Fut­bo­lis­ta en Eras­mus

El Periódico Aragón - - Deportes - Ju­lián Gar­cía Can­dau

Michael Robinson fue el fut­bo­lis­ta más hon­ra­do que he co­no­ci­do. Te­nía con­tra­to con Osa­su­na y se le­sio­nó en una ro­di­lla. No ha­bía mo­do de que se re­cu­pe­ra­ra fí­si­ca­men­te. Era un de­lan­te­ro fuer­te y re­ma­ta­dor y to­mó la de­ci­sión más sor­pren­den­te de la his­to­ria del fút­bol es­pa­ñol: pi­dió la ba­ja, re­nun­ció al res­to del con­tra­to que te­nía fir­ma­do por­que no po­día se­guir en el cam­po. Michael ha si­do el in­glés con más fer­vo­res por lo es­pa­ñol. En bro­ma de­cía que no ha­bla­ba me­jor por­que ello le po­día cau­sar la pér­di­da de empleo. Soy tes­ti­go de los es­fuer­zos que hi­zo por me­jo­rar nues­tro idio­ma. Nun­ca de­jó de ser un Eras­mus en bus­ca de la per­fec­ción idio­má­ti­ca. Y ca­si lo con­si­guió.

Mi her­mano Jor­di, en­ton­ces di­rec­tor ge­ne­ral de Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la, lo con­tra­tó pa­ra los co­men­ta­rios de par­ti­dos. Em­pe­zó con la Li­ga in­gle­sa y lue­go fue ex­pan­dien­do sus co­no­ci­mien­tos y gra­cias a ello pa­só a Ca­nal Plus. Sus de­seos de me­jo­rar el idio­ma los vi­ví en mi eta­pa de di­rec­tor del dia­rio AS. Le con­tra­té una pá­gi­na se­ma­nal en la que ex­po­nía sus teo­rías fut­bo­lís­ti­cas y sus aná­li­sis. En esa eta­pa, ca­da vez que ve­nía a la re­dac­ción, con gran hu­mil­dad, pe­día que se le co­rri­gie­ran al­gu­nas de sus ex­pre­sio­nes. Quien ha­bía si­do cam­peón de Eu­ro­pa con el Li­ver­pool e in­ter­na­cio­nal por Ir­lan­da, na­cio­na­li­dad de una de sus abue­las, y se ha­bía ga­na­do el ca­ri­ño de Pam­plo­na, no se pre­sen­ta­ba co­mo un ído­lo, sino co­mo el ni­ño que desea que le co­rri­jan. Ad­mi­tía to­das las re­la co­men­da­cio­nes e in­sis­tía por su afán de me­jo­ra. A Robinson era im­po­si­ble re­pro­char­le al­go por­que, en reali­dad, traía los ori­gi­na­les con ma­yor co­rrec­ción que al­gu­nos re­dac­to­res de la época.

Ca­da se­ma­na me pe­día que le en­se­ña­ra una pa­la­bra más o me­nos cul­ta pa­ra pro­nun­ciar­la du­ran­te las trans­mi­sio­nes. En una de sus pe­ti­cio­nes el vo­ca­blo lo que­ría pa­ra San Ma­més, don­de iba ese do­min­go. Le di­je que lla­ma­ría la aten­ción si co­men­ta­ba que si siem­pre ha­bía co­mi­do bien en Bil­bao, ho­ga­ño ha­bía si­do me­jor que nun­ca. Tar­dó muy po­co de­lan­te del mi­cró­fono en sol­tar pa­la­bra. A su la­do hu­bo quien re­pre­gun­tó si lo que ha­bía di­cho era vas­co.

Robinson acep­tó la sen­ten­cia mé­di­ca de que pa­de­cía un me­la­no­ma de mo­do ejem­plar. No hi­zo de ello pre­tex­to pa­ra que se le tu­vie­ra al­gu­na con­si­de­ra­ción. No por ello aban­do­nó su buen hu­mor, su ma­ne­ra de ver la vi­da y el de­por­te. Hi­zo en la te­le­vi­sión y la ra­dio pro­gra­mas en los que dio lec­cio­nes de sa­pien­cia de­por­ti­va y, so­bre to­do, de res­pe­to por cuan­tos prac­ti­can al­gu­na dis­ci­pli­na por si­len­cio­sa que sea. Es más, nos des­cu­brió fa­ce­tas y per­so­na­jes en los que ja­más ha­bía­mos caí­do. La úl­ti­ma vez que le lla­mé le de­jé en el con­tes­ta­dor el men­sa­je de que de nue­vo me so­li­da­ri­za­ba con él y que, co­mo yo ha­bía he­cho, le ani­ma­ba a se­guir lu­chan­do. En es­tos ca­sos siem­pre re­cu­rro al poe­ta la­tino Au­lo Per­sio Fla­co: Qui re­sis­tit vin­cit. Lo ha he­cho has­ta cuan­to ha po­di­do. Y con la son­ri­sa co­mo ima­gen per­ma­nen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.