El di­ne­ro pú­bli­co que siem­pre se ne­ce­si­ta

El Periódico Aragón - - Te­ma Del Día - An­to­nio Ibáñez PE­RIO­DIS­TA

Cuan­do éra­mos aje­nos al dra­ma que se nos ave­ci­na­ba y nues­tras preo­cu­pa­cio­nes vi­ta­les e in­for­ma­ti­vas eran otras, ex­pli­cá­ba­mos que el Go­bierno de Ara­gón cua­tri­par­ti­to ha­bía te­ni­do la ha­bi­li­dad de apro­bar un pre­su­pues­to en for­ma y pla­zo, al­go po­co ha­bi­tual en los úl­ti­mos tres lus­tros. Ha­ce de es­to tan so­lo cua­tro me­ses y las 78 pá­gi­nas que for­man la ley de las cuen­tas pú­bli­cas de es­te año son ya pa­pel mo­ja­do.

La mag­ni­tud de es­ta cri­sis sa­ni­ta­ria es ab­so­lu­ta­men­te des­bor­dan­te en to­das sus di­men­sio­nes. La pri­me­ra, la más cru­da e irre­ver­si­ble, la de aque­llos que han per­di­do la sa­lud y la vi­da. La se­gun­da, la gra­ve si­tua­ción la­bo­ral y eco­nó­mi­ca que pa­de­ce­rán los ciu­da­da­nos. So­lo en Ara­gón, más de 35.000 per­so­nas afec­ta­das por ERTE y unas ci­fras de pa­ra­dos que se acer­can pe­li­gro­sa­men­te a los peo­res da­tos de la cri­sis del 2008. A es­ta cir­cuns­tan­cia se le aña­de una ter­ce­ra no me­nos preo­cu­pan­te: la pro­fun­da grie­ta que es­ta cri­sis va a pro­vo­car en las cuen­tas pú­bli­cas, tan­to a ni­vel es­ta­tal co­mo au­to­nó­mi­co. Por­que aho­ra, la prio­ri­dad ab­so­lu­ta es des­ti­nar re­cur­sos adi­cio­na­les al gas­to sa­ni­ta­rio, que nun­ca se de­be re­cor­tar. Cuan­do Es­pa­ña es­tu­vo al bor­de del res­ca­te –ese que dic­tan por las cie­gas doc­tri­nas an­ti­hu­ma­nis­tas dic­ta­das des­de Bru­se­las– y se co­men­zó a re­cor­tar en gas­to sa­ni­ta­rio, las ma­reas blan­cas ya aler­ta­ban de que el re­cor­te que se ha­ce en un día tie­ne efec­to du­ran­te dé­ca­das. Y aho­ra, con una pan­de­mia que sa­bía­mos que al­gún día po­dría ocu­rrir pe­ro nun­ca ima­gi­ná­ba­mos que íba­mos a su­fir, se cum­ple el va­ti­ci­nio

NI EL GO­BIERNO de Ara­gón ni la opo­si­ción que es­tá ac­tuan­do res­pon­sa­ble­men­te en es­ta cri­sis son aje­nos a que los pre­su­pues­tos ac­tua­les ya no sir­ven. En so­lo un mes de pan­de­mia se han te­ni­do que to­mar de­ci­sio­nes pre­su­pues­ta­rias drás­ti­cas pa­ra evi­tar que la tra­ge­dia aún fue­ra ma­yor. Ayer el con­se­je­ro de Ha­cien­da, Car­los Pé­rez Ana­dón, in­for­mó de al­gu­nas ac­tua­cio­nes. Ci­fras que en bru­to son di­fí­ci­les de cuan­ti­fi­car pe­ro que con al­gu­nas com­pa­ra­cio­nes de­mues­tran la gra­ve­dad de la si­tua­ción.

Se han pe­di­do cré­di­tos a cor­to pla­zo por una can­ti­dad cer­ca­na a los 700 mi­llo­nes de eu­ros que se su­man a una can­ti­dad si­mi­lar de deu­da que ya se ha­bía cap­ta­do en el pri­mer tri­mes­tre del año. Pa­ra es­te año es­ta­ba pro­gra­ma­do una ne­ce­si­dad de fi­nan­cia­ción en do­ce me­ses de al­re­de­dor de 200 mi­llo­nes de eu­ros. Me­nos del tri­ple de lo que aho­ra se ne­ce­si­ta. Ha­brá que pe­dir a los ban­cos la mis­ma ge­ne­ro­si­dad que de­mues­tra la so­cie­dad. Por for­tu­na, los ín­di­ces de con­fian­za de las ar­cas pú­bli­cas ara­go­ne­sas son po­si­ti­vos y per­mi­ten ac­ce­der al cré­di­to de for­ma más fa­vo­ra­ble.

EL PRE­SU­PUES­TO glo­bal de la co­mu­ni­dad es de al­go más de 5.000 mi­llo­nes, de los que más de 2.000 se des­ti­nan al gas­to sa­ni­ta­rio de to­do el año sin te­ner en cuen­ta cir­cuns­tan­cias ex­tra­or­di­na­rias co­mo la ac­tual. Y, aten­ción al da­to, de to­das las vías de fi­nan­cia­ción a tra­vés de los im­pues­tos, se ha­bía pre­su­pues­ta­do una re­cau­da­ción a tra­vés de la de­cla­ra­ción de la ren­ta de 1.500 mi­llo­nes y a tra­vés del IVA de 1.200. Es­tas pre­vi­sio­nes, y an­te la cri­sis eco­nó­mi­ca que ya se su­fre tam­bién que­dan au­to­má­ti­ca­men­te des­fa­sa­das. Pe­ro el da­to pa­ra la re­fle­xión ahí es­tá. El gas­to sa­ni­ta­rio de to­do un año no se cu­bre ni con to­dos los im­pues­tos que se re­cau­dan a tra­vés del IRPF.

Ade­más, es­te en­deu­da­mien­to ex­tra­or­di­na­rio dis­pa­ra la deu­da pú­bli­ca, que su­pera los 8.000 mi­llo­nes. Unas ci­fras es­can­da­lo­sas de una deu­da que se ha­bía con­se­gui­do fre­nar en los úl­ti­mos años tras dis­pa­rar­se a par­tir del 2008. Es­tas ci­fras in­vi­tan a una re­fle­xión que hoy co­bra más vi­gen­cia. Cuan­do se re­cla­man mas­ca­ri­llas, res­pi­ra­do­res y una sa­ni­dad ro­bus­ta hay que te­ner cla­ro que so­lo se pue­de sos­te­ner des­de los im­pues­tos. Ni des­de la fi­lan­tro­pía –bien­ve­ni­da y aplau­di­da siem­pre– ni des­de la ley del más fuer­te. Hoy más que nun­ca que­da pa­ten­te la ne­ce­sa­ria pro­gre­si­vi­dad fis­cal y que las rebajas fis­ca­les co­mo la de Su­ce­sio­nes que apli­có en el 2018 el Go­bierno de Ara­gón y que be­ne­fi­ció a un por­cen­ta­je ni­mio de la po­bla­ción son un buen re­cla­mo de pro­pa­gan­da pe­ro una do­lo­ro­sa mer­ma de re­cur­sos pú­bli­cos siem­pre tan ne­ce­sa­rios. ☰

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.