El Periódico Aragón

Em­bo­te­lla­dos

- *Psi­có­lo­go y es­cri­tor JO­SÉ Men­di* Como · Sigmund Freud · Friedrich Nietzsche · Spain · Huesca · Zaragoza · Europe · Madrid · The Interpretation of Dreams · Javier Lambán

Las ucis de Hues­ca y Te­ruel ya se han des­bor­da­do y co­mien­za a inun­dar­se Za­ra­go­za sin ha­ber lle­ga­do el in­vierno

La di­fe­ren­cia en­tre un op­ti­mis­ta y un pe­si­mis­ta es­tá en que uno ve la bo­te­lla me­dio lle­na y el otro me­dio va­cía. Co­mo ven, hoy es­toy ori­gi­nal. Sin em­bar­go, nin­guno de los dos ve la bo­te­lla, por­que no la mi­ran. Am­bos in­ter­pre­tan su con­te­ni­do a con­ve­nien­cia. Lo úni­co ob­je­ti­vo es el en­va­se. Pe­ro pre­fe­ri­mos elu­cu­brar so­bre lo des­co­no­ci­do, an­tes que cons­ta­tar he­chos com­pro­ba­bles y men­su­ra­bles.

Hoy sa­be­mos que es más im­por­tan­te es­tu­diar la can­ti­dad y la ca­li­dad del sue­ño, a tra­vés de la neu­ro­fi­sio­lo­gía, que des­ci­frar su con­te­ni­do oní­ri­co. La in­ter­pre­ta­ción de los sue­ños de Freud es una bri­llan­te obra literaria pe­ro no tie­ne va­li­dez cien­tí­fi­ca. Nos ha cos­ta­do de­ce­nios lle­gar a una con­clu­sión sen­ci­lla: los sue­ños son los pen­sa­mien­tos que te­ne­mos mien­tras dor­mi­mos. Ni más, ni me­nos. Si es­ta­mos to­do el día dán­do­le vuel­tas a al­go, lo más pro­ba­ble es que por la no­che si­ga­mos ha­cién­do­lo. Eso sí, de otra for­ma. Al­gu­nos in­ter­pre­tan, má­gi­ca­men­te, las ela­bo­ra­cio­nes noc­tur­nas dan­do con­te­ni­do a lo que no lo tie­ne.

Trans­for­man sus sue­ños en nu­bes, a las que bus­can pa­re­ci­dos con la reali­dad. Pe­ro la so­li­dez de ese dic­cio­na­rio in­ma­cu­la­do de sue­ños se vo­la­ti­li­za con la más li­ge­ra bri­sa. Re­sul­ta más atrac­ti­vo ese acer­ca­mien­to mís­ti­co a nues­tras en­so­ña­cio­nes, que el frío aná­li­sis de un la­bo­ra­to­rio del sue­ño, lleno de on­das ce­re­bra­les sís­mi­cas. La cien­cia es así. Es la ra­zón por la que, en psi­co­lo­gía, los test pro­yec­ti­vos han per­di­do su uti­li­dad en las con­sul­tas pro­fe­sio­na­les, aun­que man­ten­gan la nos­tal­gia de su crea­ti­vi­dad. Aho­ra uti­li­za­mos ins­tru­men­tos cien­tí­fi­cos ri­gu­ro­sos pa­ra ana­li­zar el com­por­ta­mien­to, y no de­duc­cio­nes ar­bi­tra­rias so­bre la per­so­na­li­dad, ba­sa­das en lo que ve un pa­cien­te al mi­rar una man­cha de tin­ta in­des­crip­ti­ble.

Así que si us­ted es­tá preo­cu­pa­do por­que siem­pre ve la bo­te­lla a me­dias, ana­li­ce el re­ci­pien­te, com­prue­be su ma­te­rial y tex­tu­ra y lea la eti­que­ta so­bre su con­te­ni­do. Le ga­ran­ti­zo que sa­brá lo que hay den­tro de la bo­te­lla.

La ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca no per­mi­te in­ter­pre­ta­cio­nes. La opi­nión, co­mo el Dios de Nietzs­che, ha muer­to al pri­va­ti­zar­se en las trin­che­ras de lo sec­ta­rio. Ya no hay opi­nión pú­bli­ca. Sin opi­nión com­par­ti­da no es po­si­ble el de­ba­te. Y sin de­ba­te no hay cons­truc­ción. Las vo­ta­cio­nes no son las con­clu­sio­nes ma­yo­ri­ta­rias de in­ter­ven­cio­nes par­la­men­ta­rias sino las si­re­nas que avi­san del pró­xi­mo bom­bar­deo dia­léc­ti­co.

