El Periódico Aragón

Pozondón alquila una casa frente a la vivienda donde hubo un crimen

El alcalde señala que no cree que la ubicación afecte a la demanda El ayuntamien­to ha costeado la reforma del edificio, cuya fachada da a otro sitio

- F. V. fvaero@aragon.elperiodic­o.com ZARAGOZA

El ayuntamien­to turolense de Pozondón acaba poner en alquiler una vivienda destinada a atraer nuevos pobladores y cuya entrada se encuentra justo enfrente de la casa en estado ruinoso donde en marzo del 2017 una mujer murió asfixiada por sus hijos, que después acordaron emparedarl­a allí mismo. «No creo que la ubicación de la entrada de la vivienda afecte a la demanda», señala Mario Cáceres, alcalde de Pozondón. «Aunque el portal esté enfrente de la casa del suceso, todas las ventanas de la vivienda, en la fachada principal, dan a otro sitio: el patio de la plaza de la iglesia», precisa. «De hecho, nadie en el pueblo ha caído en ese matiz», agrega.

Los autores del crimen, los hermanos Pedro e Isabel Blasco Yunta fueron juzgados por un tribunal popular a mediados de febrero pasado y condenados a 16 y 8 años de cárcel, respectiva­mente, como autor y cómplice de un delito de asesinato. Además, se les impusieron seis meses más de prisión por defraudar 30.775 euros a la Seguridad Social, dado que hasta junio del 2019, cuando se descubrier­on los hechos, siguieron cobrando ilegalment­e la pensión de viudedad de su progenitor­a.

Pozondón lamenta lo sucedido. La muerte de Ángela, de casi 90 años, a manos de sus hijos, uno como autor material y otro como coadyuvant­e, causó en su día una fuerte conmoción en el pueblo, de solo 15 habitantes en aquellas fechas. El caso se descubrió dos años después porque la gente empezó a extrañarse de no ver a la progenitor­a, pese a que esta padecía de alzhéimer y ceguera y apenas podía salir de casa.

Los hermanos Blasco se relacionab­an lo justo con el resto de habitantes. Los vecinos los recuerdan como unas personas retraídas y poco sociables, lo que no quiere decir que fueran conflictiv­as. A temporadas, Pedro se ganaba un dinero trabajando de alguacil para el ayuntamien­to. En el juicio, ambos confesaron su culpa y se mostraron arrepentid­os.

Pero ahora se trata de pasar página y de conseguir que llegue una nueva familia que dé un impulso a la localidad. El propio ayuntamien­to ha costeado la reforma de la casa en alquiler, en la que ha invertido 60.000 euros. Una parte de esa suma ha ido a dotar al edificio de una buena calefacció­n, algo fundamenta­l en un pueblo que está situado a 1.400 metros sobre el nivel del mar y sufre unos largos y duros inviernos.

Es un edificio sólido, de piedra rejuntada, con un aire rústico que encaja muy bien en el aspecto general del pueblo, donde poco a poco muchos vecinos y residentes temporales han ido restaurand­o sus viviendas.

 ?? SERVICIO ESPECIAL ?? La entrada de la casa en alquiler, en la imagen, se encuentra en el callejón de la vivienda del crimen.
SERVICIO ESPECIAL La entrada de la casa en alquiler, en la imagen, se encuentra en el callejón de la vivienda del crimen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain