El cie­rre de ba­res obli­ga a lle­var cá­te­ri­ng al per­so­nal

El Periódico Aragón - - Ara­gón -

No es lo mis­mo eje­cu­tar una obra de la en­ver­ga­du­ra del des­do­bla­mien­to de la N-232 con o sin pandemia del co­ro­na­vi­rus. Es al­go ob­vio, pe­ro en el día a día es­tá obli­gan­do a im­pro­vi­sar soluciones de ur­gen­cia pa­ra lo más bá­si­co y ne­ce­sa­rio. Es­pe­cial­men­te en lo que afec­ta a la co­mi­da de los tra­ba­ja­do­res. Ca­da obra pú­bli­ca que se ini­cia aca­ba re­por­tan­do clien­te­la pa­ra los ba­res, res­tau­ran­tes y áreas de ser­vi­cio don­de se eje­cu­tan. Pe­ro, ¿qué pa­sa si esos ba­res es­tán ce­rra­dos por or­den del de­cre­to de alar­ma? Les ha su­ce­di­do a las con­tra­tis­tas de am­bos tra­mos y es­tos días se pue­de ver fá­cil­men­te có­mo se las apa­ñan. En los 14 ki­ló­me­tros en obras en­tre Fi­gue­rue­las y Ga­llur, por ejem­plo, la con­tra­tis­ta se ha visto obli­ga­da a con­tra­tar un ser­vi­cio de cá­te­ri­ng pa­ra que ca­da día acer­que a la zo­na de los tra­ba­jos la co­mi­da. Los ope­ra­rios co­men in­clu­so den­tro de la ma­qui­na­ria, en so­li­ta­rio cla­ro, por las dis­tan­cias mí­ni­mas, y el ho­ra­rio de pa­ra­da se alar­ga por la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer tur­nos. En el tra­mo Ga­llur-Ma­llén, han te­ni­do que re­sol­ver el pro­ble­ma del alo­ja­mien­to pa­ra los que lle­gan de fue­ra o el de lo­grar los ne­ce­sa­rios equi­pos de pro­tec­ción in­di­vi­dual, que tam­bién es­ca­sea­ban pa­ra ellos. Las em­pre­sas se las han in­ge­nia­do pa­ra con­se­guir­los por sus pro­pios me­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.