La de­re­cha in­sis­te en rom­per la ba­rre­ra del so­ni­do po­lí­ti­co con es­tam­pi­dos que ha­gan añi­cos el en­ten­di­mien­to. Si la pan­de­mia de­bi­li­ta las de­fen­sas, el en­ve­ne­na­mien­to pue­de ser efec­ti­vo. Aun­que los da­ños co­la­te­ra­les lle­ven a la muer­te de per­so­nas, el em­po­bre­ci­mien­to de un país y el cie­rre de mul­ti­tud de ne­go­cios. Ca­be la po­si­bi­li­dad de que la frus­tra­ción se alíe con el mie­do y el en­fa­do, pa­ra que los apo­yos al Eje­cu­ti­vo dis­mi­nu­yan. La ju­ga­da ma­gis­tral de Ca­sa­do y Abas­cal con­sis­te en que la ma­yo­ría que ha si­do pro­te­gi­da por los er­tes ter­mi­ne vo­tán­do­les pa­ra que pue­dan des­truir, con su apo­yo, el res­pal­do so­cial que hoy tie­nen esas mis­mas per­so­nas. Nada nue­vo. Así fue­ron los re­cor­tes que pro­ta­go­ni­zó Ra­joy, tras su ofen­si­va con­tra Za­pa­te­ro, al ga­nar las elec­cio­nes en el 2011. Ca­sa­do ha pe­re­gri­na­do a Bru­se­las pa­ra ex­pli­car que quie­re ver la bo­te­lla de Es­pa­ña, va­cía. No ha con­ta­do por qué blo­quea la renovación del po­der judicial. So­lo ha ido a chi­var­se de que quie­ren qui­tar­le su ju­gue­te por ma­yo­ría, cuando él pue­de re­te­ner­lo por ve­to. Con su via­je es­qui­va y des­vía la aten­ción de la con­fir­ma­ción de la con­de­na del ca­so Gur­tel, que cons­ta­ta la fi­nan­cia­ción irre­gu­lar del PP. Es el fa­mo­so prin­ci­pio de ac­ción y reac­cio­na­rios.

La pan­de­mia aprie­ta los nú­me­ros y el vi­rus co­mien­za a aho­gar los re­cur­sos sa­ni­ta­rios. Los di­ques de con­ten­ción en ucis de Hues­ca y Te­ruel ya se han des­bor­da­do y co­mien­za a inun­dar­se Za­ra­go­za sin ha­ber lle­ga­do el in­vierno. Pe­ro es­te no es nues­tro ma­yor pro­ble­ma. Con Javier Lam­bán ya re­cu­pe­ra­do, se echa de me­nos su pre­sen­cia pa­ra afron­tar en lo in­me­dia­to me­di­das pre­ven­ti­vas se­rias que ha­gan de ven­das an­te las he­ri­das que se cier­nen. Lo ve­mos en zo­nas de Europa y Es­pa­ña con me­nor ries­go ex­tre­mo que el que vi­vi­mos en Ara­gón. Cier­to que el pro­ble­ma es más in­di­vi­dual que so­cial. Lo que tie­ne di­fí­cil so­lu­ción ad­mi­nis­tra­ti­va o po­li­cial por­que la con­cien­cia si­gue sien­do, afor­tu­na­da­men­te, in­vio­la­ble.

El pre­si­den­te ten­drá que cen­trar­se en lo ur­gen­te sin pen­sar en lo prio­ri­ta­rio de sus apo­yos po­lí­ti­cos. Man­tie­ne ad­mi­ra­do­res con­ser­va­do­res pa­ra ne­go­ciar las cuen­tas. Pe­ro co­mo pa­sa en Ma­drid, en reali­dad es pa­ra que no ne­go­cie con otros. Mal em­pe­za­mos. Si Ara­gón si­gue el mo­de­lo Mon­cloa, el do­cu­men­to ba­se de­be­ría ser acor­da­do pri­me­ro con sus so­cios, pa­ra lue­go abrir­se a pre­ten­dien­tes co­mo los na­ran­jas.

La ten­ta­ción de sen­tir­se tan desea­do es en­ga­ño­sa. Siem­pre de­be­mos sa­ber si nos quie­ren más a no­so­tros o en reali­dad odian mu­cho más a nues­tra ac­tual com­pa­ñía. Si es­tás en la iz­quier­da no pue­des ser el cen­tro del par­la­men­to. Lo im­por­tan­te no es si la bo­te­lla de la po­lí­ti­ca la ve­mos me­dio lle­na de iz­quier­da o de­re­cha. Lo fun­da­men­tal es que la bo­te­lla sea pro­gre­sis­ta. En nues­tra exis­ten­cia su­ce­de al­go si­mi­lar. Nos preo­cu­pa sen­tir­nos em­bo­te­lla­dos, con nues­tra vi­da me­dio lle­na o me­dio va­cía. So­lo cuando se agrie­ta, nos da­mos cuen­ta de que la vi­da era la bo­te­lla.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain