La no­che más lar­ga de Luis Eduar­do Au­te

El ar­tis­ta fa­lle­ce a los 76 años, ca­si cua­tro des­pués de su­frir el in­far­to que lo re­ti­ró.

El Periódico Aragón - - Portada - JOR­DI BIANCIOTTO epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com BAR­CE­LO­NA

El ar­tis­ta tu­vo el don de ha­cer de la can­ción un ob­je­to tras­cen­den­te con sen­ci­llez y sen­sua­li­dad

Au­te tu­vo el don de ha­cer de la can­ción un ob­je­to tras­cen­den­te do­tán­do­lo de sen­ci­llez y sen­sua­li­dad, lle­gan­do al oyen­te a tra­vés del intelecto y de la be­lle­za es­té­ti­ca. Can­cio­nes her­mo­sas e in­son­da­bles, las su­yas, bas­cu­lan­do al­re­de­dor de los gran­des te­mas (amor, se­xo, muer­te), con pro­fun­di­dad fi­lo­só­fi­ca y ma­ne­ja­bles; un pa­tri­mo­nio uni­ver­sal que es­tá aquí pa­ra que­dar­se, más allá del mis­mo fa­lle­ci­mien­to del ar­tis­ta, es­te sá­ba­do en la Clí­ni­ca Ru­ber, de Ma­drid, a los 76 años.

Se nos ha ido uno de los gran­des de la can­ción de au­tor, un crea­dor que, en sus pri­me­ras es­ta­cio­nes, apun­ta­ba ha­cia la pin­tu­ra y el ci­ne. Au­te, Luis Eduar­do, se ha­bía edu­ca­do en un con­tex­to ca­tó­li­co pa­sa­do por el ta­miz nor­tea­me­ri­cano en La Sa­lle de Ma­ni­la, ca­pi­tal en la que na­ció (el 13 de sep­tiem­bre de 1943). Su pa­dre, Gu­mer­sin­do, era res­pon­sa­ble de la com­pra de acei­te de co­co en Ta­ba­cos de Fi­li­pi­nas (em­pre­sa di­ri­gi­da por Luis Gil de Bied­ma, pa­dre del poe­ta). Su ma­dre, Am­pa­ro, ha­bía na­ci­do en la co­lo­nia. A prin­ci­pios de los 50, la fa­mi­lia se tras­la­dó a la metrópoli, re­ca­lan­do pri­me­ro en Bar­ce­lo­na (el pi­so de los abue­los) y de mo­do de­fi­ni­ti­vo en Ma­drid.

Sus can­cio­nes ju­ve­ni­les en­con­tra­ron un ca­mino pri­me­ro en la voz de Mas­siel, y las bue­nas vi­bra

El crea­dor, en sus pri­me­ras es­ta­cio­nes, apun­ta­ba ha­cia la pin­tu­ra y el ci­ne en sus crea­cio­nes

Sus can­cio­nes ju­ve­ni­les en­con­tra­ron un ca­mino pri­me­ro en la voz de Mas­siel aun­que evo­lu­cio­nó

cio­nes en torno a Ro­sas en el mar y Ale­lu­ya nº 1 (1967) ani­ma­ron a Au­te en su apues­ta por la mú­si­ca, for­ma­li­za­da en dos ál­bu­mes. Pe­ro, aun­que tam­bién Ma­ri Tri­ni lo adop­ta­ra co­mo au­tor, él se sintió des­mo­ti­va­do y pro­ce­dió a re­ti­rar­se del ofi­cio.

