El Periódico - Castellano - Teletodo

Gemma NIERGA «En TVE no he sufrido ninguna politizaci­ón»

- MARISA DE DIOS

Gemma Nierga (Girona, 1965) es una de las grandes damas de la radio española, aunque ahora esté más centrada en la televisión. La periodista presenta para la desconexió­n en catalán de TVE el magacín diario Cafè d'idees (que se emite simultanea­mente en Ràdio 4), y desde hace unas semanas se ha puesto al frente del programa de crianza Farem el que podrem, los sábados, en La 2, del que las familias pueden sacar muchas herramient­as y consejos. Madre de dos hijos (Pau, de 18 años, y Arnau, de 14), asegura que esa experienci­a la ha hecho «mejor persona».

¿Hubiera necesitado un programa como Farem el que podrem cuando tuvo a Pau?

– – ¡Y tanto! Pero también ahora, porque la crianza y la educación son cosas que no acaban nunca, ya que siempre tienes nuevas dudas y retos. Cuando son pequeños queremos que aprendan a hablar y pensamos que nunca se podrán atar los cordones. Luego crecen y te das cuenta de que aquel problema gigante era una nimiedad y vas solventánd­olo todo a base de prueba-error.

– Los expertos dicen que hoy en día tendemos a idealizar la maternidad. ¿Usted también se dio luego de bruces con la realidad? – No, yo no la había idealizado, tal vez porque fui madre con una cierta edad, a los 39 y a los 43 años, y eso marca. Yo creo que la maternidad me ha hecho mejor persona: más crítica con todo, más llena de comprensió­n, más paciente...

– ¿Entonces no comulga con la frase de la novela El turista accidental que pronunció en el primer programa? Esa que dice: «Cuando tienes un hijo, nunca más vuelves a ser feliz».

– No, pero la entiendo. Cuando tienes un hijo, el sufrimient­o te acompaña siempre. Claro que eres feliz, claro que te enriquecen, pero claro que sufres. Sufres por si les pasa algo, por no haber sabido actuar bien, por no ser un buen espejo para ellos. A mí esto último a veces me atormenta, porque les trasmitimo­s valores sin ser ni siquiera consciente­s.

¿Qué ha aprendido gracias al programa, además de descubrir que no habla de sexo con sus hijos tanto como Judit Mascó, una de sus invitadas?

– – He aprendido a cuestionar­me muchas cosas y he intentado coger lo mejor que me ha transmitid­o cada programa. En el que aparece Àlex Corretja, él habla de una disciplina que tal vez yo no he sabido tener. En general, he aprendido que todos tenemos muchas dudas a la hora de educar y esa sensación de que no estamos haciéndolo bien, de que lo podríamos hacer mejor.

Usted que ahora trabaja en TVE, ¿qué opina del culebrón con el fichaje de Broncano?

«La maternidad me ha hecho mejor persona: más crítica, llena de comprensió­n, paciente...»

– Me falta mucha informació­n para poder opinar.

A las teles públicas se les suele criticar que sean víctimas de la politizaci­ón. ¿Cómo ha sido su experienci­a en ese sentido?

«Tras mi salida de la SER mi móvil se llenó de números nuevos. Y eso, cuando te haces mayor, rejuvenece»

– Yo no he sufrido politizaci­ón en TVE, y mira que hago un programa como Cafè d'idees en el que cada día tenemos a un político. En los cuatro años que llevo trabajando aquí nunca he recibido una llamada sugiriéndo­me un invitado, ni una pregunta, ni vetando a nadie. Siempre se ha respetado mi criterio como periodista.

– ¿Y fuera de TVE sí que ha sufrido ese tipo de presiones políticas o de directivos?

– Sí que he trabajado en otros sitios donde he tenido presiones, pero más de tipo económico. Debes tener en cuenta que el medio en el que trabajas tiene intereses económicos que intentas no perjudicar como empresa privada. Así que puede haber alguna sugerencia para que con algún tema no perjudique­s una relación económica. Pero nunca he sentido que se me coartara mi libertad como periodista, ni en los años que estuve en la Cadena SER, ni ahora en TVE. He podido hacer el programa y las preguntas que quería.

– ¿Le ha ayudado mucho en las entrevista­s los años que estuvo en

Hablar por hablar, tantas historias?

donde escuchó – Mucho. Y mira que en aquella época lo vivía con una cierta frustració­n. Era muy joven, casi acababa de salir de la facultad y me parecía que no había estudiado tantos años de periodismo para estar de madrugada escuchando los problemas de los oyentes. ¿Sabes el entrenamie­nto que fue saber escuchar, callar, entender que detrás de un silencio muchas veces hay un gran ruido? Porque la persona que calla silencia cosas que no quiere decir. Los años en La ventana, en Hoy por hoy, en Hablar por hablar, me han ayudado mucho, y todavía noto que a mí me gusta escuchar.

Su salida de la SER, en 2019, no fue voluntaria. Hace poco estuvo en el 30º aniversari­o de que presentó durante 15 años. ¿Eso significa que la herida está cerrada?

La ventana, – Totalmente, hay una relación magnífica. Fue un momento muy triste y desagradab­le, pero queda en el pasado porque la gente responsabl­e ya no está. Además, tengo muchos amigos allí. La herida está cerrada. ¿Que puede haber una cicatriz? Sí, pero las cicatrices nos hacen crecer como personas.

– Sí, ha habido alguna propuesta que he agradecido y me ha tentado, pero no he encontrado el aliciente suficiente para dejar el trabajo que tengo en TVE.

Sorprende que, con sus tres Ondas, su despido de la SER le causara una crisis de confianza.

¿Le han ofrecido volver a la SER?

– Fue una crisis muy grande, pero es que un despido es una experienci­a muy traumática. Pienso que contarlo puede ayudar a la gente que esté pasando por lo mismo. Tuve una crisis de seguridad, pero vino acompañada de mucho apoyo profesiona­l, en forma de ofertas, y de solidarida­d de amigos, familia y compañeros.

Manolo García, por ejemplo, me llamó y estuvo media hora dándome ánimos. Fueron días complicado­s, tristes, de llorar mucho, pero mi teléfono se llenó de números nuevos, de nuevas relaciones, y eso, a una edad en la que una ya se va haciendo mayor, rejuvenece.

¿Cree que TVE-Catalunya lo tiene complicado para batir la hegemonía del catalán que tiene TV3?

– – No sé si el objetivo de TVE sea batir esa hegemonía, sino hacer una programaci­ón en catalán de calidad que llegue a la audiencia. Últimament­e se están haciendo cosas muy interesant­es y trabajamos para tener cada vez más franjas en catalán, como esta que hemos abierto el sábado con Això no és Suècia y Farem el que podrem. TV3 tiene un papel determinad­o y lo hace perfectame­nte. Yo he trabajado allí muy a gusto. Y TVE tiene el suyo con una programaci­ón en catalán muy digna. Esta casa es muy respetuosa con la lengua catalana.

 ?? ??
 ?? ?? iLUSIONADA. Nierga tiene dos programas en TVE-Catalunya.
iLUSIONADA. Nierga tiene dos programas en TVE-Catalunya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain