Ara­gón, el re­to tras la pan­de­mia

Es im­por­tan­te que la co­mu­ni­dad sea pro­ta­go­nis­ta del di­se­ño de la es­tra­te­gia que se apli­que aquí

El Periódico Aragón - - Opi­nión - El ar­tícu­lo del día JOA­QUÍN Pa­la­cín*

Ara­gón afron­ta un pro­ble­ma sa­ni­ta­rio, social y eco­nó­mi­co sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria de nues­tra de­mo­cra­cia. Ja­más nos ha­bía­mos en­fren­ta­do a una si­tua­ción de es­te ti­po, a un es­ta­do de alar­ma tan pro­lon­ga­do, a la con­cen­tra­ción de las de­ci­sio­nes en las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes de­le­ga­das en cua­tro mi­nis­te­rios: De­fen­sa, In­te­rior; Trans­por­tes; Mo­vi­li­dad y Agen­da Ur­ba­na; y Sa­ni­dad.

La to­ma de de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas es com­ple­ja y más en una si­tua­ción tan des­co­no­ci­da y ba­jo tan­ta pre­sión. Es­ta­mos an­te un pro­ble­ma don­de el cri­te­rio de los ex­per­tos es bá­si­co y las de­ci­sio­nes de los go­bier­nos tie­nen que ser tan con­tun­den­tes co­mo ri­gu­ro­sas. Pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar que la ges­tión de las de­ci­sio­nes y del día des­pués se ha­ce tam­bién des­de una vi­sión po­lí­ti­ca. En es­te sen­ti­do ve­ni­mos ob­ser­van­do una for­ma de ac­tuar que nos re­sul­ta co­no­ci­da, un pa­ra­guas ge­ne­ral que po­co se adap­ta a las pe­cu­lia­ri­da­des de ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma. La realidad te­rri­to­rial y de-mo­grá­fi­ca de Ara­gón me­re­ce una adap­ta­ción de la normativa que no tie­ne nada que ver con lo que re­sul­ta prio­ri­ta­rio pa­ra la po­bla­ción de Madrid.

Aquí nos preo­cu­pa có­mo el sec­tor agra­rio en su con­jun­to, la re­co­lec­ción pe­ro tam­bién la ma­nu­fac­tu­ra de los pro­duc­to; qué va a ocu­rrir con el em­pleo que ge­ne­ran los au­tó­no­mos y las pe­que­ñas em­pre­sas de nues­tro te­rri­to­rio, que es­tá en pe­li­gro y que su­po­ne el te­ji­do más só­li­do pa­ra asen­tar po­bla­ción; có­mo se re­com­pon­drá la aten­ción a nues­tros ma­yo­res o los re­cur­sos sa­ni­ta­rios, có­mo se im­pul­sa­rá el au­men­to de la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción, la so­be­ra­nía pro­duc­ti­va. Nos preo­cu­pa que to­dos los mu­ni­ci­pios pue­dan con­tar con in­ter­net o que cuen­ten con me­dios los pe­que­ños con­sul­to­rios mé­di­cos.

El Go­bierno de Ara­gón tra­ba­ja día a día pa­ra ir adap­tan­do los es­fuer­zos, pe­ro, a ve­ces, el cor­sé es de­ma­sia­do es­tre­cho. Y ya so­bra de­cir qué pa­sa cuan­do la in­ter­ven­ción ac­ce­de tam­bién a los fon­dos pro­pios de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, co­mo ha pa­sa­do con el Inaem, o cuan­do el Go­bierno cen­tral ne­go­cia de­ter­mi­na­das cues­tio­nes so­lo con al­gu­nas co­mu­ni­da­des co­mo ocu­rrió en un pri­mer mo­men­to con el pa­rón de la in­dus­tria o re­par­te el ma­te­rial ad­qui­ri­do en una com­pra cen­tra­li­za­da. Des­de el de­par­ta­men­to que li­de­ra

en el Go­bierno de Ara­gón, se ha ido adap­tan­do la normativa a la realidad ara­go­ne­sa adap­tan­do el por­cen­ta­je de pres­ta­ción del ser­vi­cio de trans­por­te por ca­rre­te­ra o es­ta­ble­cien­do co­mo ser­vi­cios ne­ce­sa­rio el man­te­ni­mien­to del tra­ba­jo de las bri­ga­das de ca­rre­te­ras. Des­de Ara­gón se pi­dió al Mi­nis­te­rio de Fo­men­to que se au­men­te el nú­me­ro de per­so­nas que pue­den ir en un vehícu­lo a tra­ba­jar y que se ha­bi­li­ten lí­neas es­pe­cí­fi­cas de ayu­da pa­ra el trans­por­te de mer­can­cías y de via­je­ros.

