ce un año es­ca­pan­do de los bom­bar­deos y ofen­si­vas del pre­si­den­te si­rio, Bas­har el Asad, y su alia­do, Ru­sia.

«A ve­ces sue­na la alar­ma an­ti­aé­rea por­que pa­sa un avión ru­so so­bre­vo­lan­do la ciu­dad. De mo­men­to el alto el fue­go pa­re­ce aguan­tar, pe­ro te­ne­mos mu­cho mie­do. Ca­da día lle­gan más sol­da­dos tur­cos, y eso tran­qui­li­za, pe­ro real­men­te no sa­be­mos qué pa­sa­rá», di­ce Mohamed.

DES­CON­FIAN­ZA MU­TUA «No te­ne­mos más al­ter­na­ti­va que con­fiar en Tur­quía y en­tien­do que necesita pro­te­ger su fron­te­ra. Por eso aquí to­dos es­pe­ra­mos que el Go­bierno tur­co nos pro­te­ja, por­que no te­ne­mos más op­ción. Si me die­sen a ele­gir en­tre ellos o los ru­sos, es­co­ge­ría a Tur­quía. Pue­de que An­ka­ra en sus ofen­si­vas ha­ya ma­ta­do a al­gún ci­vil por error. Pe­ro Ru­sia es dis­tin­ta: su ob­je­ti­vo so­mos no­so­tros», con­ti­núa el ciu­da­dano si­rio.

To­do ex­plo­tó la no­che del 28 de fe­bre­ro, en un bom­bar­deo de Asad en el que 34 sol­da­dos tur­cos mu­rie­ron en Id­leb. Tur­quía in­ten­ta­ba pa­rar la ofen­si­va de Da­mas­co so­bre la ca­pi­tal de la pro­vin­cia re­bel­de y, des­de esas muer­tes, apre­tó aún más. Los cie­los de la re­gión, por pri­me­ra vez en to­da la gue­rra, pa­sa­ron de ma­nos ru­sas y del ré­gi­men a ma­nos tur­cas. En una se­ma­na, los dro­nes y avio­nes tur­cos des­tro­za­ron por com­ple­to blin­da­dos, sis­te­mas an­ti­aé­reos y ca­zas si­rios.

Así, la ofen­si­va de Er­do­gan en­can­di­ló a los ci­vi­les de Id­leb que veían por pri­me­ra vez en ca­si nue­ve años de gue­rra que las bom­bas no les ata­ca­ban a ellos-, pe­ro en­fa­dó a mu­chos en Mos­cú. La re­la­ción con Tur­quía no pa­sa aho­ra por me­jor mo­men­to. «La ofen­si­va de tres años de Pu­tin pa­ra enamo­rar a Tur­quía ha ter­mi­na­do en Id­leb, di­ce Ömer Öz­ki­zil­cik, ana­lis­ta del think tank SE­TA, cer­cano al Go­bierno tur­co-. La úni­ca for­ma por la que la se­gu­ri­dad de los ci­vi­les de Id­leb pue­de es­tar ga­ran­ti­za­da es si Tur­quía no se en­fren­ta so­la a Ru­sia».

PAC­TO CON LA UE «La cues­tión es que la Unión Eu­ro­pea pue­de dar a Tur­quía to­do el apo­yo eco­nó­mi­co que ne­ce­si­te, pe­ro mien­tras exis­ta la ame­na­za de una nue­va ola de re­fu­gia­dos des­de Id­leb, to­do el apo­yo no ser­vi­rá de na­da. Tur­quía no pue­de aco­ger a dos mi­llo­nes más de re­fu­gia­dos y por eso creo que un nue­vo pac­to en­tre Bru­se­las y An­ka­ra de­be­rá in­cluir un apo­yo a Tur­quía en sus pla­nes en Id­leb, pa­ra pre­ve­nir un desastre hu­ma­ni­ta­rio», con­ti­núa Öz­ki­zil­cik.

Y, sin em­bar­go, las ma­qui­na­cio­nes pa­ra la re­gión si­guen. Da­mas­co y Mos­cú acep­ta­ron pa­rar su ofen­si­va, pe­ro pa­rar no sig­ni­fi­ca desis­tir. Sig­ni­fi­ca, so­lo, re­ba­jar la ten­sión y dar­le un tiem­po a An­ka­ra.

«El ob­je­ti­vo de Ru­sia a cor­to pla­zo es con­tro­lar las dos ca­rre­te­ras de la zo­na -ex­pli­ca Kh­lev­ni­kov-. Por des­con­ta­do que, a lar­go pla­zo, tan­to Mos­cú co­mo Da­mas­co buscan la con­quis­ta de to­do el país, pe­ro en­tien­den que aho­ra es­to es al­go im­po­si­ble». La reali­dad di­ce que en Id­leb, los pla­nes de la gen­te aca­ban sien­do bas­tan­te me­nos geo­es­tra­té­gi­cos: «Es muy tris­te de­cir­lo, pe­ro mi má­xi­mo sue­ño aho­ra mis­mo es po­der se­guir vi­vo», sos­tie­ne Mohamed. De mo­men­to, tie­ne un pe­rio­do de tre­gua, de alto el fue­go, que pa­re­ce de ver­dad y no co­mo otros an­te­rio­res, lo que le da tiem­po a él y a la po­bla­ción de Id­leb de res­pi­rar un po­co.

AFP / OMAR HAJ KADOUR

El cam­pa­men­to de Bat­tia, en la pro­vin­cia si­ria de Id­lib, pró­xi­mo a la fron­te­ra con Tur­quía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.