De pac­tos a mer­ca­deo de al­cal­días

LEO­NARD BEARD

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión -

Me ha pa­re­ci­do un es­pec­tácu­lo bo­chor­no­so, en­vuel­to en men­ti­ras y con au­sen­cia de trans­pa­ren­cia. Ha­blo de la ce­re­mo­nia de los pac­tos mu­ni­ci­pa­les que han ofi­cia­do las tres de­re­chas, a mo­do de tra­sie­go de mu­ni­ci­pios y mer­ca­deo de al­cal­días, que les ha ser­vi­do pa­ra al­can­zar ma­yo­res cuo­tas de po­der. Y lo han he­cho a cos­ta de mal­tra­tar la de­mo­cra­cia, des­pre­cian­do el sen­ti­do de voto de bue­na par­te de la ciu­da­da­nía al sal­tár­se­lo pac­tan­do con Vox. Aun­que Ri­ve­ra no lo re­co­noz­ca, co­mo en el ca­so de Ma­drid que ha su­pues­to la pér­di­da de la al­cal­día pa­ra la ad­mi­ra­da Ma­nue­la Car­me­na.

En Bar­ce­lo­na sal­tó la sorpresa y Ma­nuel Valls pro­vo­có un im­pen­sa­ble es­ce­na­rio de pac­tos cru­za­dos pa­ra evi­tar que Er­nest

Ma­ra­gall so­me­tie­ra a una ciudad abier­ta a la es­tra­te­gia de ten­sio­nes par­ti­dis­tas, co­mo anun­ció tor­pe­men­te la no­che del 26M. Pe­ro na­da de lo su­ce­di­do se en­ten­de­ría sin la re­bel­día fi­nal del fi­cha­je estrella na­ran­ja, de­ci­di­do a mar­car dis­tan­cias con la es­tra­te­gia de Ciu­da­da­nos de aliar­se con los ul­tras, por medio de per­so­na in­ter­pues­ta. A la ca­ma­leó­ni­ca y am­bi­cio­sa al­cal­de­sa

Ada Co­lau se le abrió el cie­lo y no quiso des­per­di­ciar la opor­tu­ni­dad de rom­per la si­tua­ción de em­pa­te con ERC pa­ra su­mar el apo­yo de una sin­gu­lar ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Lo ha he­cho con tres

vo­tos que des­pre­ció des­de la apa­ri­ción de Valls y con el PSC a quien ex­pul­só an­te­ayer de su an­te­rior gobierno ju­gan­do a con­gra­ciar­se con las po­si­cio­nes se­ce­sio­nis­tas.

A CO­LAU

la le­gi­ti­mi­dad de la al­cal­día le vie­ne de don­de me­nos esperaba y le su­pon­drá arras­trar sus con­tra­dic­cio­nes. En el res­to de Es­pa­ña, los pac­tos mu­ni­ci­pa­les se pro­du­cen en un es­ce­na­rio po­lí­ti­co no­ve­do­so por la gran frag­men­ta­ción elec­to­ral. Tras la re­sa­ca ca­be pre­gun­tar si los re­sul­ta­dos se co­rres­pon­den con la vo­lun­tad ciudadana ex­pre­sa­da en las urnas, si al­gu­nas al­cal­días na­cen le­gi­ti­ma­das y si el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co sa­le re­for­za­do. Lo su­ce­di­do me­re­ce una re­fle­xión en pro­fun­di­dad que va más allá de los pac­tos del Fren­te Nacional de las de­re­chas que qui­tan al PSOE (sin ol­vi­dar a

Car­me­na) ciu­da­des en don­de ha­bía ga­na­do. Por­que el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co y el me­ca­nis­mo elec­to­ral no son in­mu­ta­bles y cuan­do mues­tran ca­ren­cias o se com­ple­ji­za el es­ce­na­rio al au­men­tar la con­cu­rren­cia de par­ti­dos, la iz­quier­da ha de es­tu­diar có­mo me­jo­rar­los. Y hacerlo an­tes de que pue­dan pro­vo­car más desafec­ción ciudadana ha­cia las ins­ti­tu­cio­nes de pro­xi­mi­dad.

Hoy, los aná­li­sis ya no pue­den li­mi­tar­se a los datos del 26-M, sino que de­ben ex­ten­der­se a los re­sul­ta­dos prác­ti­cos de los pro­ce­sos de­ci­so­rios que han prac­ti­ca­do al­gu­nos par­ti­dos. Lo cier­to es que con la ac­tual ley elec­to­ral de­le­ga­mos en los par­ti­dos la elección de­mo­crá­ti­ca de las al­cal­días. Pe­ro en la po­lí­ti­ca de pac­tos al­gu­nos po­nen ciu­da­des so­bre la me­sa en un mar­co de in­ter­cam­bio de al­cal­días, co­mo al­go que pa­re­ce un mer­ca­deo de po­der.

Una re­for­ma del mo­de­lo de elección de las al­cal­días bus­ca­ría in­cen­ti­var la par­ti­ci­pa­ción ciudadana en las de­ci­sio­nes de la ins­ti­tu­ción más pró­xi­ma, re­for­zar la le­gi­ti­mi­dad y re­pre­sen­ta­ti­vi­dad del al­cal­de, ga­ran­ti­zar la trans­pa­ren­cia de acuer­dos fren­te a mer­ca­deos y la go­ber­na­bi­li­dad del ayun­ta­mien­to. Cues­tio­nes que, a so­li­ci­tud del Gobierno de Za­pa­te­ro, ya es­tu­dió el Con­se­jo de Es­ta­do en su informe del 2009 so­bre po­si­bles mo­di­fi­ca­cio­nes del ré­gi­men elec­to­ral ge­ne­ral. An­tes, en di­ciem­bre de 1998, el PSOE pre­sen­tó en el Con­gre­so una pro­po­si­ción de ley pa­ra cam­biar el mo­de­lo de elección de las al­cal­días con ple­na le­gi­ti­mi­dad cons­ti­tu­cio­nal. Ar­gu­men­tó que se tra­ta­ba de dar un pa­so más pa­ra que la ciu­da­da­nía re­cu­pe­ra­se la con­vic­ción de que pue­de par­ti­ci­par en las de­ci­sio­nes y en el fun­cio­na­mien­to de sus ins­ti­tu­cio­nes más pró­xi­mas.

La pro­pues­ta del PSOE se­ña­la­ba que, con­so­li­da­dos los par­ti­dos y las ins­ti­tu­cio­nes, era el mo­men­to de plan­tear la elección di­rec­ta de al­cal­de pa­ra re­for­zar su le­gi­ti­mi­dad y re­pre­sen­ta­ti­vi­dad. La elección di­rec­ta de las al­cal­días con una se­gun­da votación entre las can­di­da­tu­ras con más apo­yo en la pri­me­ra –lo que no ex­clu­ye los acuer­dos entre par­ti­dos– in­cor­po­ra me­jo­ras en la de­mo­cra­cia lo­cal y con­lle­va­ría cam­bios en el ré­gi­men ju­rí­di­co de los ayun­ta­mien­tos que exi­gen un es­tu­dio ri­gu­ro­so y un am­plio con­sen­so po­lí­ti­co. En es­te pro­ce­di­mien­to pri­ma el cri­te­rio de un sis­te­ma ma­yo­ri­ta­rio co­rre­gi­do fren­te al pro­por­cio­nal co­mo ga­ran­tía de go­ber­na­bi­li­dad al otor­gar ma­yo­ría ab­so­lu­ta de con­ce­ja­les a la lis­ta del al­cal­de ga­na­dor. Ello obli­ga­ría a re­de­fi­nir la fi­gu­ra de la mo­ción de cen­su­ra y a re­for­zar el pa­pel de im­pul­so po­lí­ti­co y de con­trol en fa­vor del pleno o Par­la­men­to lo­cal. ☰ Dipu­tado so­cia­lis­ta por Guipúzcoa. Exal­cal­de de San Se­bas­tián.

La elección di­rec­ta de los al­cal­des en una se­gun­da votación re­for­za­ría su le­gi­ti­mi­dad

Elor­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.