La pes­ca en el mar ya atra­jo a los nean­der­ta­les

Una cue­va en Por­tu­gal re­ve­la gran­des cap­tu­ras en el Atlán­ti­co El ha­llaz­go cues­tio­na que el sa­piens ini­cia­ra es­te ti­po de die­ta

El Periódico Aragón - - Sociedad - MI­CHE­LE CA­TAN­ZA­RO epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com MA­DRID

Un ali­jo de res­tos ma­ri­nos en una cue­va por­tu­gue­sa ha acor­ta­do aún más la su­pues­ta bre­cha de ca­pa­ci­da­des en­tre nean­der­ta­les y hu­ma­nos mo­der­nos (ho­mo sa­piens). Cen­te­na­res de con­chas y res­tos de crus­tá­ceos, pe­ces y ma­mí­fe­ros ma­ri­nos han apa­re­ci­do en la cue­va de Fi­guei­ra Bra­va, cer­ca de Lis­boa, se­gún un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te en la re­vis­ta Scien­ce. Esa cue­va es­tu­vo po­bla­da por nean­der­ta­les des­de ha­ce 106.000 has­ta ha­ce 86.000 años.

Nun­ca an­tes se ha­bían en­con­tra­do prue­bas de que esos an­ti­guos hu­ma­nos ex­plo­ta­ran el mar a ese ni­vel. Has­ta aho­ra, ha­llaz­gos de es­te ti­po se ha­bían he­cho tan só­lo en Áfri­ca me­ri­dio­nal, en asen­ta­mien­tos de sa­piens de ha­ce unos 160.000 años. Eso sus­ten­ta­ba la teo­ría de que el apor­te de áci­dos gra­sos y ome­ga 3 de la pes­ca ha­brían im­pul­sa­do la in­te­li­gen­cia de los hu­ma­nos mo­der­ti­mo nos por en­ci­ma de la de los nean­der­ta­les. El nue­vo ha­llaz­go lo po­ne en en­tre­di­cho.

La die­ta en Fi­guei­ra Bra­va in­cluía mo­lus­cos, ca­bras de mar, tin­to­re­ras, do­ra­das, aves marinas, del­fi­nes y fo­cas. Tam­bién se co­mía ga­na­do, tor­tu­gas y hay ras­tros de oli­vos, vi­ñas, hi­gue­ras y, so­bre to­do, pino pi­ño­ne­ro, que se usa­ba pa­ra que­mar y ob­te­ner pi­ño­nes pa­ra co­mer.

DIE­TA VA­RIA­DA Has­ta la mi­tad de / la die­ta de­pen­día del mar, se­gún es­ti­ma­cio­nes he­chas en cue­vas cer­ca­nas con vo­lú­me­nes pa­re­ci­dos de res­tos. En ellas hay es­que­le­tos de hu­ma­nos mo­der­nos que con­ser­van el co­lá­geno, des­de el cual se pue­de me­dir exac­ta­men­te qué co­mían.

«No se sa­be si pes­ca­ban con he­rra­mien­tas. Los ca­za­do­res re­co­lec­to­res sa­ben co­ger pe­ces con las ma­nos en aguas ba­jas. Se­gu­ro que de­bían te­ner sa­cos o ces­tas pa­ra lle­var el pes­ca­do del mar a la cue­va», ex­pli­ca Joao Zil­hao, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­da­des de Lis­boa y de la de Barcelona (UB), coau­tor del tra­ba­jo.

«Pes­car a mano re­quie­re su­mer­gir la ca­be­za. Es­to con­fir­ma que el gran cre­ci­mien­to óseo en el oí­do ex­terno de los nean­der­ta­les po­dría es­tar re­la­cio­na­do con esa téc­ni­ca», afir­ma Pao­la Vi­lla, in­ves­ti­ga­do­ra del Mu­seo de la Uni­ver­si­dad de Co­lo­ra­do, no im­pli­ca­da en el tra­ba­jo.

