El Periódico Aragón

Igle­sias pi­de anu­lar que el Su­pre­mo le in­ves­ti­gue

El vi­ce­pre­si­den­te acu­sa al juez de rea­li­zar la so­li­ci­tud de «for­ma ar­bi­tra­ria» La de­fen­sa des­ta­ca que Gar­cía Cas­te­llón «in­cum­ple» el au­to de la Sa­la de lo Pe­nal

- EUROPA PRESS epa­ra­gon@el­pe­rio­di­co.com MA­DRID TRES DELITOS Crime · Sala Municipality · National Court of Spain

El vi­ce­pre­si­den­te se­gun­do del Go­bierno y lí­der de Po­de­mos, Pa­blo Igle­sias, ha re­cu­rri­do an­te la Sa­la de lo Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal la ex­po­si­ción ra­zo­na­da que ele­vó el juez Ma­nuel Gar­cía Cas­te­llón al Tri­bu­nal Su­pre­mo so­li­ci­tan­do que se le in­ves­ti­gue por tres delitos por su pre­sun­ta im­pli­ca­ción en la pie­za Di­na del ca­so Tán­dem.

En el recurso de ape­la­ción, so­li­ci­ta que se de­cla­re la «nu­li­dad ra­di­cal» del au­to dic­ta­do por el ti­tu­lar del Juz­ga­do Cen­tral de Ins­truc­ción nú­me­ro 6 con el que con­clu­ye la ins­truc­ción lle­va­da a ca­bo por el ro­bo del mó­vil de la exa­se­so­ra de Po­de­mos Di­na Bous­sel­ham en el 2015 y en el que ha pro­pues­to juz­gar al co­mi­sa­rio ju­bi­la­do y en pri­sión pro­vi­sio­nal Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo y dos pe­rio­dis­tas, así co­mo la so­li­ci­tud de in­ves­ti­ga­ción en el al­to tri­bu­nal.

El ma­gis­tra­do ins­truc­tor apun­tó en su re­so­lu­ción di­ri­gi­da al Tri­bu­nal Su­pre­mo que hay in­di­cios de que Igle­sias ha­bría co­me­ti­do los delitos de des­cu­bri­mien­to y re­ve­la­ción de se­cre­tos, con agra­van­te de gé­ne­ro, da­ños in­for­má­ti­cos y acu­sa­ción o de­nun­cia fal­sa y/o si­mu­la­ción del de­li­to por su­pues­ta­men­te «fin­gir» ser una víc­ti­ma del ca­so Di­na pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios elec­to­ra­les.

El juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal pi­dió al Su­pre­mo que in­ves­ti­gue a Pa­blo Igle­sias por tres delitos, a la ex­di­rec­to­ra de los ser­vi­cios ju­rí­di­cos de Po­de­mos y vicepresid­enta ter­ce­ra del Con­gre­so Glo­ria Eli­zo y a los le­tra­dos de es­ta for­ma­ción Marta Flor Nu­ñez y Raúl Car­ba­lle­do por los mis­mos delitos, así co­mo a la pro­pia exa­se­so­ra Di­na Bous­sel­ham y Ri­car­do Da­sa­fe­rrei­ra por fal­so tes­ti­mo­nio.

La de­fen­sa de Igle­sias con­si­de­ra que el juez ins­truc­tor adop­tó es­ta de­ci­sión de «for­ma ar­bi­tra­ria e in­jus­ti­fi­ca­da» ya que no fun­da­men­tó «nue­vos ele­men­tos» que jus­ti­fi­quen acor­dar el fin de la in­ves­ti­ga­ción y pro­ce­der con­tra los in­ves­ti­ga­dos, al mis­mo tiem­po que des­ta­ca que «in­cum­ple» el au­to de la Sa­la de lo Pe­nal en el que le or­de­nó man­te­ner la con­di­ción de per­ju­di­ca­do del lí­der de la for­ma­ción mo­ra­da.

«Por el con­tra­rio y yen­do más allá, en la prác­ti­ca le vuel­ve a re­ti­rar la con­di­ción de per­ju­di­ca­do al ins­tar que se le con­si­de­ra in­ves­ti­ga­do», con­clu­ye el es­cri­to. En es­te sen­ti­do, el recurso re­cuer­da que la mis­ma sa­la, a la que aho­ra re­cu­rre, ya in­di­có que el juez se en­con­tra­ba tra­ba­jan­do an­te «me­ras hi­pó­te­sis» y que «no hay prue­bas que sus­ten­te que los he­chos se ha­yan pro­du­ci­do con­for­me al­gu­na de esas al­ter­na­ti­vas».

Así, se­ña­la que «no es cier­to» que, tal y co­mo se­ña­la en la ex­po­si­ción ra­zo­na­da, se ha­ya «ago­ta­do la ins­truc­ción», pues ni si­quie­ra «ha lle­va­do a ca­bo una mí­ni­ma in­ves­ti­ga­ción acer­ca de los he­chos es­pe­cí­fi­ca­men­te atri­bui­dos a afo­ra­dos y a las de­más per­so­nas que se pro­po­nen co­mo in­ves­ti­ga­dos no afo­ra­dos».

Es más, con­si­de­ra que la com­pe­ten­cia pa­ra in­ves­ti­gar la pre­sun­ta im­pli­ca­ción de Igle­sias en el ca­so Di­na no es de la Au­dien­cia Na­cio­nal, pues en­tien­de que al ser «aje­na» a la in­ves­ti­ga­ción por or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal en la que se en­mar­ca el co­no­ci­do co­mo ca­so Vi­lla­re­jo, se de­be­ría ha­ber in­hi­bi­do en fa­vor de un juez ordinario.

De es­te mo­do, ex­pli­ca que es el juez ordinario el que de­be re­mi­tir la cau­sa al Su­pre­mo siem­pre y cuando «en­ten­die­ra que hay in­di­cios de res­pon­sa­bi­li­dad cri­mi­nal con­tra al­gún afo­ra­do» y «ago­ta­da la in­ves­ti­ga­ción en to­do lo que fue­re po­si­ble».

«VÍC­TI­MA DEL RO­BO»

Por otra par­te, la re­pre­sen­ta­ción le­gal del vi­ce­pre­si­den­te se­gun­do del Go­bierno sub­ra­ya que Bous­sel­ham, co­mo «víc­ti­ma de la sus­trac­ción del mó­vil y la in­for­ma­ción en él con­te­ni­da», siem­pre ha ex­pre­sa­do que Igle­sias es «per­ju­di­ca­do y víc­ti­ma co­mo ella». Así, in­sis­te en que si no exis­te de­nun­cia, «no ca­be ni in­ves­ti­ga­ción al­gu­na con­tra nues­tro re­pre­sen­ta­do, ni pos­te­rior de­cla­ra­ción ex­cul­pa­to­ria por par­te de quien ha ma­ni­fes­ta­do que nada tie­ne que re­pro­char­le».

En cuando al su­pues­to de­li­to de da­ños, la de­fen­sa afir­ma que no se ha acre­di­ta­do re­la­ción al­gu­na de los da­ños con un au­tor con­cre­to en par­ti­cu­lar y que ade­más ya se co­no­ce que es­ta po­si­bi­li­dad es­tá «ve­da­da», por lo que re­cal­ca que no se pue­de in­ves­ti­gar a nadie ya que no se po­drá de­ter­mi­nar el es­ta­do pre­vio de la tar­je­ta de me­mo­ria del mó­vil de Bous­sel­ham. En es­te pun­to, el recurso se­ña­la que el juez en­con­tró «en po­der» de Vi­lla­re­jo los ar­chi­vos coin­ci­den­tes con los del mó­vil sus­traí­do a la exa­se­so­ra de Igle­sias y que és­te de­cla­ró que los re­mi­tió su­pues­ta­men­te a la Di­rec­ción Ad­jun­ta Operativa de la Po­li­cía. Re­pro­cha que es­te ex­tre­mo «nun­ca ha si­do in­ves­ti­ga­do» y que no se ha po­di­do cons­ta­tar si de ver­dad se en­tre­gó al­gu­na co­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain