El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - ES­CU­CHAR -

Con esa voz pro­fun­da y elás­ti­ca, Ta­mi­noa­mir Moha­ram Fouad, más co­no­ci­do co­mo Ta­mino, a se­cas, po­dría can­tar cual­quier co­sa y con­ven­cer. Pero las can­cio­nes del dis­co Amir son cual­quier co­sa me­nos cual­quier co­sa: no­ta­ble pop me­lan­có­li­co en­tre las mo­der­nas in­fluen­cias al­ter­na­ti­vas (Jeff Buc­kley, Ra­diohead) y los aro­mas ára­bes an­ces­tra­les; gui­ta­rras eléc­tri­cas mez­cla­das con el laúd ára­be o un ti­po de flau­ta lla­ma­da ney; Oc­ci­den­te y Orien­te en­tre­la­za­dos en sun­tuo­sa ar­mo­nía.

Te­mas co­mo Ha­bi­bi, Per­sep­ho­ne o In­di­go night –es­te úl­ti­mo, con ba­jo de Co­lin Green­wood, de Ra­diohead– ha­cen cre­cer ca­da día el club de fans de Ta­mino, quien ha­ce un año no lo­gra­ba aca­llar el rui­do de fon­do en el Secret Vi­da de Vi­la­no­va,

pero lle­ga a La [2] de Apo­lo es­te vier­nes, día 13, con ai­res de ca­si es­tre­lla. En breve, se­gu­ra­men­te, tendremos que qui­tar el «ca­si» para re­fe­rir­nos a él.

Aun­que su voz sue­na a re­ve­la­ción, Ta­mino se con­si­de­ra, an­tes que na­da, com­po­si­tor, y can­tan­te des­pués. «Para mí la com­po­si­ción es lo más im­por­tan­te y mis­te­rio­so», nos cuen­ta vía te­le­fó­ni­ca. «Es di­fí­cil en­ten­der có­mo na­ce una can­ción. A ve­ces, sur­ge al­go so­lo de ras­guear un po­co la gui­ta­rra. Otras ve­ces, de una fra­se que te­nía apun­ta­da en una li­bre­ta. Lo que su­ce­de en­tre ese pri­mer chis­pa­zo de ins­pi­ra­ción y el re­sul­ta­do fi­nal no

«ES CO­MO SOY. LA ME­LAN­CO­LÍA ES UNO DE MIS RAS­GOS», CON­FIE­SA EL COM­PO­SI­TOR

de­ja de pa­re­cer­me un mis­te­rio».

Y, al pa­re­cer, tam­po­co tie­ne ga­nas de re­sol­ver­lo. A Ta­mino le cues­ta un po­co, no pa­re­ce gus­tar­le, ha­blar de sus pro­pias can­cio­nes; co­mo si ana­li­zar sus pro­ce- sos en ex­ce­so fue­ra a aca­bar con esa ma­gia que ha­ce na­cer la mú­si­ca. «No me gus­ta ex­pli­car mis can­cio­nes», se­ña­la. «Es me­jor que la gen­te ha­ga sus pro­pias in­ter­pre­ta­cio­nes».

Que ha­brán de in­cluir, ne­ce­sa­ria­men­te, me­lan­co­lía, tris­te­za y pe­sa­dum­bre. Ta­mino na­da a con­cien­cia en ellas; aho­ra mis­mo es di­fí­cil ima­gi­nar un te­ma dis­co (ni si­quie­ra de los tris­tes) sa­lien­do de su voz y sus ma­nos. «To­do eso siem­pre ha es­ta­do con­mi­go. Es co­mo soy. La me­lan­co­lía es uno de mis ras­gos».

Esa tris­te­za es tam­bién ca­rac­te­rís­ti­ca de la mú­si­ca ára­be. Aun­que cre­ció en Am­be­res, Ta­mino nun­ca per­dió el con- tac­to con sus raí­ces egip­cias y li­ba­ne­sas. «Mi ma­dre es bel­ga y mi pa­dre es egip- cio. Se se­pa­ra­ron cuan­do yo te­nía tres años. Me que­dé con mi ma­dre en Am­be- res, pero ella nun­ca me ale­jó de mis otras raí­ces. A mi ma­dre le gus­ta­ba to­da

CO­LIN GREEN­WOOD

El ba­jis­ta de Ra­diohead, her­mano ma­yor del gui­ta­rris­ta de los mis­mos, Jonny Green­wood, vio a Ta­mino en vi­vo y qui­so su­mar­se a su aven­tu­ra. Si al­guien así to­ma una de­ci­sión así, al­go de es­pe­cial de­be de te­ner nues­tro en­tre­vis­ta­do.

