LO+

El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - A LA ÚLTIMA -

tem­po­ra­da ba­ja y el coronaviru­s no ha­bía mu­cho tu­ris­ta. Con los dick waf­fles han em­pe­za­do a lle­gar mu­chos bar­ce­lo­ne­ses que nos han sal­va­do el mes», ase­gu­ra la pro­pie­ta­ria. Es­ta mo­da trae tan­ta co­la que, aun­que so­lo lle­van dos se­ma­nas anun­cián­do­lo pú­bli­ca­men­te, no son los úl­ti­mos en su­mar­se al ca­rro. En Grà­cia aca­ba de abrir la Ne­pe­ría (Bre­tón de los He­rre­ros, 4).

DES­PE­DI­DAS DE SOL­TE­RA

La clien­te­la, ade­más de lo­cal, son en su ma­yo­ría mu­je­res jó­ve­nes. Aun­que con ex­cep­cio­nes, ase­gu­ran mien­tras atien­den a una se­ño­ra de me­dia­na edad que ha ve­ni­do so­la a com­prar­lo. «¡Y por qué no! ¡Es­tán muy bue­nos!», di­ce rién­do­se. Al fi­nal, es la reac­ción de to­dos: el hu­mor. Esa ri­sa fá­cil que nos en­tra cuan­do ve­mos un pe­ne y que lle­ga a su má­xi­mo es­plen­dor en las des­pe­di­das de sol­te­ra. «Ya nos han pe­di­do que or­ga­ni­ce­mos una», cuen­ta Be­lén.

Tam­bién acu­den hom­bres, aun­que hay po­cos. «Ayer vi­nie­ron dos que com­pra­ron go­fres pa­ra sus mu­je­res, que que­rían dar­les una sor­pre­sa. Sue­len ve­nir al­gu­nos hom­bres, aun­que les da ver­güen­za y no se ha­cen fo­tos o se lo dan co­rrien­do a sus pa­re­jas. No quie­ren que los vean me­tién­do­se na­da en la bo­ca», ase­gu­ra la pro­pie­ta­ria, rién­do­se.

«Pen­sa­ba que si abrían una en Bar­ce­lo­na se­ría en el Gay­xam­ple, co­mo en Ma­drid, que fue en Chue­ca por­que se di­ri­gían a los gais», ex­pli­ca Nil tras su­bir unas tres sto­ries en su Ins­ta­gram. Él, que ya es­tu­vo en la ma­dri­le­ña, cree que allí los ven­de­do­res suel­tan de­ma­sia­dos co­men­ta­rios con do­ble sen­ti­do: «Aquí es me­nos se­xual». «¡Qui­zá es por­que to­da­vía nos fal­ta sol­tar­nos!», bro­mea Be­lén, que con su son­ri­sa participa en es­te ines­pe­ra­do am­bien­te fa­mi­liar, lo úl­ti­mo que te po­drías es­pe­rar de un lo­cal con más pe­nes que un club de swin­gers. Si lo­gras pa­sar la ver­güen­za ini­cial, pro­me­ten de­jar­te con la bo­ca abier­ta. —

Es­tán bue­nos, no te los com­pra­rás so­lo por el chis­te en Ins­ta­gram.

GO­FRES DE IM­PAC­TO Mos­tra­dor de La Po­lle­ría de Bar­ce­lo­na. «A no­so­tros nos gus­ta que cho­rreen y bien», pre­di­can en Ins­ta­gram. ELISENDA PONS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.