Los ve­te­ra­nos de­jan el fren­te

La re­duc­ción en la pre­sión asis­ten­cial de­vuel­ve a ca­sa a los jubilados que se pre­sen­ta­ron vo­lun­ta­rios pa­ra ayu­dar ☰ «Lo más du­ro era es­tar en ca­sa sin apo­yar, di­ce Jo­sé Ig­na­cio Sán­chez Mi­ret, uno de ellos

El Periódico Aragón - - Aragón - J. O. ZA­RA­GO­ZA

El re­gre­so a ca­sa de los mé­di­cos jubilados que se pre­sen­ta­ron vo­lun­ta­rios pa­ra ayu­dar cuan­do la par­te más du­ra de la pan­de­mia azo­ta­ba al sis­te­ma sa­ni­ta­rio ara­go­nés su­po­ne una bue­na no­ti­cia. Por­que su apo­yo ya no es ne­ce­sa­rio de­bi­do a la re­duc­ción de la pre­sión asis­ten­cial y a los bue­nos da­tos en hospitaliz­ación. Así, los 14 sa­ni­ta­rios ya re­ti­ra­dos que ha­bían re­for­za­do el ser­vi­cio de aten­ción al usua­rio han re­gre­sa­do a sus do­mi­ci­lios pa­ra se­guir ayu­dan­do, pe­ro ya sin la ba­ta blan­ca pues­ta.

Uno de ellos es Jo­sé Ig­na­cio Sán­chez Mi­ret, doc­tor de me­di­ci­na in­ter­na e in­ten­si­va en el Hos­pi­tal Clí­ni­co de Za­ra­go­za y coor­di­na­dor de tras­plan­tes de Aragón du­ran­te más de 30 años. «Es­tu­ve cua­tro se­ma­nas, des­de que se pu­so en mar­cha la ini­cia­ti­va pa­ra ali­viar de pre­sión al 061, al 112 y a los te­lé­fo­nos de aten­ción al usua­rio y lo he he­cho en­can­ta­do», ex­po­ne.

En su ca­so, aten­día lla­ma­das al nú­me­ro ha­bi­li­ta­do por Sa­ni­dad pa­ra in­for­mar al ciu­da­dano so­bre el coronaviru­s y va­lo­rar su po­si­ble in­fec­ción. «Si en la en­cues­ta a la que se re­mi­tía des­de el Sa­lud el usua­rio de­cía que le fal­ta­ba el ai­re, en­trá­ba­mos no­so­tros en es­ce­na». Se re­fie­re a un pro­fe­sio­nal de en­fer­me­ría tam­bién ju­bi­la­do y a dos es­tu­dian­tes de 6º de ca­rre­ra que eran los en­car­ga­dos de aten­der al te­lé­fono. «Mu­chos es­ta­ban se­gu­ros de que pa­de­cían el vi­rus cuan­do so­lo te­nían an­sie­dad, pe­ro se sen­tían mo­rir y hay que en­ten­der­lo».

Por­que la «em­pa­tía» y el «res­pe­to» al en­fer­mo son esen­cia­les pa­ra Sán­chez Mi­ret, que con­si­de­ra que «he­mos he­cho una la­bor muy bue­na» y, de he­cho, «ca­si to­das las per­so­nas que lla­ma­ban nos da­ban las gra­cias e in­clu­so hu­bo quien que­ría apun­tar­se a mi con­sul­ta. Tra­tá­ba­mos de em­pa­ti­zar con ellos y res­pe­tar sus si­len­cios», re­cuer­da.

Aho­ra, de nue­vo des­de ca­sa, es­te mé­di­co ju­bi­la­do de­ja cla­ro que «ya les he di­cho que si hay re­pun­te y me ne­ce­si­tan, vi­vo a cin­co mi­nu­tos an­dan­do y a tres en mo­to» por­que tie­ne cla­ro que «lo más du­ro es es­tar en ca­sa sin po­der apo­yar. Los jubilados po­de

Jo­sé Ig­na­cio Sán­chez Mi­ret, mé­di­co ju­bi­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.