Un clá­si­co des­co­no­ci­do

‘Ika­rie XB 1’, pre­cur­sor de fil­mes y se­ries de cien­cia fic­ción co­mo ‘Star Trek’, es­tá dis­po­ni­ble en la pla­ta­for­ma Fil­min La pe­lí­cu­la de Jin­drich Pó­lak des­ta­ca por su gran car­ga at­mos­fé­ri­ca

El Periódico Aragón - - Cultura - NAN­DO SALVÀ epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com BAR­CE­LO­NA

La mez­cla úni­ca de éx­ta­sis y te­rror que la idea del es­pa­cio ex­te­rior in­va­ria­ble­men­te nos pro­vo­ca es pro­duc­to de la fic­ción por­que na­die (o ca­si) co­no­ce el lu­gar de pri­me­ra mano. Se la atri­bui­mos prin­ci­pal­men­te a 2001: Una odi­sea del es­pa­cio (1968) y la ver­sión ori­gi­nal de Star Trek (1966-69), dos clá­si­cos tan dis­tin­tos en­tre sí y a la vez tan in­flu­yen­tes am­bos so­bre los re­tra­tos pos­te­rio­res que el ci­ne y la te­le­vi­sión han ofre­ci­do del Allí Arri­ba. Sin em­bar­go, am­bos le de­ben bue­na par­te de su per­so­na­li­dad a otro, que pa­só más de me­dio si­glo en la más ab­so­lu­ta (o ca­si) os­cu­ri­dad y si­gue abriéndose pa­so ha­cia su jus­to lu­gar en el ca­non. De he­cho, su es­treno comercial en Es­pa­ña no fue más que un pa­so de pun­ti­llas por un par de ci­nes de Ma­drid y Bar­ce­lo­na en 2017. Aho­ra, la Ika­rie XB 1 vuel­ve a nues­tro país in­cor­po­ra­da al ca­tá­lo­go de la pla­ta­for­ma Fil­min.

Ba­sa­da en uno de los li­bros me­nos co­no­ci­dos del po­la­co Sta­nis­law Lem, La nu­be de Ma­ga­lla­nes, la pe­lí­cu­la, ro­da­da en 1963, trans­cu­rre en el año 2163 a bor­do de una na­ve cu­ya mi­sión es lo­ca­li­zar vi­da ex­tra­te­rres­tre, y cu­yos tri­pu­lan­tes se ven en­fren­ta­dos a pla­ne­tas des­co­no­ci­dos, co­lap­sos men­ta­les y es­tre­llas ra­dio­ac­ti­vas, en­tre otros mis­te­rios. La di­ri­gió Jin­drich Po­lák, y fue di­se­ña­da en sin­to­nía con la pro­pa­gan­da pro­so­vié­ti­ca que los paí­ses del blo­que co­mu­nis­ta pro­du­cían en la épo­ca, ba­sa­da en va­lo­res co­mo el bien co­mún y el re­cha­zo de la ava­ri­cia y el in­di­vi­dua­lis­mo.

La gran ba­za de Ika­rie XB 1, en to­do ca­so, no es­tá en su ar­gu­men­to ni en su ac­ti­tud po­lí­ti­ca sino so­bre to­do en su car­ga at­mos­fé­ri­ca. Ro­da­da en un blan­co y ne­gro pla­tea­do e ilus­tra­da con unos efec­tos so­no­ros y una mú­si­ca elec­tró­ni­ca pio­ne­ros, com­bi­na es­ce­nas co­ti­dia­nas de te­dio y epi­so­dios de ocio co­lec­ti­vo con mo­men­tos ro­tun­da­men­te ten­sos e imá­ge­nes de es­pa­cios omi­no­sos y claus­tro­fó­bi­cos.

