Pen­sar que en es­tos tiempos

El Periódico Aragón - - Te­ma Del Día -

de con­fi­na­mien­to, nues­tras mas­co­tas pue­dan ser te­ra­pia pa­ra com­ba­tir el es­trés aña­di­do a la pandemia del co­vid-19,no es na­da desa­cer­ta­do. ju­gar con él o el sim­ple he­cho de no­tar su ca­ri­ño, pue­de re­du­cir tu ni­vel de es­trés dia­ria­men­te. La cien­cia mues­tra que te­ner un pe­rro re­du­ce las hor­mo­na re­la­cio­na­da con el del es­trés: el cor­ti­sol y au­men­ta la hor­mo­na oxi­to­ci­na (hor­mo­na de la fe­li­ci­dad) res­pon­sa­ble de con­tra­rres­tar los efectos ne­ga­ti­vos del cor­ti­sol .

Aca­ri­ciar ga­tos y pe­rros re­du­ce los ni­ve­les de cor­ti­sol (hor­mo­na re­la­cio­na­da con el es­trés). Se cree, tam­bién, que el con­tac­to fí­si­co con ga­tos in­cre­men­ta en hu­ma­nos la pro­duc­ción de on­das Tet­ha ce­re­bra­les, Se ge­ne­ran tras la in­ter­ac­ción en­tre los ló­bu­los tem­po­ral y fron­tal. Los sonidos bi­nau­ra­les ba­sa­dos en on­das The­ta es­tán re­co­men­da­dos pa­ra asi­mi­lar nue­va in­for­ma­ción, so­bre­to­do en es­tu­dian­tes de edad avan­za­da, aun­que tam­bién en ado­les­cen­tes es po­si­ble su em­pleo.

Las on­das The­ta, al con­tra­rio que las Be­ta, pro­mue­ven la re­la­ja­ción y el sue­ño, tan­to des­pier­to co­mo dor­mi­do. La sin­cro­ni­za­ción o la pro­pia emi­sión The­ta (en­dó­ge­na) ha­ce e nues­tro cuer­po ad­quie­ra una ma­yor re­cep­ti­vi­dad, lo que con­di­cio­na la ve­lo­ci­dad en la que po­de­mos con­cen­trar­nos.

Los due­ños de pe­rros son me­nos pro­pen­sos a su­frir de de­pre­sión que los no pro­pie­ta­rios de mas­co­tas. In­clu­so pa­ra aque­llas per­so­nas que desa­rro­llan una de­pre­sión clí­ni­ca, te­ner una mas­co­ta pue­de ayu­dar­les a sa­lir de un epi­so­dio de­pre­si­vo ma­yor de ma­ne­ra más efi­caz, in­clu­so que la me­di­ca­ción.

La in­ter­ac­ción y el amor re­ci­bi­do de un pe­rro tam­bién pue­de ayu­dar a las per­so­nas a man­te­ner­se po­si­ti­vas. In­clu­so el sim­ple ac­to de mi­rar a su mas­co­ta au­men­ta la can­ti­dad de oxi­to­ci­na, la sus­tan­cia quí­mi­ca que ha­ce que tu ce­re­bro se sien­ta bien. Los be­ne­fi­cios de lle­var un pe­rro al tra­ba­jo son ca­da vez más evi­den­tes y ya hay em­pre­sas en Sue­cia que es­tán per­mi­tien­do te­ner

El me­jor ami­go del hom­bre pe­rros en el tra­ba­jo (te­le­ope­tra­do­ras etc…). Los es­tu­dios de­mues­tran que las per­so­nas que in­ter­ac­túan con una mas­co­ta mien­tras tra­ba­jan tie­nen me­no­res ni­ve­les de es­trés du­ran­te el día, au­men­tan su pro­duc­ti­vi­dad y me­jo­ra el ni­vel de ab­sen­tis­mo.

Den­tro de las Te­ra­pias Asis­ti­das con Ani­ma­les (TAA), el ani­mal que más se uti­li­za es el pe­rro, pues es una mas­co­ta agra­da­ble que apor­ta mu­chos be­ne­fi­cios tan­to psi­co­ló­gi­cos, so­cia­les y fí­si­cos. De la com­pa­ñía con pe­rros se be­ne­fi­cian los ni­ños, ado­les­cen­tes, per­so­nas ma­yo­res, en­fer­mos men­ta­les, etc, pues son un re­cur­so te­ra­péu­ti­co que ayu­da a con­se­guir be­ne­fi­cios y me­jo­ras en las per­so­nas. Más aún al es­tar con­fi­na­das en ca­sa pueden desa­rro­llar más rá­pi­do es­tos be­ne­fi­cios.

Te­ner un pe­rro me­jo­ra la sa­lud de nues­tro co­ra­zón y va­sos san­guí­neos. No so­lo por­que te per­mi­te ha­cer ejer­ci­cio, sino por­que el sim­ple he­cho de aca­ri­ciar a un pe­rro re­du­ce la fre­cuen­cia car­dia­ca y la pre­sión ar­te­rial. Una in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo en China en­con­tró que los due­ños de los pe­rros tie­nen los ni­ve­les de co­les­te­rol más ba­jos y tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir a un ata­que al co­ra­zón.

Los pe­rros pueden ser un sis­te­ma de se­gu­ri­dad efec­ti­vo, por­que ade­más de aler­tar­te de la pre­sen­cia de ex­tra­ños con sus la­dri­dos, los pe­rros tam­bién son pro­tec­to­res con sus due­ños. Sin du­da, los ca­nes au­men­tan tu sen­sa­ción de se­gu­ri­dad.

