DA SOU­ZA ME­LAN­CO­LÍA PO­SI­TI­VA

El gru­po ma­llor­quín si­gue bus­can­do y en­con­tran­do la can­ción pop per­fec­ta en ‘Sal­sa agre­do­lça’, dis­co que pre­sen­ta en La [2] de Apo­lo

El Periódico de Catalunya (Castellano) - On Barcelona - - ESCUCHAR - Juan Ma­nuel Frei­re frei­re.juan­ma@gmail.com

El cuar­to dis­co de los ma­llor­qui­nes, pe­ro ca­si to­dos ellos re­si­den­tes en Bar­ce­lo­na, Da Sou­za se lla­ma Sal­sa agre­do­lça jus­to por lo que crees: ese es el con­di­men­to esen­cial de su receta pa­ra la can­ción pop per­fec­ta. «Nues­tros te­mas tie­nen ese to­que en lo emo­cio­nal: un pun­to lu­mi­no­so y otro más tris­te», ex­pli­ca Lluís Ca­bot, voz, gui­ta­rra y com­po­si­tor prin­ci­pal. «Es al­go que nos gus­ta de las canciones. Lo he­mos te­ni­do des­de siem­pre».

So­bre to­do, opi­na es­te cro­nis­ta, des­de el gran Gran salt en­da­vant del 2016, en el que abrie­ron su rock ágil a las me­lo­días tris­tes y em­pe­za­ron a so­nar, por mo­men­tos, só­li­da­men­te en­so­ña­do­res. «En ca­da dis­co tra­ta­mos de cam­biar un po­co el plan­tea­mien­to», di­ce Ca­bot. «En­tre los dos pri­me­ros, pu­do ha­ber un sal­to es­ti­lís­ti­co; qui­si­mos in­cluir co­sas más me­ló­di­cas. El nue­vo es bas­tan­te con­ti­nuis­ta res­pec­to al an­te­rior».

A ve­ces, la fal­ta de gran­des no­ti­cias sig­ni­fi­ca bue­nas no­ti­cias: Sal­sa agre­do­lça pro­rro­ga la be­lle­za me­ló­di­ca de Fut­bol d’avant­guar­da (2018), esa dul­ce me­lan­co­lía que pue­de ve­nir (o no) del he­cho de ha­ber cre­ci­do en una is­la. «Ser de una is­la, es­tar ro­dea­do de agua, se­gu­ra­men­te in­flu­ye. Pe­ro tam­bién te­ner dos ca­sas, que es co­mo no te­ner nin­gu­na a la vez». De los cin­co del gru­po, cua­tro vi­ven en Bar­ce­lo­na. En una sa­la clá­si­ca de su se­gun­da ca­sa, Apo­lo (sa­la 2), pre­sen­ta­rán el nue­vo dis­co es­te jue­ves, día 19, con los tam­bién ma­llor­qui­nes Ma­ria­lluï­sa co­mo pri­mer pla­to.

FRIKADAS

El dis­co, aun­que go­zo­sa­men­te con­ti­nuis­ta, no es pu­ra re­pe­ti­ción de es­que­mas: hay desa­rro­llos ins­tru­men­ta­les ines­pe­ra­dos y, en ge­ne­ral, lo que pa­re­ce una nue­va aten­ción al so­ni­do. «Es el dis­co al que he­mos po­di­do de­di­car más tiem­po y re­cur­sos. El que sen­ti­mos co­mo más nues­tro. Tu­vi­mos li­ber­tad pa­ra me­ter frikadas, al­go que en el an­te­rior no pu­di­mos ha­cer por cues­tio­nes de tiem­po».

Los pro­duc­to­res Jor­di Ma­tas (Fe­rran Pa­lau, El Pe­tit de Cal Eril) y Pau Riu­tort (Beach Beach, Ex­tra­per­lo) les acom­pa­ña­ron du­ran­te la gra­ba­ción y tam­bién en las pri­me­ras eta­pas del pro­ce­so, lo que les per­mi­tió di­se­ñar un dis­co con más pe­que­ñas es­ca­pa­das ex­pe­ri­men­ta­les; o di­cho de otra ma­ne­ra, frikadas. Con delicias es­pon­jo­sas co­mo Me­tres per se­gon o He sor­tit de ca­sa se acer­can al pop me­ta­fí­si­co de Fe­rran Pa­lau y Joan Pons,

La [2] de Apo­lo Nou de la Ram­bla, 113

AN­TÒ­NIA FONT

«Los he­mos es­cu­cha­do to­da la vi­da», di­ce Ca­bot. «Canciones com­pli­ca­das y, a la vez, muy ac­ce­si­bles. Eso lo­gran los me­jo­res gru­pos pop: lle­gar al pú­bli­co ma­yo­ri­ta­rio con ideas lo­cas». «Pa­ra no­so­tros [Jo­rra San­tia­go] es un per­so­na­je muy im­por­tan­te. De lo me­jor que ha sa­li­do de nues­tra ge­ne­ra­ción en Ma­llor­ca. Aho­ra pre­sen­ta su se­gun­do dis­co [Ve­llut i pur­pu­ri­na]. «El ar­tis­ta al que más es­cu­cho úl­ti­ma­men­te», apun­ta Ca­bot. «So­bre to­do su úl­ti­mo dis­co, L’ele­gàn­cia dorm, que me en­can­ta. Es co­mo un re­gre­so a la sen­ci­llez de sus ini­cios. Tie­ne canciones in­creí­bles».

PA­RA CUAL­QUIER ci­clis­ta que par­ti­ci­pe en la Vol­ta a Ca­ta­lun­ya, que se ce­le­bra del 23 al 29 de mar­zo, su­bir al po­dio ya es mo­ti­va­ción su­fi­cien­te. Pe­ro si, ade­más, re­sul­ta que los ga­na­do­res de es­ta edi­ción –que es, por cier­to, la nú­me­ro 100– brin­da­rán con Mo­ritz, los mo­ti­vos pa­ra dar­lo to­do se mul­ti­pli­can. Y es que la com­pa­ñía cer­ve­ce­ra ha en­tra­do a for­mar par­te de los pa­tro­ci­na­do­res de la Vol­ta Ci­clis­ta a Ca­ta­lun­ya, co­mo una ma­ne­ra de dar­le la bien­ve­ni­da al club de fir­mas cen­te­na­rias. Una de las con­se­cuen­cias más vi­si­bles es el pa­tro­ci­nio del mai­llot al me­jor co­rre­dor ca­ta­lán de la ge­ne­ral, que se en­tre­ga­rá al fi­na­li­zar la com­pe­ti­ción.

Es­ta vin­cu­la­ción de Mo­ritz con el ci­clis­mo no vie­ne de nue­vo, ya que la mar­ca pa­tro­ci­nó prue­bas e in­clu­so con­tó con un equi­po pro­pio en los años 70. Y cual­quier afi­cio­na­do al ci­clis­mo se

Vol­ta Ci­clis­ta a Ca­ta­lun­ya

23 al 29 de mar­zo Eta­pa ini­cial Ca­le­lla - Ca­le­lla (177,5 ki­ló­me­tros) Eta­pa fi­nal Bar­ce­lo­na-bar­ce­lo­na Pá­gi­na web www.vol­ta­ca­ta­lun­ya.cat ha­brá que­da­do em­bo­ba­do con los mai­llots vintage que pre­sen­tó ha­ce unos años. Asi­mis­mo, des­de la com­pa­ñía re­cal­can que se tra­ta de un acuer­do en­tre la que es la pri­me­ra cer­ve­za de Bar­ce­lo­na y la pri­me­ra prue­ba ci­clis­ta de Ca­ta­lun­ya.

Con ini­cio en Ca­le­lla y fi­nal en la ca­pi­tal ca­ta­la­na, la Vol­ta abar­ca­rá to­da Ca­ta­lun­ya con un re­co­rri­do que ten­drá un po­co de to­do: al­ta mon­ta­ña con subida a dos estaciones de es­quí, una con­tra­rre­loj y di­ver­sas eta­pas en las que flo­ta­rá la in­cóg­ni­ta de si se lle­ga­rá a un fi­nal al es­print o triun­fa­rá al­gu­na es­ca­pa­da.

LA CER­VE­CE­RÍA de la Fà­bri­ca Mo­ritz ha es­tre­na­do nue­va car­ta y es­to su­po­ne, más que una sim­ple re­no­va­ción de pla­tos, un cam­bio de con­cep­to que si­túa la cer­ve­za co­mo cen­tro de to­da la pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca de la ca­sa. “So­mos un es­pa­cio don­de se ela­bo­ra cer­ve­za ar­te­sa­na y aho­ra, con es­ta re­no­va­ción, le da­mos sen­ti­do a to­da la ex­pe­rien­cia de la Fà­bri­ca. Te­ne­mos más de 30 pla­tos en los que in­ter­vie­ne nues­tra cer­ve­za, por lo que cree­mos que no hay car­ta más cer­ve­ce­ra que es­ta, al me­nos has­ta don­de he­mos lle­ga­do a in­ves­ti­gar”, ex­pli­ca el chef Jor­di Vi­là, di­rec­tor gas­tro­nó­mi­co de la com­pa­ñía.

Es de­cir, no so­lo se tra­ta de com­bi­nar la cer­ve­za con di­fe­ren­tes pla­tos en un ejer­ci­cio de ma­ri­da­je, sino de con­se­guir que es­té pre­sen­te en la mis­ma fa­se de ela­bo­ra­ción, co­mo un in­gre­dien­te más. Prue­ba de ello es un pla­to clá­si­co, co­mo el po­llas­tró a la Mo­ritz, co­ci­do so­bre una la­ta de Mo­ritz Ori­gi­nal, que aho­ra se am­plía a la 7 y la 0’0. Pe­ro la gran di­fe­ren­cia de es­ta car­ta es que se in­di­can to­da una se­rie de pla­tos re­la­cio­na­dos con ca­da una de las cer­ve­zas fres­cas y sin pas­teu­ri­zar ela­bo­ra­dos en la mi­cro­cer­ve­ce­ría.

Por ejem­plo, con la Ori­gi­nal se ela­bo­ran unos ca­la­ma­res en tem­pu­ra; con la Mo­ritz 7, unos me­ji­llo­nes al va­por con pa­ta­tas; con la Epi­dor, una ta­bla de sal­món ahu­ma­do; y con la Ne­gra lle­gan los pla­tos con­tun­den­tes: fri­can­dó, gal­ta o al­bón­di­gas. Otra no­ve­dad son los pla­tos XXL pa­ra com­par­tir, del cos­ti­llar de cer­do a la gran sal­chi­cha con chu­crut de Mo­ritz Ori­gi­nal. Y sí, tam­bién hay pos­tres cer­ve­ce­ros, co­mo el fon­dant de cho­co­la­te con sor­be­te de Ne­gra.

MI­QUEL SE­RRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.