Los ni­ños po­drán sa­lir a la ca­lle con sus ju­gue­tes

Los pa­seos a par­tir del do­min­go se­rán de un ki­ló­me­tro cer­ca de ca­sa y una ho­ra co­mo má­xi­mo El Go­bierno bus­ca de­jar atrás la po­lé­mi­ca y pi­de «per­dón» por la con­fu­sión crea­da los úl­ti­mos días

El Periódico Aragón - - Sociedad - JUAN RUIZ SIERRA epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com MA­DRID

El Go­bierno quie­re de­jar atrás la po­lé­mi­ca so­bre las con­di­cio­nes pa­ra los pa­seos de los ni­ños, que con­vir­tió una bue­na no­ti­cia en un lío po­lí­ti­co con el que la Mon­cloa lo­gró te­ner a ca­si to­do el mun­do en con­tra: la opo­si­ción, va­rios de los mi­nis­tros y las or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das a la in­fan­cia. Tras la rec­ti­fi­ca­ción del mar­tes, día en el que pa­só de au­to­ri­zar las sa­li­das de los me­no­res de 14 años so­lo pa­ra com­prar con sus pa­dres a per­mi­tir los pa­seos, el Eje­cu­ti­vo de­ta­lló ayer la fór­mu­la pa­ra rea­li­zar es­tas ac­ti­vi­da­des. Al fi­nal fue más per­mi­si­va de lo es­pe­ra­do: los ni­ños po­drán lle­var sus ju­gue­tes, co­mo pa­ti­ne­tes y pe­lo­tas, fue­ra de ca­sa.

En un ges­to des­ti­na­do a tras­la­dar ima­gen de uni­dad den­tro de la Mon­cloa, los en­car­ga­dos de dar ex­pli­ca­cio­nes fue­ron el mi­nis­tro de Sa­ni­dad, el so­cia­lis­ta Sal­va­dor Illa, y el vi­ce­pre­si­den­te se­gun­do, Pa­blo Igle­sias, de Uni­das Po­de­mos, que pi­dió «dis­cul­pas» a la in­fan­cia por los «erro­res» co­me­ti­dos.

Des­de es­te do­min­go, los me­no­res de 14 años (los que su­pe­ran esa fran­ja de edad pue­den sa­lir so­los a rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des per­mi­ti­das) po­drán de­jar sus ca­sas, en­tre las nue­ve de la ma­ña­na y las nue­ve de la no­che, pa­ra dar un pa­seo por la ca­lle. Pe­ro so­lo uno, de una ho­ra al día y a una dis­tan­cia má­xi­ma de un ki­ló­me­tro de la vi­vien­da. De­be­rán es­tar acom­pa­ña­dos por un adul­to que con­vi­va con ellos, que ten­drá prohi­bi­do es­tar acom­pa­ña­do por otra per­so­na ma­yor de edad y po­drá lle­var has­ta tres ni­ños a la vez. El uso de mas­ca­ri­lla se­rá re­co­men­da­ble, pe­ro no obli­ga­to­rio. Co­rrer, sal­tar y ha­cer ejer­ci­cio es­ta­rá per­mi­ti­do. Tam­bién el uso de ju­gue­tes, pe­ro no po­drán es­tar en con­tac­to con me­no­res de otras fa­mi­lias ni dis­fru­tar de los par­ques in­fan­ti­les, de­bi­do al ries­go de con­ta­gio.

En el en­torno ru­ral sí se po­drá pa­sear por el cam­po o el bos­que. Y en cuan­to a los jar­di­nes pri­va­dos, den­tro de ur­ba­ni­za­cio­nes, se­rá ca­da co­mu­ni­dad de ve­ci­nos la que es­ta­blez­ca si se pue­den usar y có­mo. En to­do ca­so, los ni­ños con fie­bre o con sín­to­mas de­be­rán per­ma­ne­cer en ca­sa.

EL «EQUI­LI­BRIO» «He­mos bus­ca­do / un equi­li­brio en­tre los cri­te­rios sa­ni­ta­rios y el bie­nes­tar fí­si­co y emo­cio­nal de los ni­ños. En una si­tua­ción co­mo es­ta, en la que es­ta­mos co­mu­ni­can­do to­dos los días, se han co­me­ti­do erro­res y se se­gui­rán co­me­tien­do», ad­mi­tió Igle­sias.

Pri­me­ro, tras el Con­se­jo de Mi­nis­tros, la por­ta­voz, Ma­ría Jesús Mon­te­ro, anun­ció que los me­no­res so­lo po­drían de­jar sus do­mi­ci­lios a par­tir del 27 pa­ra acom­pa­ñar a sus pro­ge­ni­to­res o cui­da­do­res a rea­li­zar la com­pra, pe­se al ries­go que eso im­pli­ca­ba, ya que los su­per­mer­ca­dos son lu­ga­res don­de el con­ta­gio es más pro­ba­ble que en los lu­ga­res abier­tos. Tras las crí­ti­cas de to­da la opo­si­ción, de par­te de los pro­pios mi­nis­tros (so­bre to­do los de Po­de­mos, pe­ro no so­lo) y tam­bién de las or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das a la in­fan­cia, Illa com­pa­re­ció cin­co ho­ras des­pués pa­ra rec­ti­fi­car. Los ni­ños po­drían dar «pa­seos» des­de el do­min­go, ex­pli­có sin más de­ta­lles.

Se vol­vía así al en­fo­que que el Go­bierno ha­bía pen­san­do apli­car en un pri­mer mo­men­to. El pa­sa­do sá­ba­do, de he­cho, la Di­rec­ción Ge­ne­ral de In­fan­cia, que de­pen­de de Igle­sias, ha­bía he­cho una pro­pues­ta en es­te sen­ti­do. El Eje­cu­ti­vo, más allá de ad­mi­tir que se equi­vo­có y que en to­do ca­so de­jó cla­ro des­de el pri­mer mo­men­to que Sa­ni­dad po­día am­pliar o res­trin­gir las con­di­cio­nes de las sa­li­das de los me­no­res, no ha ex­pli­ca­do des­de en­ton­ces por qué adop­tó la fór­mu­la de so­lo per­mi­tir las com­pras.

PO­CA CLA­RI­DAD Lo pri­me­ro que / hi­zo ayer Igle­sias fue di­ri­gir­se a los más pe­que­ños. «Que­rría pe­di­ros dis­cul­pas. No he­mos si­do to­do lo cla­ros a la ho­ra de ex­pli­car có­mo vais a sa­lir a par­tir del do­min­go. Sé que es­te con­fi­na­mien­to no ha si­do na­da fá­cil pa­ra vo­so­tros. Ha­béis de­ja­do el co­le­gio, a vues­tros ami­gos, te­néis que que­da­ros en ca­sa. Y quie­ro da­ros las gra­cias. Quie­ro que en­ten­dáis que a ve­ces, cuan­do se to­man de­ci­sio­nes di­fí­ci­les, po­de­mos ha­cer mal las co­sas y por eso que­re­mos pe­di­ros per­dón. A lo me­jor no he­mos ha­bla­do lo su­fi­cien­te del pa­pel de los ni­ños. Creo que es­te do­min­go, el aplau­so de la so­cie­dad os lo me­re­céis vo­so­tros», di­jo el vi­ce­pre­si­den­te se­gun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.