Un po­lí­ti­co pe­so plu­ma

PER­FIL DO­MI­NIC RAAB Sus­ti­tu­to tem­po­ral de Bo­ris John­son, con po­de­res mal de­fi­ni­dos y li­mi­ta­dos, ca­re­ce de ex­pe­rien­cia

El Periódico Aragón - - In­ter­na­cio­nal - B. A. LON­DRES

Do­mi­nic Raab tie­ne la repu­tación de «du­ro». Al­guien ten­so, que con­si­de­ra a las fe­mi­nis­tas «re­pul­si­vas fa­ná­ti­cas». De cuer­po an­cho y man­dí­bu­la cua­dra­da, el ju­do­ca y bo­xea­dor afi­cio­na­do que fue en su ju­ven­tud, en­ca­ja­ría en una pe­lí­cu­la del ham­pa en blan­co y ne­gro. Un pa­pel sin diá­lo­go por­que su fra­seo me­cá­ni­co le ha valido ser com­pa­ra­do con un an­droi­de. La co­mu­ni­ca­ción no es su pun­to fuer­te. Fal­ta de em­pa­tía o ci­nis­mo, Raab ha de­fen­di­do que no su­fren po­bre­za, sino «fal­ta de li­qui­dez» quie­nes re­cu­rren a los ban­cos de ali­men­tos.

El sus­ti­tu­to tem­po­ral de Bo­ris John­son mien­tras el pri­mer mi­nis­tro se en­cuen­tre hos­pi­ta­li­za­do en Lon­dres, con po­de­res mal de­fi­ni­dos y li­mi­ta­dos, ca­re­ce de ex­pe­rien­cia y has­ta ha­ce tres años ni si­quie­ra es­ta­ba en el Ga­bi­ne­te. Abo­ga­do de formación, Raab de 46 años, ha he­cho ca­rre­ra po­lí­ti­ca apos­tan­do por el ultra

bre­xit. El an­ti­eu­ro­peís­mo fe­roz le abrió ca­mino en los to­ries has­ta lle­gar a su ac­tual pues­to de Mi­nis­tro de Ex­te­rio­res del Eje­cu­ti­vo bri­tá­ni­co.

Dipu­tado des­de el 2010, pu­so to­da la car­ne en el asa­dor du­ran­te la cam­pa­ña del re­fe­rén­dum en el 2016 pa­ra de­jar Eu­ro­pa. Dos años más tar­de, The­re­sa May le nom­bró mi­nis­tro pa­ra el

bre­xit, pues­to al que re­nun­ció cua­tro me­ses des­pués ale­gan­do pro­ble­mas de «con­cien­cia». Zan­ca­di­lleó cuan­to pu­do a la pri­me­ra mi­nis­tra des­de el gru­po de dipu­tados ul­tra­con­ser­va­do­res de Ja­cob Rees-Mogg.

Cuan­do May ca­yó, se postuló co­mo can­di­da­to a lí­der de los con­ser­va­do­res. Am­bi­ción no le fal­ta­ba, pe­ro vo­tos sí. No pa­só las pri­me­ras eli­mi­na­to­rias. Al ver­se des­ban­ca­do dio in­me­dia­ta­men­te su apo­yo a Bo­ris John­son. És­te no só­lo le pu­so al fren­te del mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res. An­te el asom­bro y el re­ce­lo de sus co­le­gas más fo­guea­dos, le de­sig­nó Pri­mer Mi­nis­tro de Es­ta­do.

Eso le con­vir­tió for­mal­men­te en el nú­me­ro dos y en sus­ti­tu­to del pri­mer mi­nis­tro en ca­so de ne­ce­si­dad. Al­go que aho­ra ha ocu­rri­do. Raab fi­nal­men­te es­tá don­de que­ría, pe­ro en el peor mo­men­to y las peo­res cir­cuns­tan­cias po­si­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.