YA­CI­MIEN­TO EX­TRA­OR­DI­NA­RIO / Que los nean­der­ta­les pes­ca­ran en aguas ba­jas ya se sa­bía, des­de res­tos ma­ri­nos en­con­tra­dos en otras cue­vas. In­clu­so usa­ban con­chas pa­ra ha­cer he­rra­mien­tas o col­gan­tes. Lo nue­vo es el gran vo­lu­men que se ha en­con­tra­do en la cue­va por­tu­gue­sa de Fi­guei­ra Bra­va.

En las cue­vas del Me­di­te­rrá­neo hay me­nos por­que es un mar me­nos pro­duc­ti­vo que el océano Atlán­ti­co, se­gún los au­to­res del úl­tra­ba­jo. En cuan­to al Atlán­ti­co, las cue­vas más cer­ca­nas al mar que­da­ron en su ma­yo­ría su­mer­gi­das por la subida del ni­vel del mar des­pués de la úl­ti­ma gla­cia­ción.

«El ya­ci­mien­to de Fi­guei­ra Bra­va es ex­tra­or­di­na­rio», afir­ma Zil­hao. De­lan­te de él hay un ca­ñón sub­ma­rino que en la épo­ca de los nean­der­ta­les, cuan­do el agua es­ta­ba en­tre 25 y 50 me­tros más ba­ja, se­guía exis­tien­do en for­ma de fior­do. Así que la cue­va es­ta­ba su­fi­cien­te­men­te cer­ca­na al agua (en­tre 750 me­tros y dos ki­ló­me­tros) pa­ra que fue­ra con­ve­nien­te lle­var el pes­ca­do ha­cia ca­sa. Ade­más, su par­te ex­ter­na que­dó pro­te­gi­da por pie­dras cuan­do el mar subió.

El con­su­mo de co­mi­da del mar se ha aso­cia­do en el pa­sa­do a una su­pues­ta ven­ta­ja cog­ni­ti­va de los sa­piens por en­ci­ma de los nean­der­ta­les. Los pro­duc­tos del mar apor­tan sus­tan­cias y ade­más son más fá­ci­les de di­ge­rir. La ener­gía aho­rra­da en la di­ges­tión se in­vier­te en de­sa­rro­llo cog­ni­ti­vo, así co­mo ocu­rre con co­mi­da co­ci­na­da.

DE­SA­RRO­LLO COG­NI­TI­VO «Si el con­su­mo / ha­bi­tual de re­cur­sos ma­ri­nos in­flu­yó en el de­sa­rro­llo de ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas, lo hi­zo en to­da la hu­ma­ni­dad, in­clu­yen­do los nean­der­ta­les, no so­lo en la po­bla­ción afri­ca­na [de sa­piens] que lue­go se ex­pan­dió», afir­ma Zil­hao.

«Es­ta­mos re­des­cu­brien­do a los nean­der­ta­les. So­mos más cons­cien­tes de que nos pa­re­ce­mos a ellos, a ni­vel eco­nó­mi­co, so­cial y cog­ni­ti­vo», coin­ci­de Pal­mi­ra Sa­la­dié, in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to Ca­ta­lán de Pa­leoe­co­lo­gía Hu­ma­na y Evo­lu­ción So­cial (IPHES), no im­pli­ca­da en el tra­ba­jo.

«Se­gu­ra­men­te, de­bían te­ner sa­cos o ces­tos pa­ra lle­var el pes­ca­do a la cue­va», di­ce un in­ves­ti­ga­dor

«Re­des­cu­bri­mos al nean­der­tal. So­mos más cons­cien­tes de que nos pa­re­ce­mos a ellos», in­sis­te

PE­DRO SOU­TO / JOAO ZIL­HAO

Cue­va de Fi­guei­ra Bra­va,en Arrá­bi­da (Por­tu­gal).

MA­RIA­NA NABAIS / JOAO ZIL­HAO

Frag­men­tos abier­tos y que­ma­dos de pin­zas de buey de mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.