El Periódico Aragón : 2020-10-18

Más Periódico : 36 : 2

Más Periódico

%& 0$56#3& %&- NÂT 1FSJÒEJDP &&66 "/5& &- "#*4.0 3&65&34 50.#3&//&3 &'& 4)"8/5)&8 "5&/$*´/ %POBME 5SVNQ SF GMFKBEP FO MBT HBGBT EF TPM EF VO USBCBKBEPS EF MB $BTB #MBODB BOUFT EF TVCJS BM "JS 'PSDF 0OF 1305&45" %&#"5& .BOJGFTUBDJ­ÑO FO 8BTIJOHUPO QPS MB NVFSUF EF (FPSHF 'MPZE B DBVTB EF MB WJPMFODJB QPMJDJBM &M ×OJDP DBSB B DBSB FOUSF 5SVNQ Z #JEFO RVF TF IB DFMFCSBEP GVF FO $MFWFMBOE FO MP RVF WB EF DBNQBÐB &M GBOUBTNB EF MB ) ay quien advierte contra el alarmismo. Hay quien tiene esperanza en que el sistema de Estados Unidos, con su equilibrio de poderes y sus institucio­nes y su democracia, aguante la embestida. Muchos, no obstante, hacen sonar contundent­es alertas. Hay miedo. Y con razón. Quien se asoma a una derrota electoral el 3 de noviembre en las elecciones presidenci­ales es Donald Trump. Hizo su primera campaña sobre el discurso de la división y en el cargo ha convertido esa retórica en política, ha demostrado su desdén por las normas y ha ido derivando hacia la autocracia. Ahora, con cada día que pasa en su duelo con el demócrata Joe Biden, deja más claro que para no caer, o si cae, está dispuesto a lanzar o arrastrar con él por un profundo precipicio a todo el país. Puede sonar exagerado pero no lo es. Trump se ha negado repetidame­nte a confirmar que aceptaría una transición pacífica en caso de derrota y no faltan especialis­tas en derecho electoral que ven posible, incluso probable, un La Constituci­ón y las leyes presuponen ese traspaso pacífico pero no lo garantizan, como explica por teléfono Lawrence Douglas, profesor de Derecho, Jurisprude­ncia y Pensamient­o Político WJPMFODJB "MHVOPT BOBMJTUBT FTUÂO BMFSUBOEP EF RVF FT QPTJCMF VO i$IFSOÒCJM FMFDUPSBMu FO &&66 -B MFHJTMBDJÒ­O DPOUFNQMB VO USBTQBTP EF QPEFSFT QBDÍGJDP QFSP OP MP HBSBOUJ[B SFDVFSEBO &O FTUF TFOUJEP VOB DSJTJT USBT MBT FMFDDJPOFT EFM EF OPWJFNCSF QPESÍB JS NÂT BMMÂ EF VOB EFCBDMF QVSBNFOUF DPOTUJUVDJ­POBM Z MMFWBS FM FOGSFOUBNJ­FOUP B MB DBMMF *%0:" /0"*/ 103 en Amherst College y autor del libro La crisis puede crear más que una debacle constituci­onal sin precedente­s. que puede ocurrir y ha concluido que el fantasma de fraude electoral, aunque no llegue prácticame­nte ni a anecdótico, según demuestran numerosos estudios y admite el director del FBI, Christophe­r Wray, que recienteme­nte testificó ante el Senado que la agencia no ha detectado ningún esfuerzo coordinado nacional para cometerlo. Hasta un laboratori­o de ideas conservado­r como Heritage Foundation solo ha podido colocar 1.298 casos en una base de datos de fraude electoral desde 1982. Trump también ha atacado, ahora ya a diario y con feroz intensidad, el voto por correo, cuyo uso en mitad de la pandemia del coronaviru­s se ha disparado. Más de 25 de los 50 estados han hecho su acceso universal y, selo Will he go? (¿Se marchará?). iFM QPUFODJBM EF DPOGMJDUP WJPMFOUP FT BMUP FTQFDJBMNF­OUF EB EP RVF 5SVNQ BOJNB B RVJFOFT MF BQPZBO B UPNBS MBT BSNBTu i$IFSOÒCJM FMFDUPSBMu i&M QPUFODJBM EF DIP RVFT WJPMFOUPT FT NVZ SFBMu advierte Douglas. Y es un análisis repetido, también por el Proyecto de Integridad en la Transición, un grupo de 100 expertos que ha hecho simulacion­es y ejercicios de -B UPSNFOUB QFSGFDUB La nube más oscura de esta tormenta perfecta se ha ido formando ante los ojos de cualquiera. Trump ha agitado durante años