El Periódico Aragón

So­lo los ho­te­les re­sis­ten a un Mo­tor­land sin gen­te

Al­ca­ñiz re­gis­tra una ocu­pa­ción ho­te­le­ra del 98% y el res­to del Ba­jo Ara­gón, so­lo el 58% La au­sen­cia de pú­bli­co re­du­ce el im­pac­to eco­nó­mi­co en ba­res, res­tau­ran­tes y ta­lle­res

- J. OTO jo­to@ara­gon.el­pe­rio­di­co.com AL­CA­ÑIZ

La ocu­pa­ción ho­te­le­ra en Al­ca­ñiz al­can­za el 98% y se que­da en el 58% en el res­to del Ba­jo Ara­gón

El co­ro­na­vi­rus ha fre­na­do en se­co el im­pac­to que la ce­le­bra­ción anual del Gran Pre­mio de mo­to­ci­clis­mo en Mo­tor­land pro­vo­ca tan­to en Al­ca­ñiz co­mo en to­do el Ba­jo Ara­gón. No po­día ser de otro mo­do an­te la au­sen­cia de pú­bli­co en las gra­das co­mo con­se­cuen­cia de la cri­sis sa­ni­ta­ria. Nada de ca­lles cor­ta­das ni alu­vión de mo­te­ros ha­cien­do su­ya la no­che al­ca­ñi­za­na. Ni ras­tro de es­ce­na­rios y mú­si­ca a to­do vo­lu­men has­ta la ma­dru­ga­da. Y que­da tam­bién pa­ra otra oca­sión el rui­do de los mo­to­res y el olor a go­ma que­ma­da. Al­ca­ñiz es bien dis­tin­to es­te fin de se­ma­na. El vo­lu­men de mo­tos y vi­si­tas es in­com­pa­ra­ble con el de años an­te­rio­res y eso re­per­cu­te di­rec­ta­men­te en el im­pac­to eco­nó­mi­co tan­to en la pro­pia lo­ca­li­dad co­mo en el res­to de la co­mar­ca. Un fre­na­zo en se­co.

So­lo los ho­te­les de la ciu­dad aguan­tan co­mo pue­den el ti­rón. El vo­lu­men de re­ser­vas se ha man­te­ni­do ca­si en su to­ta­li­dad. De he­cho, la ocu­pa­ción al­can­za el 98% en los alo­ja­mien­tos tu­rís­ti­cos de Al­ca­ñiz, en­tre los que se in­clu­yen ca­sas de tu­ris­mo ru­ral y cám­ping. Los in­qui­li­nos son, prin­ci­pal­men­te, tra­ba­ja­do­res de me­dios de co­mu­ni­ca­ción pre­sen­tes en el cir­cui­to. Afi­cio­na­dos, ape­nas. «Vienen, pe­ro muy po­cos. Son ma­yor­men­te nos­tál­gi­cos que pa­san por Al­ca­ñiz, pe­ro la ce­le­bra­ción a puer­ta ce­rra­da del cam­peo­na­to lo li­mi­ta y con­di­cio­na to­do», ad­mi­te Nie­ves Ba­lles­te­ro, ge­ren­te de la Aso­cia­ción Tu­ris­mo Ba­jo Ara­gón.

Cla­ro que la peor par­te se la lle­van los pue­blos de al­re­de­dor. Nor­mal­men­te, la ocu­pa­ción en Al­ca­ñiz se com­ple­ta pron­to, lo que abo­ca al vi­si­tan­te a bus­car aco­mo­do en las po­bla­cio­nes más cer­ca­nas y así su­ce­si­va­men­te has­ta que to­da la co­mar­ca, e in­clu­so Za­ra­go­za, se ven be­ne­fi­cia­dos por el alu­vión de afi­cio­na­dos. No es el ca­so. De he­cho, el res­to del Ba­jo Ara­gón re­gis­tra una ocu­pa­ción del 58%, le­jos del vo­lu­men de los úl­ti­mos años. «Los equi­pos se han re­du­ci­do a la mí­ni­ma ex­pre­sión y acu­den con lo es­tric­ta­men­te im­pres­cin­di­ble por se­gu­ri­dad. An­tes alo­já­ba­mos a equi­pos gran­des y aho­ra se han re­du­ci­do las re­ser­vas y se es­tán pro­du­cien­do can­ce­la­cio­nes de úl­ti­ma ho­ra cuando an­tes era muy di­fí­cil que se pro­du­je­ran. De he­cho, los ho­te­les tie­nen mu­chas re­ser­vas de un año a otro de los mis­mos clien­tes», ex­pli­ca Ba­lles­te­ro, que aña­de en es­te sen­ti­do que «es­te año hay pue­blos muy cer­ca del cir­cui­to con mu­cha dis­po­ni­bi­li­dad, co­mo es el ca­so de Cas­tel­se­rás, Val­muel o Puig Mo­reno. Y es que aho­ra el per­so­nal va del cir­cui­to al alo­ja­mien­to y del alo­ja­mien­to al cir­cui­to, to­do en el mis­mo re­cin­to. Nada de sa­lir a ta­pear o pa­sear», ex­pli­ca.