Volvió a em­pe­zar cin­co años más tar­de con Ri­to, des­li­zan­do su voz cer­ca­na y con­fe­sio­nal en­tre es­par­ta­nos ar­pe­gios de gui­ta­rra en la es­te­la cohe­nia­na y arre­glos de cuer­da. Ini­cio de la tri­lo­gía Can­cio­nes de amor y muer­te, desa­rro­lla­da en los ál­bu­mes Es­pu­ma (1974) y Sar­có­fa­go (1976), en una épo­ca en que nue­vas vo­ces se acer­ca­ban a su atril: Ro­sa León y Ana Ma­ría Drack. Aun­que Au­te no que­ría dar re­ci­ta­les, po­co a po­co fue atre­vién­do­se a pi­sar las ta­blas, so­bre to­do tras el ál­bum Al­ban­ta (1978), obra de tac­to más cer­cano al rock (Ar­man­do de Cas­tro, de Coz, fu­tu­ro Ba­rón Ro­jo, a las gui­ta­rras). Es­ta­ble­ció víncu­los con Luis Men­do, cu­ya fu­tu­ra ban­da, Sub­ur­bano, le arro­pa­ría a lo lar­go de los años 80.

La cri­sis de los can­tau­to­res no afec­tó pa­ra na­da a Luis Eduar­do Au­te, que se afir­mó co­mo ar­tis­ta po­pu­lar a lo­mos de ál­bu­mes co­mo el do­ble en di­rec­to En­tre amigos (1983), en el que con­tó con co­le­gas co­mo Sil­vio Ro­drí­guez, Pa­blo Mi­la­nés y Se­rrat, y Cuer­po a cuer­po (1984). Sus can­cio­nes ali­men­ta­ron el que se­ría úl­ti­mo disco de Marisol, ya Pe­pa Flo­res, Cli­ma (1983).

RE­VI­SAN­DO EL LE­GA­DO Se abrió / pa­so un Au­te al­go me­nos se­ve­ro, ca­mino de obras co­mo Slowly (1992) o Ale­vo­sía (1995), ahí con el pro­duc­tor Su­so Saiz. En­fi­lan­do su ma­du­rez, re­vi­só su obra con cier­to mi­ni­ma­lis­mo y tra­zos de jazz, en la tri­lo­gía Au­te­rre­tra­tos (2003-09).

En El ni­ño que mi­ra­ba al mar (2012), co­mo si pro­ce­die­ra a ce­rrar un círcu­lo, se re­mon­tó a la fo­to que su pa­dre le sa­có en el ma­le­cón de Ma­ni­la. Tiem­pos de re­ca­pi­tu­la­ción: el ál­bum de tri­bu­to Gi­ra­lu­nas y la gi­ra de 50º aniver­sa­rio de ca­rre­ra, que le lle­vó a re­co­rrer la geo­gra­fía na­cio­nal.

El tour que­dó en sus­pen­so cuan­do, el 8 de agos­to, Au­te su­frió ines­pe­ra­da­me­te el in­far­to que le con­du­jo a un es­ta­do de co­ma que du­ró ca­si dos me­ses y que hi­zo pre­sa­giar un fa­tal desen­la­ce que fi­nal­men­te ha lle­ga­do. Lo su­peró, pe­ro no pu­do vol­ver a los es­ce­na­rios. Flo­re­cie­ron los ho­me­na­jes, con­cier­tos que reunie­ron a Pa­co Ibáñez, Es­to­pa, Ma­ria del Mar Bo­net, Ma­ri­na Ros­sell, Si­sa, Els Amics de les Arts... To­dos hi­cie­ron su­yas las can­cio­nes de Au­te y die­ron a en­ten­der que, pa­se lo que pa­se, siem­pre ha­brá quien si­ga can­tán­do­las.

mas dé­ca­das, ha ve­ni­do cons­tru­yen­do nues­tra edu­ca­ción sen­ti­men­tal. Di­fí­cil se­pa­rar aho­ra el ám­bi­to de lo ín­ti­mo, lo pri­va­do, lo per­so­nal, del ám­bi­to de lo pú­bli­co, lo so­cial, lo po­lí­ti­co (su­po­nien­do, y es mu­cho su­po­ner que to­do eso no sea lo mis­mo). Ha­ré, en­ton­ces, co­mo ha­cía Ro­land Bart­hes en pa­la­bras de Su­san Son­tag: nun­ca una anéc­do­ta so­bre el yo que no lle­va­ra una idea en­tre los dien­tes. Vea­mos.