En ella no hay ras­tro de cria­tu­ras mons­truo­sas ni ba­ta­llas con ra­yos lá­ser, ni su­per­fi­cies pla­ne­ta­rias de­sér­ti­cas o exó­ti­cas, ni es­cua­dro­nes de vis­to­sos platillos vo­lan­tes. En otras pa­la­bras, la pe­lí­cu­la ha­ce ga­la de una no­ta­ble fal­ta de in­te­rés en las su­pues­tas idio­sin­cra­sias del cos­mos; pre­fie­re fun­cio­nar co­mo de­cons­truc­ción psi­co­ló­gi­ca de los pe­li­gros vin­cu­la­dos a la so­le­dad y los via­jes es­pa­cia­les y

Año 2163

El fil­me ofre­ce una de­cons­truc­ción psi­co­ló­gi­ca so­bre los pe­li­gros de los via­jes es­pa­cia­les

Ro­da­da en blan­co y ne­gro, su ba­za no es su ar­gu­men­to, sino su car­ga at­mos­fé­ri­ca

ma­ne­jar ideas so­bre la vi­da y la muer­te. Eso ex­pli­ca que, aun­que no re­nun­cia al camp –la se­cuen­cia de bai­le de­be ver­se pa­ra creer­se–, en lí­neas ge­ne­ra­les ex­hi­ba un re­tro­fu­tu­ris­mo mi­ni­ma­lis­ta y ele­gan­te si­mi­lar al que 2001 con­vir­tió des­pués en es­tán­dar.

Pe­ro el as­cen­dien­te de Ika­rie XB 1, de­ci­mos, va mu­cho más allá; cual­quier afi­cio­na­do a la cien­ciafic­ción en­con­tra­rá en su me­tra­je ele­men­tos te­má­ti­cos, for­ma­les y ar­gu­men­ta­les pos­te­rior­men­te po­pu­la­ri­za­dos por otros tí­tu­los.

La fa­mo­sa obra maes­tra de Stan­ley Ku­brick no so­lo re­pes­có de ella las am­bi­cio­nes fi­lo­só­fi­cas y exis­ten­cia­les –tam­bién pre­sen­tes en el fil­me de An­dréi Tar­kovs­ki, So­la­ris (1972), otra adap­ta­ción a la pan­ta­lla de la pro­sa de Lem–; sus imá­ge­nes fi­na­les, en las que un as­tro­nau­ta se trans­for­ma en un be­bé es­pa­cial, co­nec­tan con las alu­sio­nes ex­plí­ci­tas a la concepción y el re­na­cer del fil­me de Po­lák.

La pe­lí­cu­la in­clu­ye una compu­tado­ra pre­cur­so­ra de HAL-9000. Alien, el oc­ta­vo pa­sa­je­ro (1979) re­tra­tó a sus as­tro­nau­tas pro­ta­go­nis­tas co­mo hom­bres y mu­je­res or­di­na­rios que man­tie­nen con­ver­sa­cio­nes tri­via­les mien­tras tra­ba­jan o ce­na, pe­ro eso ya lo ha­bía he­cho an­tes Ika­rie XB 1. Y quien com­pa­re la pe­lí­cu­la che­ca con Suns­hi­ne (2007) ne­ce­si­ta­rá más de un fo­lio pa­ra lis­tar to­das las si­mi­li­tu­des. No me­nos re­le­van­tes, son los prés­ta­mos to­ma­dos por Ge­ne Rod­den­berry, crea­dor de Star Trek. So­lo unos po­cos años an­tes, Ika­rie XB 1 ideó una tri­pu­la­ción es­pa­cial mix­ta e in­ter­na­cio­nal, y en la que las mu­je­res no eran me­ros flo­re­ros. Ade­más, tam­bién co­mo la mí­ti­ca se­rie, aca­rrea­ba un men­sa­je de­fi­ni­ti­va­men­te hu­ma­nis­ta y ba­ña­do de op­ti­mis­mo; com­pren­dió an­tes que la ma­yo­ría de fic­cio­nes es­pa­cia­les las po­si­bi­li­da­des in­fi­ni­tas de los via­jes in­ter­es­te­la­res, y su va­lor co­mo ejem­plos del de­seo de ex­plo­rar y des­cu­brir en bus­ca de un fin más al­to.

El otro HAL-9000

Ro­bots y hu­ma­nos in­ten­tan lo­ca­li­zar vi­da ex­tra­te­rres­tre a bor­do de una na­ve.

En la tri­pu­la­ción, las mu­je­res no eran me­ros flo­re­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.