Ós­car Ca­sas

«Las es­ce­nas de se­xo de ‘Ins­tin­to’ no son gra­tui­tas»

El Periódico de Catalunya (Castellano) - Teletodo - - TEMA DE PORTADA - MA­RI­SA DE DIOS

«En la se­rie, a Ingrid y a mí nos de­ja­ron mu­cha libertad, y por eso sa­lió una tra­ma muy real»

Con so­lo 20 años, Ós­car Ca­sas se ha re­ve­la­do co­mo el gran des­cu­bri­mien­to de Ins­tin­to, don­de con­ven­ce con su pa­pel de Jo­sé, el her­mano au­tis­ta del pro­ta­go­nis­ta. To­do un in­fluen­cer en Ins­ta­gram, con 1,8 mi­llo­nes de se­gui­do­res, el her­mano pe­que­ño de Ma­rio Ca­sas se ha criado prác­ti­ca­men­te en­tre cas­tings y ro­da­jes, con tí­tu­los co­mo Abue­la de ve­rano, El or­fa­na­to, El sue­ño de Iván, Águi­la Ro­ja y Cuén­ta­me có­mo pa­só, y vie­ne dis­pues­to a dispu­tar­le el trono de chi­co de mo­da a su mis­mí­si­mo her­mano.

– En una se­rie co­mo Ins­tin­to, con ce­los, am­bi­cio­nes y es­ce­nas subidas de tono, la re­la­ción de Jo­sé con su te­ra­peu­ta (Ingrid Gar­cíaJons­son) es lo más tierno que hay. – Son un po­co los que dan la luz y el ai­re a la se­rie, por­que es muy os­cu­ra y los per­so­na­jes tie­nen mu­chas más­ca­ras. En cam­bio, Jo­sé y Ca­rol son la na­tu­ra­li­dad, la reali­dad... Apar­te, a no­so­tros nos per­mi­tie­ron ro­dar de una ma­ne­ra su­per­na­tu­ral y su­per­fres­ca, de­ján­do­nos mu­cha libertad con la cá­ma­ra y el guion, y gra­cias a eso tam­bién sa­lió una tra­ma muy real.

– ¿Có­mo se pre­pa­ró pa­ra dar for­ma a es­te chi­co au­tis­ta?

– Tu­ve la suer­te de en­con­trar un cen­tro con chi­cos con TEA [tras­tor­nos del es­pec­tro au­tis­ta] con una gra­ve­dad muy pa­re­ci­da a la de Jo­sé. Allí no so­lo co­no­cí a los chi­cos, sino tam­bién a sus fa­mi­lias. Pen­sa­ba que lue­go me iba a ver gen­te que lle­va to­da la vi­da con un hi­jo o un her­mano con es­te tras­torno, así que me ob­se­sio­na­ba ha­cer el per­so­na­je con mu­cho res­pe­to.

– ¿To­mó co­mo ejem­plo el per­so­na­je de Leo­nar­do DiCa­prio en ¿A quién ama Gil­bert Gra­pe?? Por­que, ade­más, es su ac­tor fa­vo­ri­to. – Sí, es mi ac­tor fa­vo­ri­to y fue mi re­fe­ren­te, so­bre to­do al prin­ci­pio, pa­ra los cas­tings, don­de me ayu­dó mu­chí­si­mo pa­ra ha­cer las prue­bas. Des­pués, a la ho­ra de crear el per­so­na­je, el de DiCa­prio no te­nía au­tis­mo, sino de­fi­cien­cia in­te­lec­tual, así que ahí cam­bió un po­co.

– Su her­mano Ma­rio sa­le des­nu­do en la se­rie. ¿Se hu­bie­ra atre­vi­do us­ted?

– ¡Uf! ¡ No sé! Hi­ce una pe­li in­gle­sa que va a sa­lir den­tro de po­co, Happy peo­ple, don­de tu­ve mi pri­me­ra es­ce­na de se­xo. Es una pe­li un po­co in­die, no ha­bía na­da co­reo­gra­fia­do y to­do era co­mo muy real, y lo pa­sé muy mal. Pe­ro lo bueno de Ins­tin­to es que las es­ce­nas de se­xo del pro­ta­go­nis­ta no son na­da gra­tui­tas, sino que sir­ven pa­ra ex­pli­car al­go de la se­rie. Y eso sí que me pa­re­ce guay.

– Ten­go en­ten­di­do que to­da su fa­mi­lia vio jun­ta la se­rie. ¿No le dio re­pa­ro, con to­do lo que me ha con­ta­do an­tes de las es­ce­nas de se­xo? – Bueno... Con nues­tros pa­dres te­ne­mos con­fian­za to­tal. Pe­ro ha­bía mo­men­tos en los que mi­ra­ba así de reoji­llo, con mi ma­dre al la­do, y pen­sa­ba: «¡Ay, Dios mío!». Ade­más, en el ca­pí­tu­lo sie­te hay al­go muy im­pac­tan­te que el per­so­na­je de Ma­rio ha­ce en el club y mi ma­dre di­jo: «¡Uf! Es­to es fuer­te, ¿eh?».

– ¿Es­ta­ba des­ti­na­do a po­ner­se de­lan­te de las cá­ma­ras si­guien­do la tra­yec­to­ria de su her­mano?

– Em­pe­cé con 5 años en Abue­la de ve­rano, que fue mi pri­me­ra se­rie, cuan­do Ma­rio no ha­bía he­cho na­da de series y pe­lí­cu­las. Lo que sí que ha­bía vis­to en ca­sa a mi her­mano y a mi her­ma­na ha­cien­do mu­cha pu­bli­ci­dad, yen­do a cas­tings, a ro­da­jes... Así que siem­pre he es­ta­do den­tro del mun­di­llo de la pu­bli­ci­dad. De he­cho, el pri­mer anun­cio que hi­ce fue por­que me co­lé en un es­pot que te­nían mis her­ma­nos. Era una pa­sa­re­la, co­gí la per­cha y di­je: «¡Yo tam­bién quie­ro ha­cer­lo!».

«Ten­go un pro­yec­to en in­glés, in­ter­na­cio­nal, que he aca­ba­do de ro­dar ha­ce po­co»

– Tan­to Ma­rio co­mo us­ted son com­pe­ti­ti­vos. ¿Se pi­can mu­cho en­tre her­ma­nos?

– En cier­tos as­pec­tos. Al fin y al ca­bo, so­mos her­ma­nos y que­re­mos lo me­jor el uno pa­ra el otro, co­mo pa­ra el res­to de la fa­mi­lia. En el mo­men­to en el que a uno le pa­sa al­go bueno, nos pa­sa a to­dos. Pe­ro sí, en jue­gos y com­pe­ti­ti­vi­dad de­por­ti­va nos pi­ca­mos mu­cho. ¡Y me en­can­ta!

– ¿En qué le ga­na?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.