El Periódico Aragón

-B HVFSSB EF MBT DJGSBT

La dis­pa­ri­dad de da­tos ofre­ci­dos por las co­mu­ni­da­des y el cam­bio de cri­te­rios de Sa­ni­dad no ayu­da Ara­gón ac­tua­li­za ca­da día sus re­gis­tros

- L. C.L. ZA­RA­GO­ZA Una · Madrid · Javier Lambán

Ca­si desde el mi­nu­to uno, la gue­rra de ci­fras ha acom­pa­ña­do a la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus. Po­lí­ti­cos de uno y otro co­lor se acu­san de ma­ne­jar las ci­fras a su an­to­jo sin te­ner en cuen­ta que tras las ci­fras, hay vi­das trun­ca­das. En la pri­me­ra olea­da de la pan­de­mia, el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad lle­gó a re­co­no­cer que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas no vol­ca­ban del mis­mo mo­do sus da­tos, ni con la mis­ma ca­den­cia tem­po­ral. Al­go que se lle­gó a en­ten­der, du­ran­te un tiem­po, por el au­tén­ti­co tsu­na­mi que su­pu­so el covid-19 en los cen­tros hos­pi­ta­la­rios y, des­pués, en los re­gis­tros de mor­ta­li­dad.

Ya en la deses­ca­la­da, la dis­pa­ri­dad se hi­zo más pro­fun­da. Has­ta tal pun­to que dis­tin­tos re­pre­sen­tan­tes del Go­bierno de Ara­gón, desde el pro­pio pre­si­den­te, Javier Lam­bán, has­ta la con­se­je­ra de Sa­ni­dad, Si­ra Re­po­llés, lle­ga­ron a ase­gu­rar es­te ve­rano que Ara­gón es­ta­ba pa­gan­do el pa­to de ser la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma «más trans­pa­ren­te», mien­tras otras no fa­ci­li­ta­ban sus da­tos al mi­nis­te­rio. Una trans­pa­ren­cia que salió «ca­ra» en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, así lo afir­ma­ron los po­lí­ti­cos ara­go­ne­ses, por el pa­lo al tu­ris­mo que su­pu­so te­ner a la ca­pi­tal y otras zo­nas en fa­se 2 du­ran­te bue­na par­te del ve­rano.

Tal fue su en­fa­do que lle­ga­ron a pe­dir de ma­ne­ra for­mal a Sal­va­dor Illa que exi­gie­ra a las co­mu­ni­da­des cri­te­rios «uni­for­mes» a la ho­ra de co­mu­ni­car los ba­lan­ces dia­rios de la afec­ción del co­ro­na­vi­rus en los dis­tin­tos te­rri­to­rios. Y es que en Ara­gón no ha ha­bi­do pi­cos de con­ta­gios acu­mu­la­dos sin no­ti­fi­car, ni ex­ce­sos de mor­tan­dad co­mu­ni­ca­dos un mes des­pués. Al­go que sí ha ocu­rri­do en Ca­ta­lu­ña, cuando su­ma­ron ca­si 3.500 fa­lle­ci­dos a las es­ta­dís­ti­cas. O en Ma­drid, con un mo­de­lo de no­ti­fi­ca­ción de ca­sos por día que cam­bia­ba la cur­va de con­ta­gios en ca­da jor­na­da. El úni­co cam­bio en los re­gis­tros de la co­mu­ni­dad se pro­du­jo el 23 de abril cuando, por in­di­ca­ción del mi­nis­te­rio, se de­ja­ron de con­ta­bi­li­zar co­mo ca­sos po­si­ti­vos to­dos aque­llos que no ha­bían si­do diag­nos­ti­ca­dos por una prue­ba PCR. Que­da en el ai­re de es­ta gue­rra de ci­fras, tam­bién, la pí­ca­ra es­tra­te­gia de re­du­cir el nú­me­ro de PCR pa­ra de­tec­tar me­nos ca­sos. Pe­ro la ta­sa de po­si­ti­vi­dad, esa ci­fra de la que se em­pe­zó a ha­blar prin­ci­pal­men­te en la se­gun­da olea­da, sir­ve pa­ra des­ta­par el en­ga­ño. Y en­tre da­tos y grá­fi­cas, con­ven­dría no ol­vi­dar que so­lo hay una gue­rra que li­brar: con­tra el co­ro­na­vi­rus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain