CA­DA VEZ CUES­TA MÁS VER VIE­JOS LU­MI­NO­SOS DE LO­CA­LES CO­MO BB+ Y AL­GÚN VIE­JO ‘SEX SHOP’

El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - LO MÁS -

derno ho­me­na­je a Gau­dí y aque­llas for­mas or­gá­ni­cas de Ma­rio Ca­ta­lán.

Las dis­tor­sio­nes de­ri­va­das del bru­ta­lis­mo, ese es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co ins­pi­ra­do en la obra del ar­qui­tec­to sui­zo Le Cor­bu­sier (es­pe­cial­men­te en su edi­fi­cio Uni­té d’ha­bi­ta­tion) don­de el hor­mi­gón co­bra­ba inusi­ta­da ex­pre­si­vi­dad, se ex­ten­die­ron por Bar­ce­lo­na, así co­mo por otras tan­tas ciu­da­des eu­ro­peas, en­tre los años 50 y 70. Con­tem­pla la ra­di­ca­li­dad vi­sual del edi­fi­cio de vi­vien­das de la ave­ni­da Me­ri­dia­na, 312. Crea­do por Oriol Bohi­gas, Jo­sep Mar­to­rell y Da­vid Ma­ckay en­tre 1959 y 1966, es­te enor­me ar­ma­zón frac­tal en for­ma de blo­que rec­tan­gu­lar, que di­vi­de ca­da uno de sus 121 apar­ta­men­tos a par­tir de dis­tri­bu­cio­nes irre­gu­la­res de ven­ta­nas y ga­le­rías, tie­ne una cla­ra in­ten­ción rup­tu­ris­ta. Una pau­ta geo­mé­tri­ca dis­cor­dan­te en res­pues­ta a la agre­si­vi­dad de la ave­ni­da Me­ri­dia­na, y to­do un ex­pe­ri­men­to ur­ba­nís­ti­co que to­da­vía hoy re­sul­ta re­to vi­sual y fuen­te de dis­cu­sión. La im­po­nen­te pre­sen­cia del edi­fi­cio de la ave­ni­da de Sa­rrià, 130-152, con esas rít­mi­cas te­rra­zas idea­das por Fran­cesc Mit­jans a fi­na­les de los 50, tam­bién me­re­ce un ra­to de con­tem­pla­ción.

EL CIBERPUNK DE ‘BLA­DE RUN­NER’

Cu­rio­sa­men­te, el mun­do uni­ver­si­ta­rio ofre­ce for­mas aca­dé­mi­cas de bru­ta­lis­mo, co­mo esos en­can­ta­do­res mó­du­los geo­mé­tri­cos de la Fa­cul­tad de Cièn­cies Eco­nò­mi­ques (Dia­go­nal, 690), cons­trui­da en­tre 1964 y 1967 a par­tir de los pla­nos de Pe­dro Ló­pez, Xa­vier Su­bias y Gui­ller­mo Gi­rál­dez. Re­ves­ti­mien­tos con aque­llos se­sen­te­ros azu­le­jos ma­rro­nes, vi­gas a la vis­ta, gran­des pa­ne­les y el so­bre­co­ge­dor hor­mi­gón do­mi­nan­do el con­jun­to.

Otras de­bi­li­da­des: los so­la­pa­mien­tos de for­mas di­ver­sas en to­cho ma­rrón de la Fa­cul­tad de Bio­lo­gia (Dia­go­nal, 643), que de no­che nos tras­la­dan a los abi­ga­rra­dos am­bien­tes ciberpunk de Bla­de run­ner, o la colmena geo­mé­tri­ca del re­cien­te­men­te ce­rra­do Pa­lau Ba­la­ñà (pa­seo de Sant An­to­ni, 43). La­gri­mi­ta. Si­gue mi­ran­do ha­cia arri­ba, se­gu­ro que en­cuen­tras más lla­ma­ti­vas es­truc­tu­ras de aque­lla vie­ja mo­der­ni­dad.