Nues­tras mas­co­tas son una com­pa­ñía per­fec­ta por­que es­tán ahí pa­ra no­so­tros en los bue­nos y en los ma­los mo­men­tos. De he­cho, la so­le­dad pue­de in­cre­men­tar el ries­go de muer­te y los ani­ma­les no te van a de­jar so­lo.

Los in­ves­ti­ga­do­res han de­mos­tra­do que los cui­da­do­res de pe­rros sue­len su­frir me­nos de­pre­sión, pues es­tar al cuidado de es­tos ani­ma­les pro­por­cio­na una va­lio­sa com­pa­ñía y ayu­da a las per­so­nas a ser más po­si­ti­vas. Ul­ti­mos es­tu­dios re­ve­lan que el 74% de la po­bla­ción es­pa­ño­la ase­gu­ra que vi­vir con un can les ha­ce más fe­li­ces.

A pe­sar de que los pe­rros pueden ser la peor pe­sa­di­lla pa­ra aque­llos que son alér­gi­cos a es­tas mas­co­tas, cre­cer en una ca­sa con ca­nes ayu­da a los ni­ños a desa­rro­llar me­nos aler­gias a lo lar­go de su vida. Es­to es lo que afir­ma un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo por un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Cin­cin­na­ti. Cu­rio­sa­men­te, los ga­tos tie­nen un efec­to con­tra­rio: au­men­tan la pro­ba­bi­li­dad de desa­rro­llar aler­gias.

Los pe­rros pueden ser muy di­ver­ti­dos y pueden ha­cer­te pa­sar gran­des mo­men­tos. De he­cho, ya en eda­des tem­pra­nas los ni­ños dis­fru­tan de la com­pa­ñía de es­tas mas­co­tas. A me­di­da que nos ha­ce­mos ma­yo­res te­ner un ani­mal con el que sa­lir a pa­sear o sim­ple­men­te a ju­gar un poco con la pe­lo­ta, nos en­tre­tie­ne y nos per­mi­te pa­sar gran­des mo­men­tos jun­to a él.

Te­ner un pe­rro es una gran res­pon­sa­bi­li­dad. Por eso, te­ner un can co­mo ani­mal de com­pa­ñía pue­de ha­cer­te apren­der gran­des lec­cio­nes de la vida. Hay que ali­men­tar­los, sa­car­los a ha­cer sus necesidade­s... etc. Te­ner un pe­rro re­quie­re dis­ci­pli­na, mo­ti­va­ción y ade­más re­quie­re una co­rrec­ta ges­tión eco­nó­mi­ca.

Al con­vi­vir con un pe­rro se re­du­cen los ni­ve­les de an­sie­dad de­bi­do al au­men­to de em­pa­tía que te pro­vo­ca ha­cia los de­más y tú en­torno.

El con­tac­to fí­si­co con las mas­co­tas in­cre­men­ta los ni­ve­les de oxi­to­ci­na, una hor­mo­na vin­cu­la­da con el es­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes so­cia­les. Un es­tu­dio en­con­tró ni­ve­les me­no­res de oxi­to­ci­na en san­gre en ni­ños au­tis­tas. Se ha com­pro­ba­do que el in­cre­men­to de ni­ve­les de oxi­to­ci­na en au­tis­tas dis­mi­nu­ye las con­duc­tas re­pe­ti­ti­vas y me­jo­ra la ha­bi­li­dad de eva­luar el sig­ni­fi­ca­do emo­ti­vo de la en­to­na­ción al ha­blar. Otro es­tu­dio re­ve­ló que los ni­ños con au­tis­mo que te­nían mas­co­ta se sen­tían más tran­qui­los y se re­la­cio­na­ban con ma­yor fa­ci­li­dad.

La pre­sen­cia de un pe­rro en ca­sa cam­bia la vida de un ni­ño que su­fre al­gu­na con­di­ción fí­si­ca o mo­triz. Cuan­do re­ci­ben en­tre­na­mien­to especial lo­gran con­ver­tir­se en una «guía» de asis­ten­cia pa­ra es­tos pe­que­ños. En cuan­to a la vin­cu­la­ción de los her­ma­nos, un pe­rro pue­de ser es­pe­cial­men­te po­si­ti­vo pa­ra lo­grar la cer­ca­nía a tra­vés de sen­ti­mien­tos y ob­je­ti­vos mu­tuos. Con­vi­vir con un can cam­bia la vida de una fa­mi­lia en­te­ra. Por es­tos y más be­ne­fi­cios, los pe­rros son con­si­de­ra­dos «el me­jor ami­go del hom­bre». Ellos son lea­les, ca­ri­ño­sos, te es­cu­chan y son una agra­da­ble com­pa­ñía. Es por to­do ello que mas que nun­ca nues­tros ani­ma­les do­més­ti­cos son nues­tra me­jor te­ra­pia pa­ra ven­cer el es­trés y ob­te­ner un gran apo­yo en el ais­la­mien­to en ca­sa. Aho­ra más que nun­ca son par­te esen­cial de nues­tra su­per­vi­ven­cia del en­cie­rro.

EL PE­RIÓ­DI­CO

Los pe­rros apor­tan com­pa­ñía so­bre to­do en es­ta épo­ca de con­fi­na­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.