El Periódico Aragón

Una ara­go­ne­sa es re­co­no­ci­da víc­ti­ma de la ma­sa­cre na­zi en un pue­blo fran­cés

Una mu­jer na­tu­ral de Mia­nos, Ra­mo­na Domínguez, no fi­gu­ra­ba en­tre las ase­si­na­das El es­tu­dio de un pro­fe­sor lo­gra iden­ti­fi­car­la y re­cu­pe­rar su his­to­ria

- L. MA­LO lma­lo@ara­gon.el­pe­rio­di­co.com ZA­RA­GO­ZA Una · France · Argentina · David Ferrer · Oradour-sur-Glane

La ara­go­ne­sa Ra­mo­na Domínguez Gil fue ase­si­na­da el 10 de ju­nio de 1944 en la ma­sa­cre de Ora­dour­sur-Gla­ne, en la que un des­ta­ca­men­to de la Di­vi­sión del Reich de las SS des­tru­yó es­te pue­blo fran­cés y ma­tó a sus ha­bi­tan­tes.

Has­ta aho­ra, el re­gis­tro de los ve­ci­nos ase­si­na­dos es­ta­ba in­com­ple­to. La mu­jer, de 73 años por aquel en­ton­ces y na­tu­ral del mu­ni­ci­pio de Mia­nos, en la co­mar­ca de La Jacetania, no fi­gu­ra­ba en­tre los muer­tos. Gra­cias a la in­ves­ti­ga­ción del pro­fe­sor Da­vid Fe­rrer, su his­to­ria ha si­do re­cu­pe­ra­da del ol­vi­do 76 años des­pués y ya es ofi­cial­men­te la víc­ti­ma nú­me­ro 643 del co­no­ci­do co­mo «pue­blo már­tir» de Ora­dour, don­de to­da­vía se con­ser­van las rui­nas que de­jó aque­lla ma­tan­za na­zi.

El tra­ba­jo de Fe­rrer ha si­do la cla­ve pa­ra po­ner en mar­cha el pro­ce­so de re­co­no­ci­mien­to de la víc­ti­ma, que es la de­ci­mo­no­ve­na es­pa­ño­la, y cu­yo nom­bre se in­clui­rá en los mo­nu­men­tos que se man­tie­nen en el pre­sen­te pa­ra no ol­vi­dar epi­so­dios ne­gros del pa­sa­do, co­mo lo fue es­te.

La fa­mi­lia de la ara­go­ne­sa se ha­bía ins­ta­la­do en Ora­dour-su­rG­la­ne, don­de ella se en­con­tra­ba desde ha­cía va­rios años, des­pués de so­bre­vi­vir en el cam­po de con­cen­tra­ción de Ar­ge­lès-sur-Mer. Ra­mo­na se exi­lió en Fran­cia tras la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la, de­jan­do atrás su pue­blo na­tal, Mia­nos.

Allí, los más ma­yo­res del lu­gar, de 90 años, no la re­cuer­dan, ni guar­dan en su me­mo­ria epi­so­dios don­de ella pu­die­ra apa­re­cer o per­so­nas de su en­torno, ya que na­ció en el 1871. Lo que sí per­du­ra en el tiem­po es su par­ti­da de na­ci­mien­to, que si­gue in­tac­ta en el ar­chi­vo del Ayun­ta­mien­to de Mia­nos, en el cual su al­cal­de, Fran­cis­co Javier Sa­mi­tier, in­da­gó y la ha­lló, jun­to con las de sus her­ma­nos.

En es­te mu­ni­ci­pio de ape­nas una trein­te­na de ha­bi­tan­tes, se des­cu­bre ca­da vez más ma­yor in­for­ma­ción so­bre ella. «Me di­jo el an­ti­guo se­cre­ta­rio que es­tu­vo en el cam­po de con­cen­tra­ción con su abue­lo», co­men­ta Sa­mi­tier. Po­co a po­co, y «ti­ran­do del hi­lo», sa­len a la luz cla­ves de la his­to­ria de la an­ti­gua ve­ci­na de la lo­ca­li­dad.

Al tra­ba­jo pre­vio, se su­ma la in­ves­ti­ga­ción que rea­li­zan desde el con­sis­to­rio. «La ver­dad es que es bonito ir co­no­cien­do es­tas co­sas», re­co­no­ce. Y en­tre sus ca­lles to­da­vía si­gue en pie la ca­sa fa­mi­liar de Domínguez. «Sus des­cen­dien­tes la arre­gla­ron y acu­den allí so­bre to­do en ve­rano y los fi­nes de se­ma­na», ase­gu­ra el al­cal­de.

