Ma­rio Ca­sas

«He pa­sa­do bas­tan­te ver­güen­za ro­dan­do ‘Ins­tin­to’»

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Teletodo - - TEMA DE PORTADA - MA­RI­SA DE DIOS

«Me cos­ta­ba ver la fres­cu­ra con la que mi her­mano ha­cía su per­so­na­je y no po­der em­pa­ti­zar con él»

Su pa­pel del pro­vo­ca­dor H en la pe­lí­cu­la Tres me­tros so­bre el cielo con­vir­tió a Ma­rio Ca­sas (A Co­ru­ña, 1986) en un ído­lo ado­les­cen­te, acre­cen­ta­do por sus per­so­na­jes en series co­mo El bar­co y Los hom­bres de Pa­co. Des­de en­ton­ces, el ma­yor de los her­ma­nos Ca­sas ha ido ma­du­ran­do an­te la pan­ta­lla, con dra­mas y th­ri­llers co­mo Con­tra­tiem­po, Gru­po 7, Is­mael, Pal­me­ras en la nie­ve, El fo­tó­gra­fo de Maut­hau­sen e, in­clu­so, en co­me­dias pa­sa­das de vuel­tas co­mo Mi gran no­che y Las bru­jas de Zu­ga­rra­mur­di, de Álex de la Igle­sia. En Ins­tin­to, que ya es­tá com­ple­ta ba­jo de­man­da en Mo­vis­tar+, le ha to­ca­do des­nu­dar­se tan­to in­te­rior co­mo ex­te­rior­men­te con un per­so­na­je com­pli­ca­do, Mar­co Mur, que uti­li­za el se­xo co­mo vál­vu­la de es­ca­pe a sus trau­mas del pa­sa­do.

– ¿Có­mo abor­dó a un per­so­na­je co­mo el de Mar­co, adic­to al se­xo?

– Yo no lo veo co­mo un adic­to al se­xo, sino co­mo al­guien que lo uti­li­za co­mo su vál­vu­la de es­ca­pe. No es un per­so­na­je que ten­ga un ca­pa­ra­zón, sino que tie­ne 50. Es in­tro­ver­ti­do, tos­co, no sa­be re­la­cio­nar­se con na­die... Es­tá des­co­nec­ta­do con­si­go mis­mo, va a des­tiem­po en su ma­ne­ra de ha­blar, de con­tes­tar, en su fí­si­co, por al­go que le pa­só cuan­do era un ni­ño y que le ha blo­quea­do emo­cio­nal­men­te. Y po­co a po­co se des­cu­bre por qué, con lo que la se­rie se con­vier­te en un th­ri­ller psi­co­ló­gi­co, que va más allá del gé­ne­ro eró­ti­co.

– ¿Le ha re­sul­ta­do un per­so­na­je com­pli­ca­do? Pa­ra em­pe­zar, tie­ne al­gún des­nu­do in­te­gral, al­go que no es ha­bi­tual en­tre los hom­bres. – Lo ha­blé con el di­rec­tor y que­ría­mos pre­sen­tar la se­rie des­de el pri­mer mo­men­to, que el es­pec­ta­dor su­pie­ra lo que le ofre­cía­mos. Así que em­pe­za­mos con un ja­deo de mi per­so­na­je co­rrien­do, y lue­go le ve­mos mas­tur­bán­do­se en la du­cha, des­nu­do, y yén­do­se a tra­ba­jar. Era la for­ma de pre­sen­tar la se­rie, sin es­con­der na­da, qui­tán­do­nos los ta­pu­jos des­de el pri­mer mo­men­to.

– No es una se­rie pre­ci­sa­men­te pa­ra ver en fa­mi­lia. Y us­ted y su her­mano Ós­car, que in­ter­pre­ta a Jo­sé, la vie­ron con sus pa­dres.

– Mis pa­dres y mis her­ma­nos lle­van to­da la vi­da vién­do­me in­ter­pre­tar. Mi ma­dre tie­ne una men­ta­li­dad abier­ta, así que no va a sor­pren­der­se aho­ra con cual­quier co­sa. Ins­tin­to

tie­ne co­sas que pue­den cho­car, pe­ro tam­po­co me pa­re­ce tan fuer­te. Yo ya es­ta­ba acos­tum­bra­do a series co­mo Spar­ta­cus o Jue­go de tro­nos,

que se han emi­ti­do en abier­to. No es­ta­mos dan­do una pe­lí­cu­la porno, es­ta­mos dan­do otra co­sa.

– ¿Le preo­cu­pa que se ha­ble de su des­nu­do in­te­gral?

– Al fi­nal, uno tra­ba­ja pa­ra el pú­bli­co y pa­ra que lo vea el má­xi­mo de gen­te po­si­ble. Si lo que atrae es el trái­ler y có­mo Mo­vis­tar y Bam­bú [la pro­duc­to­ra] han ven­di­do la se­rie des­de el gé­ne­ro del th­ri­ller eró­ti­co y eso ha­ce que la gen­te se en­gan­che y la vea, bien­ve­ni­do sea.

– ¿Le ha des­cu­bier­to la se­rie al­gu­na prác­ti­ca se­xual?

– He lle­ga­do a en­ten­der un po­co al­gu­na fi­lia o prác­ti­ca se­xual vi­vién­do­la en mis pro­pias car­nes, sin lle­gar, ló­gi­ca­men­te, al rea­lis­mo. Cuan­do lo gra­bas hay un pú­bli­co de­trás, que es el equi­po, que ha­ce com­pli­ca­do que sea rea­lis­ta. Al fi­nal, pa­sas un cor­te y una ver­güen­za alucinante­s.

– ¿Ha pa­sa­do ver­güen­za ro­dan­do es­ta se­rie?

– Bas­tan­te. Es ló­gi­co.

– Pen­sa­ba que, con una pro­fe­sión co­mo la su­ya, es­ta­ría más acos­tum­bra­do.

– Pe­ro las se­cuen­cias de se­xo de es­te ca­li­bre se no­tan. Al fi­nal lo pue­des re­la­cio­nar con una co­reo­gra­fía de pe­leas. Es to­do muy téc­ni­co, no da pa­ra po­ner­te a im­pro­vi­sar co­mo si es­tu­vie­ran dos ac­to­res te­nien­do una con­ver­sa­ción. To­do tie­ne que es­tar muy me­di­do. Da ver­güen­za por­que te ex­po­nes de­lan­te de gen­te que, a lo me­jor, has co­no­ci­do ese mis­mo día, y eso es di­fí­cil.

– Su her­mano Ós­car es­tá fan­tás­ti­co en el pa­pel de Jo­sé, un jo­ven au­tis­ta, y le ro­ba in­clu­so pla­nos cuan­do sa­len jun­tos en pan­ta­lla.

«Con la se­rie he lle­ga­do a en­ten­der un po­co al­gu­na fi­lia o prác­ti­ca se­xual, vi­vién­do­la en mis car­nes»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.