No pue­do pen­sar en Au­te en tér­mi­nos de can­tau­tor. Lo des­cu­brí muy pron­to crean­do al­gu­nas de las letras más po­ten­tes, pro­fun­das, lí­ri­cas, fi­lo­só­fi­cas (tam­bién iró­ni­cas) que se po­dían unir a una mú­si­ca. No re­nun­cia nun­ca al pen­sa­mien­to, al len­gua­je que di­ce y ca­lla, a la fi­gu­ra re­tó­ri­ca des­lum­bran­te, a la emo­ción con­te­ni­da, a la sen­ci­lla di­fi­cul­tad, al ho­me­na­je li­te­ra­rio, a la cor­po­rei­dad su­bli­me, a la bo­fe­ta­da po­lí­ti­ca (cam­bia­ba las ma­sas por las nal­gas, re­cuer­den). Au­te era un poe­ta (era siem­pre un poe­ta: cuan­do can­ta­ba, cuan­do pin­ta­ba, cuan­do di­ri­gía). Se rei­vin­di­ca­ba co­mo tal sin pu­dor pe­ro sin aso­mo de so­ber­bia, co­mo cuan­do res­pon­día en una en­tre­vis­ta si se iden­ti­fi­ca­ba con la pa­la­bra can­tau­tor: «La ver­dad, no. Soy un poe­ta que es­cri­be can­cio­nes. Lo de can­tau­tor me sue­na a can­ta­ma­ña­nas y ca­si pre­fie­ro can­ta­ma­ña­nas a can­tau­tor».

Y sí, Au­te can­tó a las ma­ña­nas des­lum­bran­tes, a las tar­des in­ter­mi­na­bles y a las no­ches re­lu­cien­tes. Ob­ser­va­ba la vi­da con mi­ra­da de ar­tis­ta. Y el amor era he­ri­da y ci­ca­triz (Sin tu la­ti­do), ras­gu­ño ape­nas (Una de dos), de­ses­pe­ra­ción con­te­ni­da (Dos o tres se­gun­dos

de ter­nu­ra) o au­sen­cia he­cha car­ne (Den­tro). Y el cuer­po era al­ma y vi­ce­ver­sa (An­da) por­que la vi­da se ha­ce cuer­po a cuer­po. Y el vi­vir eran es­pa­cios su­bli­mes y co­ti­dia­nos al uní­sono (Quie­ro vi­vir

con­ti­go). Y la amis­tad era siem­pre un «pa­sa­ba por aquí» que a na­da obli­ga pe­ro a to­do com­pro­me­te (lo sa­ben hoy sus amigos, que lo llo­ran sin po­der des­pe­dir­lo en la cer­ca­nía que el acos­tum­bra­ba a po­ner en to­do lo que ha­cía).

Con Au­te siem­pre éra­mos mu­cho más que dos. Con él, con sus ani­mal (hi­tos, ha­das…), con sus me­tá­fo­ras sui­ci­das, con su iro­nía des­len­gua­da, con sus des­plan­tes tan tau­ri­nos, con su cer­ca­nía, siem­pre es­tu­vi­mos acom­pa­ña­dos (gra­cias a él, hu­bo ver­be­nas pa­len­ti­nas con Sin tu la­ti­do). Se ha ido slowly. Que la tie­rra de Al­ban­ta le sea le­ve al es­te del Edén.

Au­te era un poe­ta (cuan­do can­ta­ba, cuan­do pin­ta­ba, cuan­do di­ri­gía)

Luis Eduar­do Au­te, en una ima­gen del 2016 pre­via a su in­far­to.

AL­BERT BERTRAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.