Co­mo pre­si­den­te de CHA me preo­cu­pa lo que ocu­rre hoy pe­ro, me preo­cu­pa más el día des­pués, el post co­ro­na­vi­rus. Es im­por­tan­te que Ara­gón sea pro­ta­go­nis­ta del di­se­ño de la es­tra­te­gia que se apli­que aquí, con lo que he­mos apren­di­do du­ran­te es­te pro­ce­so, y con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios, y aquí ex­pre­so mis du­das so­bre el tra­to que re­ci­bi­rá Ara­gón en es­te con­tex­to, pa­ra adap­tar nues­tros ser­vi­cios. Por­que la realidad ara­go­ne­sa es­tá mar­ca­da por la dis­per­sión de­mo­grá­fi­ca, por las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, por los au­tó­no­mos o por el sec­tor agrí­co­la y ga­na­de­ro, el tu­ris­mo…

En el ám­bi­to po­lí­ti­co, tam­bién nos plan­tea qué mo­de­lo de or­ga­ni­za­ción de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas que­re­mos por­que, fren­te al cre­cien­te pro­ce­so de re­cen­tra­li­za­ción, te­ne­mos que po­ner en va­lor la ca­pa­ci­dad del au­to­go­bierno pa­ra Ara­gón. Tam­bién hay que re­fle­xio­nar so­bre cuál es y cuál de­be­ría ser el pa­pel de Europa, qué me­di­das eco­nó­mi­cas son im­pres­cin­di­bles pa­ra de­vol­ver la nor­ma­li­dad a la so­cie­dad.

Na­die es ajeno a la ne­ce­si­dad de re­pen­sar mu­chas co­sas, de in­ter­ve­nir pa­ra reac­ti­var la so­cie­dad de una ma­ne­ra más só­li­da, au­to­su­fi­cien­te y sos­te­ni­ble. Re­pen­sar la co­ti­dia­ni­dad, los ser­vi­cios, la aten­ción a los ma­yo­res pe­ro tam­bién so­bre qué y có­mo con­su­mi­mos; quién nos pro­por­cio­na las ne­ce­si­da­des bá­si­cas; qué im­pli­ca per­der el po­der de pro­duc­ción y fa­bri­ca­ción; la im­por­tan­cia de la so­be­ra­nía ali­men­ta­ria y tam­bién del con­su­mo, en ge­ne­ral, del pro­duc­to de pro­xi­mi­dad; y cuál es nues­tro en­torno más cer­cano con el que po­de­mos te­jer las re­des de ayu­das. Pen­sar en qué di­rec­ción que­re­mos se­guir cre­cien­do co­mo co­lec­ti­vo. Nos en­fren­ta­mos a una si­tua­ción de in­cer­ti­dum­bre tras es­ta sa­cu­di­da social, es­pe­ro que el fu­tu­ro se cons­tru­ya de ma­ne­ra di­fe­ren­te y des­de el ara­go­ne­sis­mo, en nues­tro ca­so, ver­da­de­ro ga­ran­te de una aten­ción pen­sa­da en nues­tra realidad de­mo­grá­fi­ca y te­rri­to­rial.

Y ter­mino dan­do las gra­cias por un la­do a los ayun­ta­mien­tos, ad­mi­nis­tra­cio­nes cer­ca­nas que se es­tán de­jan­do la piel pa­ra cui­dar de sus ve­ci­nos y ve­ci­nas y, en es­pe­cial, dar las gra­cias a to­das los ara­go­ne­ses y ara­go­ne­sas que es­tán de­mos­tran­do una res­pon­sa­bi­li­dad in­creí­ble, con­fi­na­das en ca­sa o pres­tan­do los ser­vi­cios esen­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.