Li­bre­rías abier­tas

Bar­bá­chano*

El Periódico Aragón - - Opi­nión - Co­sas que pa­san MAR­GA­RI­TA

Có­mo echo en fal­ta las li­bre­rías abier­tas. Esos es­pa­cios lle­nos de paz con mon­to­nes de li­bros api­la­dos o ex­pues­tos pa­ra el dis­fru­te del per­so­nal. Cien­tos de historias, de vi­das y per­so­na­jes en­ce­rra­dos en cui­da­das edi­cio­nes es­pe­ran­do que un lec­tor se fi­je en uno y lo com­pre. Las li­bre­rías tie­nen esa ma­gia es­pe­cial, un en­can­to an­ti­guo que per­du­ra a tra­vés de los si­glos.

Ita­lia ha si­do el pri­mer país eu­ro­peo que ha per­mi­ti­do la aper­tu­ra gra­dual de las li­bre­rías al con­si­de­rar­las em­pre­sas de in­te­rés cul­tu­ral. Ca­da re­gión tie­ne au­to­no­mía pa­ra abrir si quie­ren o no sus li­bre­rías. Si lo ha­cen to­dos los días o so­lo dos ve­ces por se­ma­na. Y siem­pre res­pe­tan­do es­cru­pu­lo­sa­men­te las me­di­das hi­gié­ni­cas a las que el mal­di­to vi­rus ya nos tie­ne acos­tum­bra­dos: de­sin­fec­ción del lo­cal, mas­ca­ri­llas del per­so­nal que las atien­de y del per­so­nal que en­tra, y guan­tes pa­ra pa­ra po­der se­guir to­can­do los li­bros, ojear­los, oler el pa­pel de im­pren­ta re­cién edi­ta­do, y sa­lir de la tien­da tan con­ten­tos con la úl­ti­ma no­ve­dad de es­te año ca­pri­cho­so que nos to­ca vi­vir con in­fi­ni­ta pa­cien­cia.

A la aper­tu­ra ita­lia­na le ha se­gui­do Ale­ma­nia, que tam­bién per­mi­te cir­cu­lar a las bi­ci­cle­tas y abrir a las li­bre­rías. Cu­rio­so duo de mo­vi­li­dad fí­si­ca e in­te­lec­tual. Las li­bre­rías en Ale­ma­nia po­drán abrir al mar­gen de su ta­ma­ño res­pe­tan­do el con­trol de ac­ce­so, las me­di­das de hi­gie­ne y el dis­tan­de cia­mien­to so­cial. Una ben­di­ción que se va­ya lo­gran­do po­co a po­co la reapertura de la vi­da pú­bli­ca y co­mer­cial. Los es­pa­ño­les ten­dre­mos que mo­de­rar nues­tro ca­rác­ter la­tino, más im­pe­tuo­so, y ser muy res­pe­tuo­sos con las nor­mas del con­fi­na­mien­to pa­ra po­der ser más li­bres.

Cuan­do se re­to­me la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va, que se­rá es­ca­lo­na­da, la cons­truc­ción ya ha em­pe­za­do por­que los gran­des em­pre­sa­rios lo pe­dían co­mo me­di­da pa­ra ge­ne­rar em­pleo y ri­que­za. Pe­ro yo me pre­gun­to pa­ra qué cons­truir tan­tas ca­sas que na­die va a po­der ha­bi­tar por el em­po­bre­ci­mien­to ge­ne­ral de la po­bla­ción an­te la pan­de­mia. ¿No tu­vi­mos su­fi­cien­te con la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria del 2008?, que de­jó al país sem­bra­do de edi­fi­cios, ur­ba­ni­za­cio­nes, ae­ro­puer­tos sin ter­mi­nar co­mo rui­nas fan­tas­mas ma­la ges­tión. Si to­da la ca­de­na de ali­men­ta­ción (trans­por­te y dis­tri­bu­ción) fun­cio­na pa­ra que los su­per­mer­ca­dos es­tén abier­tos y po­da­mos com­prar los pro­duc­tos ne­ce­sa­rios pa­ra sub­sis­tir, con las es­tric­tas me­di­das pa­ra evi­tar aglo­me­ra­cio­nes y con­ta­gios, es­toy ple­na­men­te se­gu­ra de que si abrie­ran las li­bre­rías los clien­tes en­tra­ría­mos or­de­na­da­men­te, de uno en uno, ha­ría­mos la fi­la per­ti­nen­te, que se­ría mu­cho me­nos lar­ga que la de ir a com­prar el pan por las ma­ña­nas. Y sal­dría­mos con un te­so­ro y un ali­vio pa­ra la men­te. Por­que los autores nos ayu­dan a des­cu­brir nue­vos te­rri­to­rios de sen­ti­mien­tos y son bue­nos com­pa­ñe­ros de via­jes emo­cio­na­les. Leer li­bros no des­gas­ta la vi­sión co­mo las pan­ta­llas. Hay que pro­te­ger­los. No se pue­de con­fi­nar la cul­tu­ra en os­cu­ros al­ma­ce­nes. Pron­to vol­ve­re­mos a las ca­lles cum­plien­do ci­vi­li­za­da­men­te lo que nos di­gan que hay que ha­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.