HIS­TO­RIAS ENTRELAZAD­AS La his­to­ria de Ra­mo­na qui­zá no sea la úni­ca que re­fle­ja el exi­lio de los ve­ci­nos del lu­gar hu­yen­do del fran­quis­mo. Cu­rio­sa­men­te, ha­ce cinco años el al­cal­de de Mia­nos re­ci­bió el men­sa­je de un ma­tri­mo­nio de Ar­gen­ti­na, di­cien­do que su abue­lo pro­ce­día del pue­blo, don­de te­nían la ca­sa, y co­mu­ni­cán­do­les que les gus­ta­ría vi­si­tar­lo. «Es­tu­vie­ron ha­ce año y me­dio vién­do­lo», pre­ci­sa Sa­mi­tier. Y por azar o no, re­sul­tó ser que Ra­mo­na es her­ma­na de su abue­lo.

La pro­ta­go­nis­ta de­ja de ser ol­vi­da­da en­tre las víc­ti­mas de la vi­lla fran­ce­sa, pe­ro tam­bién re­gre­sa al que fue su pue­blo a tra­vés del co­no­ci­mien­to que aho­ra po­seen los ve­ci­nos de Mia­nos so­bre su vi­ven­cia. «Ni si­quie­ra el abue­lo de es­te chi­co ar­gen­tino te­nía co­no­ci­mien­to de ella», in­di­ca el al­cal­de. «Pa­ra mí es un or­gu­llo, es­toy mi­ran­do es­tas co­sas con emo­ción, da co­ra­je la ma­la suer­te que tu­vo ella y tan­ta gen­te», ma­ni­fies­ta.

Sa­mi­tier ima­gi­na que en aque­lla épo­ca, tras la gue­rra, se mar­chó más gen­te, pe­ro «hay ca­sos que co­no­ces, y otros mu­chos no por­que se han per­di­do», di­ce.

Y pa­ra que la me­mo­ria de los es­pa­ño­les muer­tos en el exi­lio no cai­ga en el ol­vi­do, el pro­fe­sor de in­glés agru­pó sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre Ora­dour-sur-Gla­ne en el li­bro au­to­edi­ta­do Re­cuer­da. En él cuen­ta la his­to­ria de las 19 víc­ti­mas es­pa­ño­las, en­tre ellas la de Ra­mo­na. Una in­ves­ti­ga­ción en la que co­men­zó a pro­fun­di­zar a raíz del ca­so de las dos ni­ñas de Sa­ba­dell fa­lle­ci­das en la ma­sa­cre (Emí­lia y An­ge­li­na Mas­sachs Bo­rruel).

Fe­rrer ocu­pó más de tres años en leer cer­ti­fi­ca­dos de na­ci­mien­to y otros do­cu­men­tos de los es­pa­ño­les de Ora­dour. Y en el ca­so de la mia­nen­se, sur­gie­ron in­cóg­ni­tas, ya que su nom­bre es­tá es­cri­to en una pla­ca de már­mol de los años 40 en ho­nor de las víc­ti­mas es­pa­ño­las, pe­ro no en una lis­ta ofi­cial.

Fue ol­vi­da­da en la fi­cha de des­apa­re­ci­dos, al­go que se su­po gra­cias a la co­la­bo­ra­ción de Fe­rrer y el Cen­tro de la Me­mo­ria de Ora­dour, don­de tie­nen la do­cu­men­ta­ción de la ara­go­ne­sa. Al pa­re­cer, no se re­no­va­ron las tar­je­tas de re­si­den­cia de los re­fu­gia­dos es­pa­ño­les adul­tos muer­tos en Ora­dour y en­tre esas fi­chas es­tá la de Ra­mo­na Domínguez. Se­gún ‘El País’, Fe­rrer cree que la con­fun­die­ron con su nue­ra, Ma­ri­na Do­mè­nech.

Fue­ra así o no, sie­te dé­ca­das des­pués, Ra­mo­na Domínguez por fin ha si­do iden­ti­fi­ca­da y no que­da en el ol­vi­do al que le so­me­tió la in­jus­ti­cia y la fal­ta de me­mo­ria so­bre el exi­lio.

 ?? CEN­TRO DE LA ME­MO­RIA ORA­DOUR-SUR-GLA­NE ?? Rui­nas del pue­blo de Ora­dour-sur-Gla­ne don­de vi­vió y fue ase­si­na­da la ara­go­ne­sa Ra­mo­na Domínguez Gil.
CEN­TRO DE LA ME­MO­RIA ORA­DOUR-SUR-GLA­NE Rui­nas del pue­blo de Ora­dour-sur-Gla­ne don­de vi­vió y fue ase­si­na­da la ara­go­ne­sa Ra­mo­na Domínguez Gil.
 ?? HAUTE VIENNE ?? Fo­to­gra­fía de ar­chi­vo de Ra­mo­na Domínguez Gil.
HAUTE VIENNE Fo­to­gra­fía de ar­chi­vo de Ra­mo­na Domínguez Gil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain