La de­pre­sión, la an­sie­dad y el es­trés to­man las con­sul­tas

Los efec­tos del con­fi­na­mien­to au­men­tan la afluen­cia a los cen­tros de sa­lud Pa­cien­tes cu­ra­dos acu­den con es­trés pos­trau­má­ti­co tras se­ma­nas de an­gus­tia

El Periódico Aragón - - Te­ma del día - J. O. jo­to@ara­glon.el­pe­rio­di­co.com ZA­RA­GO­ZA

Las con­sul­tas de los mé­di­cos de fa­mi­lia co­mien­zan a abor­dar otros te­mas más allá del co­ro­na­vi­rus. Los efec­tos pro­pios de las se­ma­nas acu­mu­la­das de con­fi­na­mien­to ya se de­jan no­tar en la ac­ti­vi­dad dia­ria de los cen­tros de sa­lud, don­de emer­gen pro­ble­mas co­mo la an­sie­dad o la de­pre­sión, que cas­ti­gan en ma­yor me­di­da a per­so­nas ma­yo­res. «Es­tos cua­dros co­mien­zan a ser fre­cuen­tes en las con­sul­tas y cree­mos que ca­da vez lo se­rán más co­mo con­se­cuen­cia de tan­to tiem­po sin po­der sa­lir ni re­la­cio­nar­se», ex­pli­ca un mé­di­co de ca­be­ce­ra.

Pe­ro los pro­ble­mas al­can­zan a otro ti­po de do­len­cias tam­bién re­la­cio­na­das con la fal­ta de ac­ti­vi­dad. Así, los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios atien­den ca­sos de subidas de ten­sión, de azú­car o pro­ble­mas de cir­cu­la­ción co­mo con­se­cuen­cia de no po­der ca­mi­nar ni rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca. «Es cier­to que es­te ti­po de cues­tio­nes ca­da vez son más ha­bi­tua­les. La gen­te es­tá desean­do sa­lir de ca­sa y vie­nen al mé­di­co con mu­cha an­sie­dad y con po­ca pa­cien­cia», ad­mi­ten des­de otro cen­tro.

Esas aten­cio­nes se aña­den a las que los mé­di­cos de fa­mi­lia lle­van a ca­bo con los en­fer­mos por co­ro­na­vi­rus y al se­gui­mien­to de su evo­lu­ción a tra­vés de una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca, aun­que, de mo­men­to, el nú­me­ro de aten­cio­nes no dis­ta mu­cho del ha­bi­tual. «Ten­go en agen­da 34 pa­cien­tes a aten­der du­ran­te el día de hoy y ca­si to­dos ellos por te­lé­fono, so­li­ci­tan­do a ve­ces fo­tos a tra­vés del co­rreo elec­tró­ni­co. Esa can­ti­dad es si­mi­lar a la que asu­mo un día nor­mal en ac­ti­vi­dad pre­sen­cial», ex­po­ne un sa­ni­ta­rio de la ca­pi­tal ara­go­ne­sa.

Tam­bién los que han su­pe­ra­do el co­ro­na­vi­rus es­tán acu­dien­do a re­ci­bir con­sul­ta en los cen­tros de sa­lud . En su ca­so, víc­ti­mas del es­trés pos­trau­má­ti­co que afec­ta a pa­cien­tes que han es­ta­do muy gra­ves. «Vuel­ven a ca­sa tras per­ma­ne­cer va­rias se­ma­nas in­gre­sa­dos y sin sa­ber si vol­ve­rían a ver a sus se­res que­ri­dos. Han es­ta­do mu­cho tiem­po so­los, con la úni­ca com­pa­ñía del mó­vil, y muy tris­tes», sub­ra­ya un fa­cul­ta­ti­vo ara­go­nés.

Pe­ro tam­bién los ni­ños han vuel­to a las con­sul­tas. En su ca­so, co­mo con­se­cuen­cia, ge­ne­ral­men­te, de le­sio­nes en la piel que los ex­per­tos re­la­cio­nan tam­bién con el co­vid-19. «Es ver­dad que los pe­dia­tras es­tán aten­dien­do pro­ble­mas de­ri­va­dos del rie­go san­guí­neo y que pro­vo­can una es­pe­cie de sa­ba­ño­nes prin­ci­pal­men­te en los pies. Se es­tán abor­dan­do jun­to al ser­vi­cio de der­ma­to­lo­gía por­que al pa­re­cer po­drían es­tar re­la­cio­na­dos con el vi­rus», in­di­can des­de un cen­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.