El Periódico Aragón

Es­pec­tácu­lo bo­chor­no­so

- Politics

Mien­tras el Go­bierno ha de­fen­di­do a ca­pa y es­pa­da la adopción del es­ta­do de alar­ma en la ca­pi­tal ma­dri­le­ña y al­gu­nas de las lo­ca­li­da­des li­mí­tro­fes, por­que las me­di­das del eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co eran in­su­fi­cien­tes pa­ra pre­ser­var su sa­lud y la de res­to de los es­pa­ño­les, la opo­si­ción les ha acu­sa­do a voz en gri­to de no pre­sen­tar nin­gún in­for­me que ava­le su drás­ti­ca de­ci­sión, así co­mo de au­to­ri­ta­ris­mo y de fal­sear las ci­fras que han pre­sen­ta­do. De­be­rían de en­te­rar­se de una vez por to­das que, el es­pec­tácu­lo bo­chor­no­so que vienen ofre­cien­do las di­ver­sas for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas en el ór­gano re­pre­sen­ta­ti­vo de la na­ción co­mo es el Con­gre­so, a ba­se de in­sul­tos, pa­la­bras mal­so­nan­tes y arra­ba­le­ras, así co­mo de re­pro­ches con­ti­nuos, no con­du­ce más que a ase­gu­rar su pro­pia rui­na y, por en­de, la de to­dos los ciu­da­da­nos. Así, an­te el per­ma­nen­te gui­ri­gay mon­ta­do en to­das y ca­da una de sus se­sio­nes, re­sul­ta per­fec­ta­men­te com­pren­si­ble pa­ra la ciu­da­da­nía que, al mi­nis­tro de Sa­ni­dad –a quien al­gu­nos til­da­ban has­ta aho­ra de im­pa­si­ble, por ser in­ca­paz de mos­trar sen­ti­mien­tos o emo­cio­nes – han ter­mi­na­do por po­ner­lo muy ner­vio­so has­ta el pun­to de sa­car­le de qui­cio, es de­cir, de sus ca­sILLAs.

Mi­guel S. Tra­so­ba­res

Za­ra­go­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain