Emer­gen­cia am­bien­tal ma­ri­na

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión -

Aun­que pa­rez­ca, a sim­ple vis­ta, una con­tra­dic­ción, exis­ten de­sier­tos ma­ri­nos. Y ca­da vez se de­tec­tan más. Es­ta pro­li­fe­ra­ción, que es con­se­cuen­cia del ca­len­ta­mien­to glo­bal; de la so­bre­pes­ca; de la en­tra­da en de­ter­mi­na­dos ma­res, co­mo el Me­di­te­rrá­neo, de es­pe­cies in­va­so­ras, y de la con­ta­mi­na­ción que pa­de­cen los océa­nos en­tra­ña no­ta­bles pe­li­gros pa­ra la vi­da en el pla­ne­ta. El pro­ble­ma de fon­do es, co­mo en to­dos los sis­te­mas eco­ló­gi­cos, el equi­li­brio que de­be es­ta­ble­cer­se en los di­ver­sos há­bi­tats y que a es­tas al­tu­ras es­tá se­ria­men­te da­ña­do, con lo cual se per­ci­be una es­pi­ral ne­ga­ti­va que se pre­sen­ta co­mo una ame­na­za can­den­te.

Los bos­ques ma­ri­nos son necesarios no so­la­men­te co­mo re­ser­va de oxí­geno sino co­mo es­cu­do con­tra el de­te­rio­ro ma­rino y por­que per­mi­ten la va­rie­dad y la exis­ten­cia de fuer­zas con­tra­rias que con­tri­bu­yen al equi­li­brio.

Si un pez co­mo el sar­go, por ejem­plo, ha­bi­tual en el Me­di­te­rrá­neo, ve dis­mi­nui­da su po­bla­ción a cau­sa de la so­bre­ex­plo­ta­ción pes­que­ra, exis­ten me­nos de­pre­da­do­res que pue­dan ha­cer fren­te a la so­bre­abun­dan­cia de eri­zos que con­tri­bu­yen a de­ser­ti­zar el fon­do. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta tam­bién la lle­ga­da de otras es­pe­cies, co­mo el lla­ma­do pez conejo, que la­mi­na la su­per­fi­cie de al­gas y ayu­da a pro­pa­gar el fe­nó­meno de la de­ser­ti­za­ción.

Un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na y del Cen­tro de Estudios Avan­za­dos de Bla­nes (CEAB), de­pen­dien­te del CSIC, ha­ce tiem­po que lle­va a ca­bo estudios pa­ra lo­ca­li­zar es­tos pá­ra­mos sub­ma­ri­nos, ana­li­zar y con­tro­lar su cre­ci­mien­to, y pro­po­ner so­lu­cio­nes pa­ra que las zo­nas de­sér­ti­cas pue­dan re­ge­ne­rar­se. El re­por­ta­je que pu­bli­ca EL PE­RIÓ­DI­CO es una mues­tra de su tra­ba­jo, que se mue­ve en la pre­ca­rie­dad ha­bi­tual de la in­ves­ti­ga­ción uni­ver­si­ta­ria, por lo que ellos mis­mos han lan­za­do un Ver­ka­mi con el que re­cau­dar al me­nos 10.000 eu­ros pa­ra sub­ven­cio­nar los tra­ba­jos. Se abren, ade­más, a la ne­ce­sa­ria co­la­bo­ra­ción al­truis­ta de los bu­zos que pue­dan ayu­dar en la re­co­gi­da de datos pa­ra te­ner con­cien­cia ple­na de la mag­ni­tud del pro­ble­ma eco­ló­gi­co. Sien­do una no­ti­cia alar­man­te, no es­ta­mos ha­blan­do del de­rre­ti­mien­to del hie­lo en Groen­lan­dia, sino de nues­tro pro­pio li­to­ral en pe­li­gro. La emer­gen­cia am­bien­tal no es una hi­pó­te­sis de fu­tu­ro, sino una te­mi­ble reali­dad pre­sen­te. Y con­vie­ne to­mar car­tas en el asun­to con res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca y es­fuer­zo pre­su­pues­ta­rio.

La exis­ten­cia de de­sier­tos ba­jo el mar es un se­rio pro­ble­ma eco­ló­gi­co an­te el que con­vie­ne ac­tuar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.