Si vis­tos a pie de ca­lle, los ves­ti­gios de otros tiem­pos pue­den de­jar­nos la man­dí­bu­la ba­tien­te, aden­trar­se en al­gu­nos ves­tí­bu­los y sa­las que con­ser­van su de­co­ra­ción re­tro su­po­ne una des­do­bla­mien­to en el tiem­po sen­sa­cio­nal. Esos por­ta­les de bal­do­sas chi­llo­nas de an­tes nos de­vuel­ven la mi­ra­da lu­mi­no­sa de las épo­cas en que se cui­da­ban los de­ta­lles y se bus­ca­ba dar una en­tra­da aco­ge­do­ra y crea­ti­va a ca­da edi­fi­cio. En­tre nues­tros fa­vo­ri­tí­si­mos es­tá sin du­da el re­ci­bi­dor de la ca­lle de Ma­rià Cu­bí, 7, una suer­te de re­duc­to-ku­brick con una me­sa cur­vi­lí­nea y de­ta­lles a con­jun­to en ro­jo, más una me­sa ba­ja y ma­ci­za y una pa­red en bal­do­sas ne­gras que nos ha­cen vo­lar la ca­be­za. Suer­te que no hay mo­que­ta, o nos ve­ría­mos en el ho­tel de El res­plan­dor.

Otro re­ci­bi­dor que no ol­vi­das una vez lo vi­si­tas es el del edi­fi­cio de Mo­ra­gas y Fran­cesc de Ri­ba (Via Au­gus­ta, 128). Ese ves­tí­bu­lo con ce­rá­mi­ca vi­dria­da, mo­sai­cos que son pu­ra hip­no­sis setentera, más bu­zo­nes de ma­de­ra enamo­ra al más dis­traí­do.

El mís­ti­co adorno mu­ral del re­ci­bi­dor del ya de por sí pe­cu­liar edi­fi­cio de ofi­ci­nas

me de­ja­ba ob­nu­bi­la­do de pe­que­ño. Cla­ro que ayu­da­ba sa­ber que en aque­llos tiem­pos esa os­cu­ra es­truc­tu­ra crea­da por Jo­sep Puig Tor­né y J. M. Es­quius era la se­de de los año­ra­dos Có­mics Fó­rum.

UN PA­SA­DO INS­PI­RA­DO

La aven­tu­ra grá­fi­ca que re­pre­sen­ta agu­zar la mi­ra­da en nues­tros pa­seos por la ciu­dad en bus­ca de ró­tu­los de otros tiem­pos tam­bién re­sul­ta fas­ci­nan­te. Ca­da vez cues­ta más en­con­trar aque­llos vie­jos lu­mi­no­sos de lo­ca­les co­mo el BB+ (Ros­se­lló, 164) o al­gu­nos vie­jos sex shops. Aun­que se­gu­ro que to­do el mun­do tie­ne pre­sen­te el po­de­río de las le­tras del Bagdad (Nou de la Ram­bla, 103).

Tam­bién des­pier­tan un cariño es­pe­cial gra­fis­mos co­mo el de Fe­rre­te­ria Llan­za (pa­seo de Sant Joan, 61) o ese co­lo­ri­do car­tel del asa­dor ochen­te­ro Los Años Lo­cos (Ma­rià Cu­bí, 85), en­tre otros. No es de ex­tra­ñar que, re­sis­tién­do­se a per­der otro atis­bo de un pa­sa­do ins­pi­ra­do, un ve­cino ro­ba­ra re­cien­te­men­te las le­tras del vie­jo ró­tu­lo de Gran­ja Ven­drell (Gi­ro­na, 59). Des­pués, tal vez ali­via­do cuan­do se anun­ció que no pen­sa­ban re­ti­rar­las de la fa­cha­da, las de­vol­vió en el ano­ni­ma­to. En reali­dad, era un sal­va­dor. Por­que po­co a po­co, los de­ta­lles de la Bar­ce­lo­na re­tro se pier­den en el tiem­po, con los úl­ti­mos chis­po­rro­teos de un gas­ta­do neón. —

«Pe­ro ¡qué lar­ga es!», di­ce una clien­ta ob­ser­van­do la fi­la de clien­tes es­pe­ran­do su turno pa­ra ser aten­di­dos en La Po­lle­ría de Bar­ce­lo­na (La Ram­bla, 116). Pe­ro no vie­nen a bus­car po­llos a l’ast. El pro­duc­to no tie­ne na­da que ver: ven­den go­fres en for­ma de pe­ne. Po­llo­fres o dick waf­fles, co­mo se co­no­cen en las re­des so­cia­les. Va­len 4 € y, en po­co más de diez días que lle­van ven­dién­do­se en Bar­ce­lo­na, ya son una sen­sa­ción.

