El PSOE es­pe­ra y no pre­sen­ta aún la mo­ción de cen­su­ra en Ma­drid

La alar­ma en la co­mu­ni­dad no cam­bia el plan pe­se a la pre­sión de las ba­ses y de Íñi­go Erre­jón Los so­cia­lis­tas quie­ren que pri­me­ro se fre­ne al vi­rus y lle­gue la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca

El Periódico Aragón - - España - JUAN­MA RO­ME­RO epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com MA­DRID

« Es­pe­rar y ver». De mo­men­to, el PSOE no da­rá un pa­so más en Ma­drid. Pe­se a la pre­sión am­bien­tal, el es­ta­do de alar­ma y el em­pu­je del par­ti­do de Íñi­go Erre­jón, Más Ma­drid, no pre­sen­ta­rá una mo­ción de cen­su­ra con­tra Isa­bel Díaz Ayu­so. No por aho­ra. Y ese ma­tiz es cla­ve, por­que en la for­ma­ción de Pe­dro Sánchez, en la cú­pu­la fe­de­ral y en la re­gio­nal, se asu­me que más pron­to que tar­de la re­pro­ba­ción a la pre­si­den­ta au­to­nó­mi­ca lle­ga­rá. Pe­ro cuan­do pa­se lo peor de la pan­de­mia del co­vid. Y que­da tiem­po para en­ton­ces: la prio­ri­dad, in­sis­ten to­dos los in­ter­lo­cu­to­res con­sul­ta­dos, es do­ble­gar la cur­va del vi­rus y afron­tar la re­cu­pe­ra­ción.

So­lo en­ton­ces se ba­ra­ja­rá real­men­te la mo­ción con­tra Ayu­so, aun­que los nú­me­ros no den. Por­que para que pros­pe­re es ne­ce­sa­rio el con­cur­so de Ciu­da­da­nos, y el par­ti­do de Inés Arri­ma­das no se plan­tea –tam­bién de mo­men­to– ni sa­lir del Eje­cu­ti­vo ni unir­se a la opo­si­ción de iz­quier­das para de­rri­bar a la di­ri­gen­te po­pu­lar. Y eso que las di­fe­ren­cias con ella ya son cons­tan­tes e in­di­si­mu­la­bles.

La fe­de­ra­ción ma­dri­le­ña (PSOE-M), li­de­ra­da por José Ma­nuel Fran­co, a su vez de­le­ga­do del Go­bierno en la re­gión, vi­ve un mo­men­to de tran­qui­li­dad or­gá­ni­ca pe­ro tam­bién de cier­ta an­gus­tia in­te­rior. Se ha­lla, con­vie­nen dis­tin­tos cua­dros, atra­pa­da. Has­ta «au­sen­te», de­plo­ran al­gu­nos. Con el freno de mano pues­to por­que Sánchez y Fe­rraz han in­sis­ti­do en que no es «el mo­men­to» de una mo­ción de cen­su­ra, pe­ro sin ha­llar el tono del com­ba­te con­tra la je­fa de un Go­bierno que mo­te­jan co­mo «fa­lli­do» e «in­ca­paz».

Una po­si­ción com­pli­ca­da, una rue­da de háms­ter –por­que no se atis­ba un desen­la­ce ni sen­ci­llo ni in­mi­nen­te–, que al­gu­nos di­ri­gen­tes en el PSOE-M pi­den afron­tar reivindica­ndo la la­bor de los al­cal­des so­cia­lis­tas. Ellos se ven co­mo el mo­de­lo opues­to al de Ayu­so. «Hay mu­cha gen­te es­pe­rán­do­nos y no sé por qué no lle­ga­mos. No quiero ha­cer crí­ti­ca in­ter­na, so­lo abrir de­ba­tes», re­fle­xio­na con desa­zón uno de ellos.

La con­sig­na de Fe­rraz es cla­ra.

Aguan­tar. Ese «es­pe­rar y ver» que re­su­men en la cú­pu­la fe­de­ral. Es­pe­rar a que la pan­de­mia se con­tro­le con el es­ta­do de alar­ma y se aprue­ben los Pre­su­pues­tos del 2021 (la prin­ci­pal em­pre­sa po­lí­ti­ca de Sánchez y cu­yo ca­mino es­tá aún sin des­pe­jar). En teo­ría, Cs si­gue sien­do so­cio po­ten­cial, pe­ro el Go­bierno es­tá más cer­ca de atar los apo­yos con la ma­yo­ría de la in­ves­ti­du­ra. Si se pro­du­je­ra un pac­to con los na­ran­jas, el cli­ma de en­ten­di­mien­to en­tre las dos fuer­zas cam­bia­ría.

Pe­ro, por el mo­men­to, no hay con­ver­sa­cio­nes con la for­ma­ción li­be­ral que pue­dan desem­bo­car en un apo­yo de es­tos a una mo­ción de cen­su­ra. Y «na­da cam­bia» con la apro­ba­ción de la alar­ma, el pa­sa­do vier­nes, apun­tan en Fe­rraz. Un gol­pe en la me­sa de Sánchez ce­le­bra­do por el par­ti­do pe­ro que tam­bién es una ope­ra­ción de al­to ries­go si hu­bie­ra que bus­car el apo­yo del Con­gre­so para la pró­rro­ga. Por eso, y por la ar­qui­tec­tu­ra ju­rí­di­ca del real de­cre­to, hu­bo du­das y de­ba­te en el Con­se­jo de Mi­nis­tros del vier­nes.

El ca­nal de diá­lo­go con Cs se ci­ñe a la re­la­ción co­ti­dia­na del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia del Go­bierno, Fé­lix Bo­la­ños, con el vi­ce­se­cre­ta­rio pri­me­ro li­be­ral, Car­los Cua­dra­do, ade­más de la que man­tie­nen la vi­ce­pre­si­den­ta pri­me­ra, Car­men Cal­vo, con el por­ta­voz ad­jun­to na­ran­ja, Ed­mun­do Bal. La es­tra­te­gia es que «Cs si­ga que­mán­do­se, hu­mi­llán­do­se an­te Ayu­so». La re­la­ción de los dos so­cios en el Eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co va a peor ca­da día, y la es­pe­ran­za del PSOE es que, en al­gún mo­men­to, Cs rom­pa la ba­ra­ja.

Fran­co plan­teó ha­ce se­ma­nas que una sa­li­da po­dría ser una mo­ción que no la en­ca­be­za­ra Án­gel Ga­bi­lon­do, si no Ig­na­cio Agua­do (Cs), vi­ce­pre­si­den­te re­gio­nal. José Luis Ába­los, des­au­to­ri­zó ese mo­vi­mien­to por la mis­ma pe­ga de siem­pre. El mo­men­to, el aho­ra.

EU­RO­PA PRESS / JOAQUÍN CORCHERO

Án­gel Ga­bi­lon­do, jun­to a la por­ta­voz ad­jun­ta del gru­po so­cia­lis­ta en la Cá­ma­ra, Pi­lar Sánchez Ace­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.