Gru­pos de ex­tre­ma de­re­cha Ve­ci­nos del con­ser­va­dor ba­rrio

Alar­ma de Ma­drid crean una «red de ba­rrios» en con­tra del ac­tual es­ta­do de de Sa­la­man­ca pro­tes­tan ca­da no­che con­tra el Eje­cu­ti­vo

El Periódico Aragón - - España - LUIS RENDUELES epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com MA­DRID GA­LI­CIA, AN­TE LA SUS­PEN­SIÓN

Na­cie­ron el 10 de mayo, cuan­do se bau­ti­za­ron co­mo Mo­vi­mien­to Ba­rrio de Sa­la­man­ca. Y ahora se lla­man Re­sis­ten­cia De­mo­crá­ti­ca. Unos 200 ve­ci­nos de una de las zo­nas más ri­cas de Es­pa­ña pro­ta­go­ni­zan ca­da no­che una re­vuel­ta con­tra el es­ta­do de alar­ma en la que se lla­ma «ase­sino» al Go­bierno y se pi­den elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das, mien­tras se es­cu­cha el himno na­cio­nal y el más marcial La muer­te no es el fi­nal, oda en ho­nor a los mi­li­ta­res caí­dos. A ve­ces, los más en­tu­sias­tas co­rean «Sán­chez, ve­te ya» ca­si co­mo una hin­cha­da fut­bo­lís­ti­ca.

Gru­pos ul­tra­de­re­chis­tas tra­tan de ex­ten­der esa pro­tes­ta y crear una «red de ba­rrios» con­tra el Go­bierno, se­gún con­fir­man fuen­tes po­li­cia­les a es­te dia­rio. De mo­men­to, la mo­vi­li­za­ción ya ha te­ni­do ré­pli­cas en los dis­tri­tos de Ara­va­ca y Pi­nar de Cha­mar­tín. Son tres de los cua­tro con ma­yor ren­ta per cá­pi­ta de la al­men­dra cen­tral de Ma­drid. Y es­tán en­tre los 11 más ri­cos de Es­pa­ña.

La ca­lle de Nú­ñez de Bal­boa, en­tre el edi­fi­cio de la Ban­ca March y la an­ti­gua se­de na­cio­nal de Fuer­za Nue­va, en lo que al­gu­nos lla­man des­de ha­ce años zo­na na­cio­nal, es el epi­cen­tro

Mo­vi­li­za­ción ul­tra de una re­vuel­ta ve­ci­nal con tin­tes ul­tra­de­re­chis­tas. Allí se ma­ni­fies­tan ca­da no­che per­so­nas con mas­ca­ri­llas y ban­de­ras de Es­pa­ña ador­na­das de cres­po­nes ne­gros. Fuen­tes po­li­cia­les ex­pli­can el ger­men de la pro­tes­ta: «La for­man per­so­nas que ya odia­ban al Go­bierno, al que lla­ma­ban so­cial­co­mu­nis­ta. Ahora se les ha aña­di­do otra ven­ta­na de opor­tu­ni­dad con la cri­sis del covid-19».

Las mis­mas fuen­tes ad­mi­ten su sor­pre­sa por la for­ma en que ha na­ci­do es­te mo­vi­mien­to. «Ha sur­gi­do des­de una ca­lle, a las re­des so­cia­les, y no al re­vés». Y ci­fran en­tre el 20% y el 25% de re­si­den­tes de esa zo­na el grue­so de par­ti­ci­pan­tes en las pro­tes­tas. Una veintena de ve­ci­nos ya han si­do iden­ti­fi­ca­dos por la po­li­cía y se ha ele­va­do una pro­pues­ta de san­ción de 600 eu­ros por no res­pe­tar el es­ta­do de alar­ma.

En las úl­ti­mas elec­cio­nes, el PP ob­tu­vo en ese dis­tri­to ca­si el 41% de los vo­tos y Vox fue el se­gun­do par­ti­do más vo­ta­do, con el 20% de los apo­yos.