PREVISIBLE En reali­dad, to­do es­tá den­tro de lo es­pe­ra­do por el sec­tor. De he­cho, le­jos del ba­jón, los em­pre­sa­rios ase­gu­ran sen­tir­se «muy sa­tis­fe­chos» del ba­lan­ce de afluen­cia en el puen­te del Pi­lar. «He­mos te­ni­do un 82% de ocu­pa­ción en el Ba­jo Ara­gón, que es al­go bue­ní­si­mo y aho­ra vienen los dos fi­nes de se­ma­na de Gran Pre­mio y el pos­te­rior cam­peo­na­to de tu­ris­mos. Es co­mo si fue­ra la nue­va Se­ma­na San­ta en oc­tu­bre des­pués de los al­ti­ba­jos su­fri­dos desde el ini­cio de la pan­de­mia. Es­ta­mos muy con­ten­tos, tra­ba­jan­do mu­cho y ob­te­nien­do re­sul­ta­dos», ase­gu­ra Ba­lles­te­ro, que va­lo­ra po­si­ti­va­men­te que la do­ble ce­le­bra­ción deportiva en dos fi­nes de se­ma­na con­se­cu­ti­vos ha pro­vo­ca­do que mu­chas es­tan­cias se alar­guen «ca­tor­ce días o más, al­go iné­di­to en la co­mar­ca», aña­de la em­pre­sa­ria ba­joa­ra­go­ne­sa.

Pe­ro el va­cío en Al­ca­ñiz afec­ta a to­dos los sec­to­res. Ba­res se­mi­va­cíos y te­rra­zas con es­ca­sa afluen­cia con­vi­ven con ta­lle­res huér­fa­nos de mo­tos y ga­so­li­ne­ras sin aque­llas in­men­sas fi­las de an­ta­ño. La puer­ta ce­rra­da de Mo­tor­land obli­ga a la zo­na a se­car­se las lá­gri­mas y es­pe­rar tiem­pos me­jo­res. «No que­da otra. Nadie es­pe­ra­ba que fue­ra a pa­sar al­go así. Yo creo que to­dos lle­ga­mos a dar por he­cho que el Gran Pre­mio no se iba a ce­le­brar ni aquí ni en nin­gún otro si­tio, pe­ro es lo que hay. Hay mo­tos, pe­ro so­lo en el cir­cui­to», la­men­ta el re­gen­te de un co­mer­cio a me­dio ca­mino en­tre Al­ca­ñiz y Mo­tor­land, don­de so­lo las mo­tos van so­bre rue­das.

 ?? ÁN­GEL DE CAS­TRO ?? As­pec­to iné­di­to que pre­sen­ta­ba ayer el cir­cui­to de Mo­tor­land, con los pi­lo­tos en la rec­ta de me­ta y las tri­bu­nas del pú­bli­co com­ple­ta­men­te va­cías.
ÁN­GEL DE CAS­TRO As­pec­to iné­di­to que pre­sen­ta­ba ayer el cir­cui­to de Mo­tor­land, con los pi­lo­tos en la rec­ta de me­ta y las tri­bu­nas del pú­bli­co com­ple­ta­men­te va­cías.
 ?? ÁN­GEL DE CAS­TRO ?? Un gru­po de pi­lo­tos fre­na al fi­nal de la rec­ta de me­ta de un cir­cui­to de Mo­tol­rand va­cío du­ran­te la se­sión de en­tre­na­mien­tos de ayer sá­ba­do.
ÁN­GEL DE CAS­TRO Un gru­po de pi­lo­tos fre­na al fi­nal de la rec­ta de me­ta de un cir­cui­to de Mo­tol­rand va­cío du­ran­te la se­sión de en­tre­na­mien­tos de ayer sá­ba­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain