El sal­mo­ne­te más co­pia­do

Oriol Ivern cum­ple 18 años al fren­te de un im­pres­cin­di­ble de Barcelona, ciu­dad de­vo­ra­do­ra de res­tau­ran­tes

El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - COCINA'S - Pau Are­nós pa­re­[email protected]­pe­rio­di­co.com

Oriol Ivern sa­le a la sa­la de Hi­sop con la ca­be­za del ra­pe: H. R. Gi­ger po­dría ha­ber­se ins­pi­ra­do en ella pa­ra di­se­ñar a Alien, el xe­no­for­mo del ci­ne. Te en­cuen­tras esa ca­la­ve­ra con dien­tes afi­la­dos una no­che en una es­qui­na del Ei­xam­ple y no pa­ras de co­rrer has­ta San­ta Co­lo­ma.

Sí, da mie­do, pe­ro se adi­vi­na sa­bro­sa y, por qué no de­cir­lo, el es­pec­tácu­lo es atrac­ti­vo pa­ra los aman­tes de la fe­ro­ci­dad. En los res­tau­ran­tes –en los bue­nos res­tau­ran­tes– tie­nen que pa­sar co­sas. Ca­be­zón que ha vis­to la sar­tén y el horno,

co­lá­geno a tu­ti­plén. De ca­da uno, dos ra­cio­nes, que vuel­ven a la me­sa con crê­me fraî­che (de­ma­sia­da), rá­bano pi­can­te (de­ma­sia­do po­co), pil­pil (de­ma­sia­do bueno) y ca­viar (nun­ca es de­ma­sia­do). Qué bi­cho más feo y qué pla­to tan bueno.

En ma­yo, Hi­sop cum­plió 18 años y es una ma­yo­ría de edad a ce­le­brar en una ciu­dad en la que mu­chos res­tau­ran­tes na­cen muer­tos. Con­gra­tu­lé­mo­nos de que El Club de los 5 con­ti­núe lo­zano y ha­ya re­sis­ti­do al des­gas­te del tiem­po ya recorrido: Hi­sop (sin más ne­go­cios en Barcelona, pe­ro con dos en Es­to­col­mo), Al­ki­mia (más Al Kos­tat), Gres­ca (más el bar), Cou­re (más la ba­rra) y Bar­de­ni (ex­cal­de­ni).

Pre­gun­to a Oriol có­mo ha so­bre­vi­vi­do a la es­ca­be­chi­na: «Man­ten­go la idea de la bis­tro­no­mía, con­ten­go el pre­cio, te­ne­mos ex­pe­rien­cia y se­gui­mos ilu­sio­na­dos». Es­te hom­bre siempre son­ríe, in­clu­so cuan­do lo aprie­tan in­jus­ta­men­te.

En la co­ci­na, Vi­cen­te Sil­ves­tre y en la sa­la, Car­me To­rrens, Ju­dit Joan y Mi­reia An­dreu. Man­tie­nen el me­nú de me­dio­día de 37 eu­ros, pre­cio ac­ce­si­ble pa­ra el cir­cui­to en el que ha­bi­tan.

Po­co ami­go de las con­tor­sio­nes, las lum­bal­gias y los es­guin­ces gas­tro­nó­mi­cos, Oriol siempre ha asu­mi­do ries­gos po­si­bles. ¿Mor­ci­lla de ce­bo­lla e in­fu­sión de té Lap­sang? Por su­pues­to. Y qué bien le van a los lan­gos­ti­nos y la pa­ta­ta en­mas­ca­ra­da. ¿Y un li­cua­do de que­so de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.