Ejer­ci­cio al ai­re li­bre

El Periódico Aragón - - Opinión -

La pan­de­mia nos va a de­jar a to­dos bas­tan­te to­ca­dos y cuan­do se le­van­te el es­ta­do de alar­ma va­mos a que­rer sa­lir co­rrien­do, con las de­bi­das cau­te­las.

La vuel­ta a la nor­ma­li­dad va a ser más len­ta de lo que nos gus­ta­ría y ten­drán que pa­sar mu­chos me­ses has­ta que se re­cu­pe­re el rit­mo per­di­do des­pués de tan­ta inac­ti­vi­dad.

Qui­zás el úni­co as­pec­to po­si­ti­vo de es­ta ma­la ra­cha es el he­cho de que el ini­cio de la re­cu­pe­ra­ción va­ya a coin­ci­dir con la me­jor épo­ca del año en cuan­to a con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles pa­ra la vi­da al ai­re li­bre, y, co­mo con­se­cuen­cia, pa­ra la prác­ti­ca de cual­quier mo­da­li­dad de­por­ti­va.

In­clu­so pa­ra quie­nes so­lo quie­ran res­pi­rar des­pués tan­to tiem­po de cau­ti­vi­dad, un pa­seo dia­rio a buen rit­mo pue­de ser su­fi­cien­te pa­ra ac­ti­var el cuer­po, y al ha­cer­lo tam­bién es­ta­re­mos ejer­ci­tan­do la men­te, por­que am­bos fac­to­res van siem­pre uni­dos.

No hay nin­gu­na du­da de que la me­jor ma­ne­ra de su­pe­rar los efec­tos de la cri­sis del Coronaviru­s es sa­lu­dar a la Pri­ma­ve­ra co­mo se me­re­ce, an­dan­do, co­rrien­do, sal­tan­do o brin­can­do, con el me­jor de los es­pí­ri­tus y con la sa­tis­fac­ción que siem­pre da el ejer­ci­cio al ai­re li­bre, que es la me­jor te­ra­pia pa­ra lo­grar­lo.

Enrique S. Ro­má

Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.