En­ri­que Vi­nués Es­ca­ne­ro

MAES­TRO IN­DUS­TRIAL Y SIN­DI­CA­LIS­TA DE UGT

El Periódico Aragón - - Te­ma Del Día - JE­SÚS MEM­BRA­DO GI­NER ZA­RA­GO­ZA

El pa­sa­do 6 de abril el mó­vil nos so­bre­sal­tó con una no­ti­cia: En­ri­que Vi­nués ha­bía muer­to. La bac­te­ria que le in­fec­tó aca­bó con su dé­bil co­ra­zón, mal­tre­cho des­de ha­cía unos años. Sa­bía­mos de su dolencia, pe­ro era inima­gi­na­ble el desen­la­ce. To­dos creía­mos que su re­sis­ten­cia y su op­ti­mis­mo la po­drían do­ble­gar.

Na­ci­do el 29 de ma­yo de 1944 en Per­di­gue­ra, En­ri­que re­pre­sen­ta ese tra­ba­ja­dor cua­li­fi­ca­do de es­tos úl­ti­mos cua­ren­ta años: maes­tro in­dus­trial por la an­ti­gua Ins­ti­tu­ción Vir­gen del Pi­lar, em­plea­do pri­me­ro en Ila­sa, Ta­lle­res Gál­vez y Aves­to, desa­rro­lló la ma­yor par­te de su vi­da pro­fe­sio­nal, des­de el año 1978 has­ta su ju­bi­la­ción, en Nu­rel.

Con­cien­cia­do des­de sus orí­ge­nes y com­pro­me­ti­do con el mo­vi­mien­to sin­di­cal, fue miem­bro de su co­mi­té de em­pre­sa, res­pon­sa­ble de la sec­ción sin­di­cal de UGT en Nu­rel. Se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Fe­de­ra­ción del Tex­til y de Or­ga­ni­za­ción, en la Fe­de­ra­ción de In­dus­trias Afi­nes, así co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Unión Pro­vin­cial de UGT-Za­ra­go­za y se­cre­ta­rio de ad­mi­nis­tra­ción de la Co­mi­sión Eje­cu­ti­va Re­gio­nal de UGT-Ara­gón des­de 1998 has­ta 2002. En­tre­ga­do a su or­ga­ni­za­ción en la que mi­li­tó des­de los años se­ten­ta, asu­mió to­das las res­pon­sa­bi­li­da­des que le per­mi­tió con­ci­liar con su tra­ba­jo en la em­pre­sa, has­ta más allá de su ju­bi­la­ción.

Allí don­de es­tu­vo sem­bró cer­ca­nía, ge­ne­ro­si­dad y ca­ri­ño. Pre­dis­pues­to siem­pre a la con­ver­sa­ción y el de­ba­te, de­fen­dió con vehe­men­cia sus con­vic­cio­nes, in­de­pen­dien­te­men­te del sen­tir im­pe­ran­te. Su per­so­nal cri­te­rio ex­pre­só siem­pre ese sen­ti­do co­mún in­na­to en las per­so­nas for­ja­das en el tra­ba­jo sin­di­cal y la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va de em­pre­sa. El hue­co de­ja­do en­tre los ami­gos se no­ta­rá, más si ca­be, en las ter­tu­lias de los lu­nes, don­de era asi­duo des­de sus co­mien­zos.

Aman­te de su pue­blo y de sus ve­ci­nos, or­gu­llo­so de su fa­mi­lia, de su mu­jer y de sus hi­jos, cui­dó es­me­ra­da­men­te a quie­nes le ro­dea­ban y fue que­ri­do y res­pe­ta­do por to­dos.

Te fuis­te pron­to com­pa­ñe­ro, y no po­de­mos abra­zar­nos con los tu­yos en el con­sue­lo, pe­ro siem­pre nos que­da­rá el re­cuer­do de tu son­ri­sa y el buen ha­cer de tu com­pro­mi­so.

Nun­ca es­cu­ché ha­blar mal de En­ri­que. DEP.

EL PE­RIÓ­DI­CO

En­ri­que Vi­nués Es­ca­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.