«Los pro­mo­to­res ya odian al Go­bierno y ven en el covid-19 una opor­tu­ni­dad», di­ce la po­li­cía

Res­pal­do del PP

La pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, Isa­bel Díaz-Ayu­so, les ofre­ció su res­pal­do de for­ma ex­plí­ci­ta; lo mis­mo que hi­zo el al­cal­de de la ca­pi­tal, José Luis Mar­tí­nez-Al­mei­da, siem­pre que res­pe­ten las nor­mas del es­ta­do de alar­ma.

«Mu­chos nos co­no­ce­mos de to­da la vi­da. Aquí hay mu­chas fa­mi­lias mi­li­ta­res, gen­te re­li­gio­sa, al­gu­nos cer­ca­nos al Opus Dei, ma­tri­mo­nios con mu­chos hi­jos...», di­ce un re­si­den­te. En las pro­tes­tas se unen ve­te­ra­nos y jó­ve­nes de vein­ti­tan­tos. «Mu­chos pre­pa­ran opo­si­cio­nes pa­ra ser jue­ces, abo­ga­dos del Es­ta­do o mi­li­ta­res y es­to les ha ro­to los pla­nes», in­di­ca el ve­cino.

Se organizan en gru­pos abier­tos de What­sapp y Twit­ter. Una su­pues­ta ana­lis­ta de in­te­li­gen­cia, María Lui­sa Fer­nán­dez, se pre­sen­ta co­mo coor­di­na­do­ra. Fue miem­bro del Club Diá­lo­gos por la De­mo­cra­cia y nú­me­ro dos en la lis­ta de un par­ti­do po­lí­ti­co lla­ma­do CILUS en el 2015. Fer­nán­dez afir­ma que Vox es el úni­co par­ti­do que de­fien­de las li­ber­ta­des en el es­ta­do de alar­ma, pi­de la sa­li­da de la UE y men­cio­na la exis­ten­cia de una ope­ra­ción Al­ba­tros pa­ra des­ti­tuir a Pe­dro Sán­chez. Tam­bién re­cla­ma un go­bierno de uni­dad na­cio­nal en­tre PP-Vo­xCiu­da­da­nos y un PSOE «sin Sán­chez».

☰ «ab­so­lu­ta irres­pon­sa­bi­li­dad». Po­de­mos, por su par­te, cree que no es mo­men­to to­da­vía de pen­sar en las elec­cio­nes, y los so­cia­lis­tas vas­cos del PSE pi­den que la ci­ta ten­ga «to­das las ga­ran­tías sa­ni­ta­rias y de­mo­crá­ti­cas».

En / Ga­li­cia, Fei­jóo tam­bién tie­ne la in­ten­ción de lla­mar «cuan­to an­tes» a las ur­nas, y se apo­ya en un in­for­me ju­rí­di­co que ava­la que las elec­cio­nes se con­vo­quen ahora y que el pre­si­den­te de la Xun­ta pue­da adop­tar de­ci­sio­nes, in­clui­da la sus­pen­sión de los co­mi­cios, en el ca­so de que apa­rez­can nue­vas res­tric­cio­nes sa­ni­ta­rias o una po­si­ble fal­ta de se­gu­ri­dad pa­ra la sa­lud.

Ga­li­cia es una de las co­mu­ni­da­des con me­nor in­ci­den­cia del vi­rus. El Par­ti­do Po­pu­lar ga­lle­go se in­cli­na por el mes de ju­lio co­mo fe­cha -Fei­jóo cree que «se­ría bueno» que las elec­cio­nes coin­ci­die­ran de nue­vo con las vas­cas-, y pi­de a la opo­si­ción que sea «leal», pe­ro los so­cia­lis­tas ya han cri­ti­ca­do a Fei­jóo por­que, en su opinión, en un mo­men­to de cri­sis sa­ni­ta­ria, «so­lo le preo­cu­pa la cues­tión electoral».

JOSÉ LUIS RO­CA

Ma­ni­fes­tan­tes pro­tes­tan con­tra el Go­bierno en el cen­tro de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.