El co­reó­gra­fo ase­gu­ra que re­ci­be el re­co­no­ci­mien­to «con mu­cha hu­mil­dad»

El Periódico Aragón - - Cultura - EL PE­RIÓ­DI­CO ZARAGOZA

Di­ce que si no tu­vie­ra «fil­tro» «se iban a en­te­rar», pe­ro el bai­la­rín, co­reó­gra­fo y di­rec­tor Na­cho Dua­to no tie­ne pe­los en la lengua y afir­ma que al­gu­nos po­lí­ti­cos ale­ma­nes tie­nen «men­ta­li­dad na­zi», que Pa­blo Al­bo­rán se po­día ha­ber aho­rra­do sa­lir del ar­ma­rio y que el Pre­mio Max de Ho­nor que le dan lle­ga de­ma­sia­do pron­to.

«Soy muy co­me­di­do. Si crees que no ten­go fil­tro por­que di­go lo de los ale­ma­nes... Es­toy sien­do muy edu­ca­do. Es­tu­ve 20 años aquí tra­gan­do to­do lo que no te pue­des ima­gi­nar. Lo que he tra­ga­do yo no lo sa­be na­die. Lo que sí ten­go es que to­do me res­ba­la. Me da lo mis­mo lo que la gen­te pien­se de mí», ase­gu­ra.

La Fun­da­ción SGAE, con­vo­can­te de los pre­mios de ar­tes es­cé­ni­cas más im­por­tan­tes de Es­pa­ña, los Max, anun­ció que él es su pró­xi­mo Max de Ho­nor, un re­co­no­ci­mien­to que re­ci­be, se­gún ex­pli­ca, con «mu­cha hu­mil­dad y agra­de­cién­do­lo al máximo» por­que quie­nes lo tie­nen. No obs­tan­te, pre­ci­sa, le pa­re­ce «un po­co exa­ge­ra­do» y le hu­bie­se gus­ta­do más «den­tro de unos años». Se sien­te «de la edad que tie­ne», es de­cir, 63 años -«co­mo Ra­joy», se ríe-, y, cla­ro, que le den «el pre­mio a to­da una ca­rre­ra» cuan­do aún le que­da «tan­to por co­rrer, tan­to por de­lan­te, tan­to por apren­der...», aun­que, ad­mi­te, tam­bién es cier­to que lle­va «más de 30 años di­ri­gien­do y más de 40 bai­lan­do».

Dua­to es­tu­vo 20 años (1990 a 2010) di­ri­gien­do la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Dan­za (CND), de la que sa­lió de for­ma tan po­co amis­to­sa que du­ran­te mu­cho tiem­po prohi­bió que se bai­la­ran sus co­reo­gra­fías. Des­de su sa­li­da de la CND ha es­ta­do en el Ba­llet del Tea­tro Mik­hai­lovs­ki en San Pe­ters­bur­go (2011-2015), en el Ba­llet de la Staats Oper de Ber­lín (2015-2018) y ha vuel­to al Mik­hai­lovs­ki aun­que aho­ra so­lo pa­sa en Ru­sia cin­co me­ses al año. Ase­gu­ra que no ha te­ni­do nun­ca «crí­ti­cas peo­res» a las que re­ci­bió en Ber­lín, pe­ro en Ru­sia, «a cu­na del ba­llet», don­de le po­dían po­ner «a cal­do», le han aco­gi­do «es­tu­pen­da­men­te» y no quie­ren que se va­ya: «Me mi­man, me respetan en mi tra­ba­jo», con­clu­ye.

J.J. GUI­LLÉN / EFE

Ima­gen de Na­cho Dua­to, ayer, en la puer­ta de la SGAE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.