«Al­gu­nos los pre­fie­ren ne­gros, blan­cos, ma­rro­nes… los top­pings, cla­ro», es­pe­ci­fi­can, se­ña­lan­do el cho­co­la­te ne­gro, blan­co, con le­che y de pis­ta­cho en el que van a ba­ñar el po­llo­fre. «Con le­che», pi­de la clien­ta. El re­pos­te­ro prin­ga el po­llo­fre de arri­ba aba­jo y aca­ba con un po­co de na­ta lí­qui­da en la puntita. Co­mo pre­di­can en su Ins­ta­gram, «a no­so­tros nos gus­ta que el dick waf­fle cho­rree y bien». Eso sí, «cui­da­do que man­cha», ad­vier­ten. «Agá­rra­lo de los hue­vos, que así es más fá­cil de co­mer», re­co­mien­da la ca­ma­re­ra. Un mi­nu­to aquí y te da­rás cuen­ta de por qué es tan pe­li­gro­so sa­car una fra­se de su con­tex­to.

Ca­da vez que sir­ven un po­llo­fre, an­tes de me­tér­se­lo en la bo­ca, los clien­tes ha­cen el mis­mo ri­tual: un par de fo­tos y a Ins­ta­gram. Aquí el hash­tag #food­porn es li­te­ral. Nil, otro clien­te, en­con­tró la tien­da en los sto­ries de unas ami­gas y vino al día si­guien­te. «Vi que ha­bían abier­to una co­mo la que hay en Chue­ca y te­nía que ve­nir, me ha­ce de­ma­sia­da gra­cia».

«No­so­tros no te­ne­mos na­da que ver con la Po­lle­ría de Ma­drid», re­mar­ca Be­lén, la pro­pie­ta­ria jun­to a su ma­ri­do, Gil­deo. «De he­cho, nues­tro lo­cal lle­va abier­to 13 años. Ser­vi­mos chu­rros, go- fres, san­gría, pae­lla y to­do ti­po de pro­duc­tos

«DE MO­MEN­TO, PA­RE­CE QUE NO VEN­DRÁ A ARRESTARNO­S LA PO­LI­CÍA», SE RÍE LA DUE­ÑA

tí­pi­cos pa­ra los tu­ris­tas de la Ram­bla». Más de una dé­ca­da, así que pro­ba­ble­men­te ya te sue­nan: La Po­lle­ría com­par­te lo­cal con el Bar Pa­ta­go­nia.

Han de­ci­di­do arran­car es­ta sub­mar­ca de po­llo­fres por­que vie­ron la opor­tu­ni­dad de ne­go­cio. «En el 2017 com­pra­mos la má­qui­na y la te­nía­mos ahí escondida, ha­cien­do go­fres con for­ma de pe­ne cuan­do se ha­cía de no­che. Nos da­ba co­sa que se es­can­da­li­za­se el pú­bli­co si los ven­día­mos. Es una ca­lle por don­de pa­san mu­chos ni­ños», aña­de Gil­deo. Pe­ro tras la na­tu­ra­li­dad con la que en Ma­drid se co­mían es­tos pe­nes dul­ces por la ca­lle, de­ci­die­ron ha­cer­lo más pú­bli­co. «Al fi­nal, a la gen­te le ha­ce mu­cha gra­cia, se ríe y se lo to­ma con sim­pa­tía. De mo­men­to, pa­re­ce que no ven­drá a arrestarno­s la po­li­cía».

Su apues­ta por las re­des so­cia­les es la cla­ve del éxi­to: en cuan­to es­tre­na­ron mar­ca, con­tra­ta­ron a un com­mu­nity manager. Y ha he­cho bien su tra­ba­jo, por­que el ne­go­cio es­tá a pe­tar. «En­tre la

JOR­GE GIL JOR­GE GIL

JOR­GE GIL Re­ci­bi­do­res que no ol­vi­das: de arri­ba aba­jo, el del nú­me­ro 7 de Ma­rià Cu­bí, una suer­te de re­duc­to-ku­brick; el del edi­fi­cio de Mo­ra­gas y Fran­cesc de Ri­ba; y la en­tra­da de Ari­bau, 185.

Des­pier­tan un cariño es­pe­cial gra­fis­mos co­mo el de Fe­rre­te­ria Llan­za y el co­lo­ri­do car­tel del asa­dor ochen­te­ro Los Años Lo­cos. JOR­GE GIL

de Ari­bau, 185 JOR­GE GIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.