Ja­que

Gon­zá­lez Or­do­vás*

El Periódico Aragón - - Opinión - Al tras­luz MA­RÍA JO­SÉ

In­clu­so a quie­nes no sa­ben ju­gar al ajedrez «ja­que» les sue­na a ame­na­za, bas­ta con ir al dic­cio­na­rio de la RAE pa­ra cons­ta­tar­lo. Ja­que es el nom­bre que re­ci­be un mo­vi­mien­to del ajedrez en vir­tud del cual un ju­ga­dor ame­na­za di­rec­ta­men­te al rey del otro ju­ga­dor con obli­ga­ción de avi­sar­lo y, por ex­ten­sión, ja­que es tam­bién cuan­do la ame­na­za va di­ri­gi­da a la rei­na del con­trin­can­te aun­que, en ese ca­so, no exis­te tal obli­ga­ción de aler­ta. Eso y no otra co­sa es lo que, a mi en­ten­der, nos es­tá ocu­rrien­do: un ja­que pe­ro no a una sino a va­rias rei­nas: un ja­que sin avi­sar y, lo que es peor sin pre­ver.

Ja­que a la sa­lud, ja­que a la sa­ni­dad, ja­que a la so­cie­dad, ja­que a la vul­ne­ra­bi­li­dad y fra­gi­li­dad y ja­que a la ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Esa es la ju­ga­da que ad­vier­to en el ta­ble­ro pe­ro ¿cuál es la ex­ten­sión del ta­ble­ro? El ta­ble­ro no es el de un mu­ni­ci­pio, ni el de una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, ni si­quie­ra el de un país o un Es­ta­do, el ta­ble­ro es el mun­do en­te­ro. Ten­go la im­pre­sión de que pe­se al uso reite­ra­do del tér­mino glo­ba­li­za­ción al­gu­nos no se ha­bían lle­ga­do a per­ca­tar de la en­ver­ga­du­ra del es­ce­na­rio. Mu­chos, es­pe­cial­men­te cier­tos po­lí­ti­cos, lle­van me­nos­pre­cian­do a esa reali­dad de­ma­sia­do tiem­po, pensaron que la glo­ba­li­za­ción era un con­tex­to y, a la vis­ta es­tá que se equi­vo­ca­ron. La glo­ba­li­za­ción es ve­lo­ci­dad y es mo­vi­mien­to y por tan­to im­pli­ca in­cer­ti­dum­bre y cam­bio. Fue­ron mu­chos los que aplau­die­ron las po­si­bi­li­da­des y bo­nan­zas que pa­ra la téc­ni­ca y la eco­no­mía aque­llo re­por­ta­ba pe­ro no se pa­ra­ron mien­tes a re­fle­xio­nar en otras re­per­cu­sio­nes que aque­llo po­día lle­gar a con­lle­var. La glo­ba­li­za­ción no es con­tex­to sino tex­to por­que de­fi­ne y re­fle­ja una reali­dad nue­va que so­me­te al in­di­vi­duo y al con­jun­to a si­tua­cio­nes y ten­sio­nes des­co­no­ci­das has­ta su lle­ga­da. Sí, el es­ce­na­rio es el mun­do en­te­ro aun­que no es me­nos ver­dad que ese ta­ble­ro no es uni­for­me.

NO ES IGUAL el ja­que a la sa­lud allí don­de la sa­ni­dad es un sis­te­ma or­ga­ni­za­do y fuer­te que allí don­de no lo es o no exis­te, no tie­ne la mis­ma gra­ve­dad la ame­na­za a los dé­bi­les cuan­do es­tos, por mor de su dig­ni­dad, es­tán in­te­gra­dos en una red de so­li­da­ri­dad que allí don­de la pa­la­bra so­li­da­ri­dad es un vo­ca­blo de ma­nua­les de hu­ma­no­lo­gía. Pe­ro es que ni si­quie­ra es pa­re­ci­do el ja­que que es­ta pan­de­mia que pa­de­ce­mos ha­ce a las de­mo­cra­cias del ta­ble­ro, hay di­fe­ren­cias y no son me­no­res. MIEN­TRAS QUE ob­ser­vo có­mo en Fran­cia las de­ci­sio­nes del Go­bierno son so­me­ti­das al con­trol par­la­men­ta­rio en se­sio­nes te­le­má­ti­cas en las que la opo­si­ción plan­tea des­de sus do­mi­ci­lios pre­gun­tas, crí­ti­cas o aplau­so, se­gún les pa­re­ce que pro­ce­da, a los miem­bros del eje­cu­ti­vo reuni­dos y di­ri­gi­dos por el pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal en una sa­la de reunio­nes y la pren­sa cum­ple tam­bién con su fun­ción de in­for­ma­ción e in­ves­ti­ga­ción, te­mo que en Es­pa­ña el con­tra­pe­so que opo­si­ción, po­der ju­di­cial y pren­sa de­ben lle­var a ca­bo ni es fa­ci­li­ta­do co­mo de­bie­ra serlo ni es bien­ve­ni­do.

Es­ta­do de alar­ma no sig­ni­fi­ca que los de­re­chos y las li­ber­ta­des que­den en bar­be­cho sig­ni­fi­ca que da­da una si­tua­ción gra­ve de emer­gen­cia el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co do­ta al Eje­cu­ti­vo de de­ter­mi­na­das pre­rro­ga­ti­vas pe­ro ni re­du­ce ni res­ta a los otros po­de­res de las su­yas en el cum­pli­mien­to de sus di­fe­ren­tes fun­cio­nes. En­ten­der­lo de otro mo­do no es sino un ja­que a la ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.