RUBEN VANHOUTTE

El ba­te­ría de Ta­mino to­ca tam­bién con Ja­guar Ja­guar, ban­da bel­ga más bai­la­ble que ta­ci­tur­na, en al­gún lu­gar en­tre el art-pop de Wild Beasts y el groo­ve nu-dis­co de Jun­gle.

VIK HARDY

Su ta­len­to­so te­clis­ta to­ca tam­bién con la can­tan­te-pro­duc­to­ra de R&B de van­guar­dia Tsar B, co­no­ci­da por su ver­sión de Back to black (Amy Wi­nehou­se) con Oscar And The Wolf, pero so­bre to­do por su sin­gle Es­ca­la­te. cla­se de mú­si­ca, in­clu­yen­do la ára­be, que es­cu­chá­ba­mos en ca­sa to­do el tiem­po. Me po­nía tam­bién can­cio­nes de mi abue­lo, Moha­ram Fouad, una ver­da­de­ra es­tre­lla en Egip­to. To­do eso se que­dó den­tro de mí».

Su pri­me­ra epi­fa­nía mu­si­cal lle­gó, no obs­tan­te, con el dis­co Ima­gi­ne, de John Len­non: «Yo de­bía de te­ner ocho años por en­ton­ces –ex­pli­ca–. Fue em­pe­zar a es­cu­char esas can­cio­nes y sen­tir que al­go ha­cía clic den­tro de mí. Fue la pri­me­ra vez que me pro­pu­se sa­ber al­go de un ar­tis­ta. Pa­sé de ser un oyen­te pa­si­vo a in­tere­sar­me ac­ti­va­men­te por la mú­si­ca».

Con 11 o 12 años, Ta­mino se re­en­con­tró con su pa­dre, y em­pe­zó a pro­fun­di­zar tam­bién en la tra­di­ción mu­si­cal ára­be: «Me ayu­dó a apren­der mu­cho so­bre ella. Él tam­bién ha­bía si­do mú­si­co, pero lo tu­vo di­fí­cil por ser hi­jo de quien era. Si yo hu­bie­ra em­pe­za­do a ha­cer ca­rre­ra en Egip­to, y no en Bél­gi­ca, se­gu­ra­men­te me ha­bría pa­sa­do igual. Me ha­brían vis­to co­mo el nieto de Moha­ram Fouad».

LA CO­NE­XIÓN RA­DIOHEAD

En lu­gar de eso, se le ve, so­bre to­do, co­mo un he­re­de­ro de Jeff Buc­kley y Thom Yor­ke, al­go que no des­de­ña («soy ad­mi­ra­dor de am­bos, cla­ro»), pero tam­bién pa­re­ce em­pe­zar a can­sar­le. Ha­blar de Ra­diohead pa­re­ce inevi­ta­ble: al fin y al ca­bo, com­par­te ba­jis­ta con ellos. Co­lin Green­wood qui­so co­no­cer­le tras que­dar im­pre­sio­na­do por un con­cier­to su­yo en Am­be­res y se fra­guó una co­ne­xión ins­tan­tá­nea. «Le pre­gun­té si que­ría to­car en mi dis­co, un po­co aven­tu­ra­da­men­te, pero por suer­te acep­tó. Des­pués pa­só a for­mar par­te de mi ban­da de di­rec­to».

El di­rec­to es par­te esen­cial de su pro­yec­to ar­tís­ti­co. O par­te, me­jor di­cho, tras­cen­den­tal. Ta­mino quie­re que ca­da ac­tua­ción sea úni­ca y sig­ni­fi­ca­ti­va, tan­to para él mis­mo co­mo para su pú­bli­co. «No trae­mos na­da pre­gra­ba­do. Es to­do real. Y bas­tan­te mi­ni­ma­lis­ta. Creo que en un pai­sa­je cul­tu­ral co­mo el ac­tual, don­de to­do es tan pre­fa­bri­ca­do, una pro­pues­ta tan or­gá­ni­ca co­mo la nues­tra re­sul­ta re­fres­can­te. La gen­te sa­be apre­ciar­lo y lo ce­le­bra».

So­bre to­do en cuan­to sue­na Ha­bi­bi, una can­ción que, di­ce Ta­mino, «ya no es de Ta­mino». ¿A qué se re­fie­re? «Sig­ni­fi­ca mu­cho para mucha gen­te. Se­gún ten­go en­ten­di­do, ha em­pe­za­do a so­nar en bas­tan­tes fu­ne­ra­les. La gen­te re­cu­rre a ella en mo­men­tos di­fí­ci­les. Ya no es mía». —

SÍ, EL PA­LO MAR­KET FEST se de­ja in­va­dir tam­bién por el es­pí­ri­tu na­vi­de­ño en sus dos pró­xi­mas edi­cio­nes (21 y 22 de di­ciem­bre y 4 y 5 de enero), pero lo ha­ce con es­ti­lo pro­pio, hu­yen­do de los cli­chés. Por eso, ofre­ce­rá una cui­da­da se­lec­ción de pro­duc­tos ori­gi­na­les ela­bo­ra­dos por di­se­ña­do­res y ar­te­sa­nos con­tem­po­rá­neos lo­ca­les. Es de­cir, ale­ja­dos de lo más mains­tream y fru­to de un pro­ce­so de fa­bri­ca­ción más jus­to y sos­te­ni­ble.

