Oli­ve­ras

PRO­FE­SO­RA AGRE­GA­DA DE LA UNI­VER­SI­TAT POM­PEU FABRA Es­pe­ran­za en la cir­cu­la­ri­dad La eco­no­mía circular se im­plan­ta con fuer­za en pro­duc­tos con ma­te­ria­les li­mi­ta­dos en la na­tu­ra­le­za

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Economía -

El pro­gra­ma es­ta­tal pa­ra la pre­ven­ción de re­si­duos que fi­na­li­za en el 2020, tie­ne co­mo ob­je­ti­vo re­du­cir el pe­so de los re­si­duos pro­du­ci­dos en un 10% res­pec­to a los ge­ne­ra­dos en el 2010. Es­te ob­je­ti­vo in­ter­pe­la a co­lec­ti­vos am­plios: per­so­nas con­su­mi­do­ras, fa­bri­can­tes, dis­tri­bui­do­res, así co­mo a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas.

A ni­vel do­més­ti­co, re­du­cir, re­ci­clar, y re­uti­li­zar, son las tres ac­cio­nes que se in­vo­can pa­ra pro­mo­ver pau­tas de con­su­mo más res­pon­sa­bles y sos­te­ni­bles. Pa­ra la re­uti­li­za­ción con­ta­mos con el mer­ca­do de se­gun­da mano; pa­ra re­ci­clar, con los con­te­ne­do­res de re­co­gi­da se­lec­ti­va.

Pa­ra re­du­cir, en cam­bio, hay me­nos in­cen­ti­vos; es la evi­den­cia más fac­ti­ble de es­tar en una eco­no­mía ba­sa­da en el cre­ci­mien­to con­ti­nuo. De to­dos mo­dos, el com­por­ta­mien­to in­di­viSo­bre

dual, por bueno que fue­se, es cla­ra­men­te in­su­fi­cien­te y la ur­gen­cia cli­má­ti­ca pre­sio­na a las em­pre­sas a re­di­se­ñar sus pro­ce­sos pa­ra in­cluir el re­ci­cla­je y re­uti­li­za­ción de sus pro­pios pro­duc­tos: es la lla­ma­da eco­no­mía circular. Se tra­ta de sus­ti­tuir el ci­clo li­neal «com­prar-utilizar-ti­rar» pa­ra con­ver­tir­lo en «com­prar-utilizar-re­tor­nar», de mo­do que el re­si­duo ge­ne­ra­do sea el me­nor po­si­ble. Pa­ra al­gu­nas per­so­nas, qui­zás se­rá la re­mi­nis­cen­cia de re­tor­nar los cas­cos de bo­te­llas pa­ra re­cu­pe­rar 5 pe­se­tas.

El ob­je­ti­vo es con­se­guir un ti­po de eco­no­mía con ca­pa­ci­dad tan­to de res­tau­rar co­mo de re­ge­ne­rar re­cur­sos naturales y li­mi­tar, así, el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

el pa­pel, la eco­no­mía circular apa­re­ce co­mo una so­lu­ción má­gi­ca en la que se pue­de con­ti­nuar in­cen­ti­van­do el con­su­mo, ge­ne­rar cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y, a la vez, sa­tis­fa­cer los re­qui­si­tos pa­ra con­se­guir un mun­do sos­te­ni­ble pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes que ven­drán.

La eco­no­mía circular ya se es­tá im­plan­tan­do con fuer­za en aque­llos pro­duc­tos que con­tie­nen ma­te­ria­les li­mi­ta­dos en la na­tu­ra­le­za y que, a día de hoy, son irrem­pla­za­bles. Nues­tro in­se­pa­ra­ble mó­vil contiene, entre otros, col­tán, plo­mo, co­bre, oro, li­tio, y ace­ro.

Re­cu­pe­rar es­tos ma­te­ria­les de nues­tros apa­ra­tos tie­ne mu­cho sen­ti­do. Dis­mi­nu­ye los cos­tes de las ma­te­rias pri­mas pa­ra las em­pre­sas, las in­cen­ti­va a rea­li­zar di­se­ños de pro­duc­tos que fa­ci­li­ten el des­mon­ta­je y pos­te­rior re­uti­li­za­ción, fa­vo­re­ce las re­pa­ra­cio­nes y el alar­ga­mien­to de su vi­da útil. Otros ma­te­ria­les, co­mo el vi­drio y el alu­mi­nio, tam­bién son re­la­ti­va­men­te fá­ci­les de re­cu­pe­rar y re­uti­li­zar.

A pe­sar de es­tas ten­den­cias en eco­lo­gía in­dus­trial, y se­gún los datos pu­bli­ca­dos en el Instituto Nacional de Es­ta­dís­ti­ca (INE), los re­si­duos ge­ne­ra­dos en la in­dus­tria es­pa­ño­la en el año 2016 fue­ron 38.443 mi­les de to­ne­la­das y los del 2012 de 38.809, lo que su­po­ne una re­duc­ción que no lle­ga al 1% en ese pe­rio­do de tiem­po.

Mien­tras los pro­ce­sos eco­ló­gi­cos del sec­tor in­dus­trial me­jo­ran su efi­cien­cia, se pue­de ha­cer hin­ca­pié en la ac­ción de re­du­cir. Best-se­llers, co­mo el de la ja­po­ne­sa u otros li­bros so­bre mi­ni­ma­lis­mo y esen­cia­lis­mo re­sal­tan los be­ne­fi­cios per­so­na­les de te­ner me­nos po­se­sio­nes y de sa­bo­rear una vi­da más sim­ple. Entre ellos, sa­car la ba­su­ra con me­nos fre­cuen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.