El pro­ble­ma en­dia­bla­do

El Periódico Aragón - - Tema del día - Car­men Lum­bie­rres PO­LI­TÓ­LO­GA

Es di­fí­cil man­te­ner la con­cen­tra­ción y el es­fuer­zo, pe­ro vol­ve­mos a la car­ga. La ex­pan­sión de la se­gun­da ola es in­ne­ga­ble, los pro­nós­ti­cos son del to­do me­nos op­ti­mis­tas y nos pi­lla can­sa­dos, con el desáni­mo del des­con­cier­to.

Te­ne­mos una pan­de­mia a lar­go pla­zo, y hay que man­te­ner la tensión du­ran­te, se­gún di­cen los ex­per­tos, al me­nos un año. Con­cen­trar to­do el es­fuer­zo po­lí­ti­co du­ran­te tan­to tiem­po en es­te pro­ble­ma re­tor­ci­do que no pro­vo­ca más que des­gas­te de los lí­de­res es com­ple­jo, pe­ro no ha­cer­lo ten­drá peo­res re­sul­ta­dos.

Hay que ba­jar los da­tos de la epi­de­mia, hay que pa­rar la es­pi­ral de ex­pan­sión y con­fi­na­mien­to para in­ten­tar man­te­ner un ni­vel ba­jo de in­ci­den­cia so­por­ta­ble con man­te­ner una eco­no­mía pre­ca­ria y los ser­vi­cios pú­bli­cos abier­tos. Y lo más importante, que al­gu­nos a ve­ces ol­vi­dan, hay que in­ten­tan sal­var vi­das, de co­ro­na­vi­rus o de cual­quier otra pa­to­lo­gía.

Aún sa­bien­do que se pue­den ha­cer más de dos co­sas a la vez, me cues­ta ver có­mo de­ri­va­mos las dis­cu­sio­nes a pro­ble­mas tan acu­cian­tes co­mo mo­nar­quía o re­pú­bli­ca o có­mo vol­ve­mos a caer en la agen­da mar­ca­da por Vox so­bre el re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co y sus ame­na­zas pan­di­lle­ras. La ges­tión de la pan­de­mia es un pro­ble­ma en­dia­bla­do porque no hay una so­lu­ción ob­via, al­gu­nos es­tán más preo­cu­pa­dos por los in­mi­nen­tes cos­tes eco­nó­mi­cos de las res­tric­cio­nes, o prio­ri­zan­do la ofer­ta hos­pi­ta­la­ria más que el re­fuer­zo de la Aten­ción Pri­ma­ria. Re­quie­re de unas de­ci­sio­nes que im­pli­can a mu­chos ac­to­res, y en el que hay desacuer­dos en­te las par­tes in­tere­sa­das. Y para cum­plir el úl­ti­mo re­qui­si­to de li­bro, es ade­más un pro­ble­ma que ne­ce­si­ta para su so­lu­ción cam­bios de com­por­ta­mien­to de cier­tos ac­to­res. No es un asun­to de ver­da­de­ro o fal­so, sino de me­jor o peor, no tie­ne tiem­po de es­pe­ra, no exis­te nin­gu­na prue­ba de­fi­ni­ti­va e in­me­dia­ta de una so­lu­ción, y ca­da in­ten­to de ellas es una so­lu­ción úni­ca, ca­da in­ten­to o fa­llo im­por­ta de mo­do sig­ni­fi­ca­ti­vo.

En la com­ple­ji­dad de to­do es­te pro­ce­so, si hay al­gu­nas evi­den­cias ca­si in­con­tro­ver­ti­bles, la ne­ce­si­dad de ho­mo­ge­nei­zar el tra­ta­mien­to de los da­tos, me­jo­rar la do­ta­ción de per­so­nal sa­ni­ta­rio, au­men­tar los ras­trea­do­res para no pa­sar del bro­te a la trans­mi­sión co­mu­ni­ta­ria. Ex­cep­cio­nes mi­no­ri­ta­rias en el con­jun­to del país, aun­que muy rui­do­sas, no pue­den ce­gar que el res­to de los ac­to­res ha com­pren­di­do la ne­ce­si­dad de un cam­bio de com­por­ta­mien­to más co­la­bo­ra­ti­vo. Los erro­res pro­pios han he­cho más com­pren­si­bles los fa­llos de los otros, y la co­go­ber­nan­za, con sus di­fi­cul­ta­des, ha de­vuel­to una ima­gen más equi­li­bra­da de es­te país.

No hay una so­lu­ción ob­via, al­gu­nos es­tán más preo­cu­pa­dos por los cos­tes eco­nó­mi­cos que por re­for­zar la Aten­ción Pri­ma­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.