Cien­tos de me­no­res lle­van me­ses blo­quea­dos en Mo­ria

El co­ro­na­vi­rus les obli­ga a un en­cie­rro en los cam­pos de re­fu­gia­dos grie­gos Los len­tos trá­mi­tes de sa­li­da de la UE ge­ne­ran una lar­ga y pe­li­gro­sa es­pe­ra

El Periódico Aragón - - In­ter­na­cio­nal - ADRIÀ ROCHA CU­TI­LLER epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com ES­TAM­BUL

Es una cons­tan­te: ca­da vez que oye lle­gar otra lan­cha car­ga­da con in­mi­gran­tes a Les­bos, Alí va a ver­les las ca­ras. Po­drían ser ellos, pien­sa. Es­ta vez sí, se­gu­ro. Pe­ro siem­pre, sin ex­cep­ción, aca­ba vol­vien­do de­silu­sio­na­do a su li­te­ra en el cam­po de re­fu­gia­dos de Mo­ria. Sus pa­dres no vie­nen.

To­do pa­só ha­rá al­go me­nos de un año. «A fi­na­les de ve­rano, mi pa­dre di­jo que te­nía­mos que es­ca­par de Af­ga­nis­tán. Cuando yo te­nía 13 años ya tu­vi­mos que mu­dar­nos a Ka­bul. Él tra­ba­ja­ba de car­pin­te­ro pa­ra ex­tran­je­ros en la ciu­dad, así que creo que le ame­na­za­ron. Pe­ro nun­ca me di­jo qué pa­só», ex­pli­ca Alí. En­ton­ces, ha­ce nue­ve o diez me­ses, lo aban­do­na­ron to­do, y su pa­dre, su ma­dre y él mis­mo es­ca­pa­ron a Eu­ro­pa.

El ca­mino ya es­ta­ba mar­ca­do. Con la ayu­da de tra­fi­can­tes, Alí y su fa­mi­lia te­nían pla­nea­do sa­lir de Af­ga­nis­tán a tra­vés de Pa­kis­tán y, a par­tir de ahí, pa­sar por Irán, Tur­quía, Gre­cia. Y lue­go, en di­rec­ción al nor­te de Eu­ro­pa. Pe­ro to­do se trun­có en la fron­te­ra en­tre Pa­kis­tán e Irán. Allí, los tra­fi­can­tes pu­sie­ron a los pa­dres de Alí en un co­che y a él, en otro. El pa­dre lu­chó, in­ten­tó lle­vár­se­lo, lo aga­rró, dis­cu­tió. Al fi­nal, cru­za­ron la fron­te­ra en dos vehícu­los dis­tin­tos y con la pro­me­sa de los tra­fi­can­tes de que se re­uni­rían en el otro la­do. Que la se­pa­ra­ción era mo­men­tá­nea.

Les min­tie­ron. «Es­tu­ve una se­ma­na en Irán, en ca­sa de un tra­fi­can­te. Des­pués, me man­da­ron a Tur­quía, y no los po­día en­con­trar. Te­nía mie­do de la po­li­cía tur­ca, así que al fi­nal pen­sé que en Gre­cia se­ría to­do más fá­cil, que es­to era el pa­raí­so. Pe­ro aquí me di cuen­ta de que es­ta­ba so­lo. Y vi cómo nos obli­gan a vi­vir a los re­fu­gia­dos en Gre­cia. Vi Mo­ria. El pa­raí­so era el in­fierno», di­ce Alí.

El jo­ven ex­pli­ca que al lle­gar, pe­se a te­ner 16 años, ir so­lo y no te­ner ab­so­lu­ta­men­te na­da, las au­to­ri­da­des grie­gas le die­ron tan so­lo una man­ta, le in­di­ca­ron dón­de ha­cer la co­la pa­ra ob­te­ner la co­mi­da dia­ria y le se­ña­la­ron un tro­zo de tie­rra don­de, si le ape­te­cía, po­dría es­ti­rar­se por las no­ches. Dur­mió dos se­ma­nas al ra­so has­ta que en­con­tró una tien­da don­de lo aco­gie­ron. Allí pa­só cuatro me­ses y aho­ra, des­de ha­ce dos, vi­ve en la par­te pro­te­gi­da pa­ra me­no­res del cam­po de Mo­ria.

Y allí, en­ce­rra­do con otros cien­tos de me­no­res más, sin po­der sa­lir del cam­po por cul­pa del co­ro­na­vi­rus, es­pe­ra. Sin em­bar­go, Alí po­dría te­ner al­go de suer­te aho­ra, por­que des­de ha­ce un mes, la Unión Eu­ro­pea se ha com­pro­me­ti­do a eva­cuar de los cam­pos de las is­las grie­gas a 1.600 me­no­res no acom­pa­ña­dos. De mo­men­to, es­ta se­ma­na, cuando las ope­ra­cio­nes han em­pe­za­do, han via­ja­do 12 me­no­res a Lu­xem­bur­go y 50 a Ale­ma­nia; to­dos, de me­nos de 14 años. Mien­tras tan­to, Alí y cien­tos más es­pe­ran. «Yo lo úni­co que quie­ro es que me sa­quen de Mo­ria. Ca­da se­ma­na hay pe­leas, ase­si­na­tos y na­die ha­ce na­da», di­ce Alí. Y aña­de que por cul­pa del vi­rus ca­da día la si­tua­ción es más pe­li­gro­sa. Al pro­yec­to de eva­cua­ción de me­no­res so­lo se han su­ma­do 10 de los 27 paí­ses de la UE. Es­pa­ña no ha di­cho na­da.

AFP / LOUI­SA GOU­LIA­MA­KI

Unos ni­ños ca­mi­nan por un puen­te so­bre es­com­bros en el cam­pa­men­to de mi­gran­tes de Mo­ria en la is­la grie­ga de Les­bos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.