En­tre ellos, los pro­duc­tos de be­lle­za ve­ga­nos de Aff­ya Or­ga­nic, las pie­zas he­chas a par­tir de ma­te­ria­les or­gá­ni­cos y re­ci­cla­dos de Boho-poh, las mo­chi­las y bi­su­te­ría co­lom­bia­na de Pa­ni­ca­ne­la, las ri­ño­ne­ras y to­te bags de pro­duc­ción lo­cal de Tlön, la jo­ye­ría ar­te­sa­nal de The Sui’stu­dio o la ro­pa de Trá­fi­co de Mo­das, con es­tam­pa­dos ori­gi­na­les de los 80 di­bu­ja­dos por Xavier Ma­ris­cal. Y es­tos son so­lo unos cuan­tos ejem­plos.

Apar­te, se po­drá experiment­ar con sa­bo­res sor­pren­den­tes para rom­per con la monotonía cu­li­na­ria. A ello se de­di­can Men­ja­mi­ques, con pro­duc­tos de ki­ló­me­tro ce­ro del Camp de Ta­rra­go­na. Asi­mis­mo se po­drá dis­fru­tar de las piz­zas con in­gre­dien­tes fres­cos de Una Piz­za Food, así co­mo de las car­nes a la brasa im­por­ta­das de De­li­ca­tes­sen Ar­gen­ti­na. Tam­bién es­ta­rán las ham­bur­gue­sas de Kao­tik (con op­ción ve­ga­na). Y co­mo ban­da so­no­ra, na­da de vi­llan­ci­cos: ac­tua­rán gru­pos co­mo Pe­ter Gynt & The Suits, La Crê­me y Les­sus o Dj’s co­mo Tro­ya Mo­det o Vir­gi­nie.

EL CAM­BIO DE DÉ­CA­DA se apro­xi­ma de for­ma inexo­ra­ble, así que me­jor dar­le la bienvenida co­mo se me­re­ce y brin­dar para que el 2020 va­ya so­bre rue­das. Por eso, po­cos si­tios me­jo­res para la No­che­vie­ja que el Bar Ve­ló­dro­mo, no so­lo por­que su nom­bre in­vi­ta a ini­ciar el año a to­da ve­lo­ci­dad, sino tam­bién por­que el lo­cal se inau­gu­ró en el 1933 y, por lo tan­to, acu­mu­la una sa­bi­du­ría que se­rá muy útil.

Pero hay un ter­cer ar­gu­men­to más tan­gi­ble, que es el me­nú que ha di­se­ña­do el equi­po gas­tro­nó­mi­co de Mo­ritz, li­de­ra­do por el chef Jor­di Vi­là. Si tras su reapertura en el 2009 el Ve­ló­dro­mo nor­mal­men­te se de­can­ta por una co­ci­na de mer­ca­do de raí­ces tra­di­cio­na­les, es­ta vez se vis­te de eti­que­ta para dar to­do un ban­que­te. Para ca­len­tar mo­to­res, un ape­ri­ti­vo a ba­se de os­tras al na­tu­ral con pan de ce­rea­les y man­te­qui­lla de al­gas, sal­món ahu­ma­do con mous­se de rai­fort y li­ma re­lle­na de tar­tar de lu­bi­na y lan­gos­tino. Y cla­ro, al­gu­na que otra cer­ve­za Mo­ritz.

A par­tir de aquí, el des­fi­le cu­li­na­rio co­mien­za con una ta­tin de po­rros con foie poê­lé, una lu­bi­na con cre­ma y sal­tea­do de al­ca­cho­fas con re­duc­ción de je­rez y ja­rre­te de ter­ne­ra de le­che con se­tas, rus­ti­do de pa­ta­tas y cha­lo­tas con salsa de vino tin­to. Ca­da uno de los pla­tos ma­ri­da­dos con sus res­pec­ti­vos vi­nos, para pa­sar lue­go a un coulant de ave­lla­nas con he­la­do de fru­tos ro­jos y re­duc­ción de Pe­dro Xi­mé­nez. Para brin­dar, ca­va Gramona y cuan­do se apro­xi­me la me­dia­no­che, no fal­ta­rán las 12 uvas para en­trar con buen pie (o bue­na rue­da) en el 2020.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.