BA­JO SE­CRE­TO DE SUMARIO El her­mano de la víctima de Ma­ta­ró cen­tra las pes­qui­sas

La jue­za sub­ra­ya que la po­li­cía bus­ca al ado­les­cen­te pa­ra pro­te­ger­lo BAR­CE­LO­NA L Los Mos­sos, que tra­tan el ca­so co­mo un cri­men, man­tie­nen abier­tas va­rias teo­rías Ac­to en re­cuer­do de la fallecida, ayer.

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Sociedad -

a muer­te vio­len­ta de una chi­ca de 14 años, cu­yo cadáver fue ha­lla­do con he­ri­das de ar­ma blan­ca, si­gue sin des­pe­jar­se más de 48 ho­ras des­pués de que los vecinos en­con­tra­ran el cuerpo en un pi­so va­cío de Ma­ta­ró. En el in­te­rior del do­mi­ci­lio re­si­día una fa­mi­lia com­pues­ta por una ma­dre sol­te­ra de ori­gen ru­so y sus dos hi­jos: la víctima y su her­mano ma­yor, de 17 años. El fin de se­ma­na pa­sa­do, los dos me­no­res se en­con­tra­ban so­los da­do que la mu­jer ha­bía te­ni­do que au­sen­tar­se y via­jar a Ru­sia. Pe­ro cuan­do los vecinos des­cu­brie­ron el cuerpo sin vi­da de la chi­ca, el do­min­go a las 22.00 ho­ras, no ha­bía ni ras­tro del her­mano. Dos días des­pués, si­gue en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do y los Mos­sos d’Es­qua­dra in­ten­tan lo­ca­li­zar­lo.

Ayer por la mañana, el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­tí­cia de Ca­ta­lun­ya, por or­den de la jue­za de ins­truc­ción 3 de Ma­ta­ró –a car­go de un ca­so so­bre el que ha dic­ta­do el se­cre­to de sumario–, emi­tió un co­mu­ni­ca­do pa­ra ex­pli­car que la ma­dre ha­bía denunciado la des­apa­ri­ción del chi­co y que, a fal­ta de in­di­cios só­li­dos que lo vin­cu­len con el su­pues­to cri­men de su her­ma­na, tra­tan de dar con él por­que es un me­nor y de­be re­ci­bir «la pro­tec­ción» de las au­to­ri­da­des.

Los in­ves­ti­ga­do­res del gru­po de ho­mi­ci­dios de la Re­gió Po­li­cial Me­tro­po­li­ta­na Nord de los Mos­sos tra­tan el ca­so co­mo un cri­men. La au­top­sia que se prac­ti­có al cadáver de la me­nor no ha permitido des­car­tar de for­ma ta­jan­te que fue­ra un sui­ci­dio aun­que to­dos los in­di­cios apun­tan más bien a un ase­si­na­to. Las pes­qui­sas po­li­cia­les, de mo­men­to, ba­ra­jan to­das las hi­pó­te­sis y cen­tran los es­fuer­zos en dar con el her­mano, pa­ra com­pro­bar que se en­cuen­tra bien y ave­ri­guar qué sabe de lo ocu­rri­do. La víctima apa­re­ció en­san­gren­ta­da en el suelo, tum­ba­da jun­to a la ca­ma de su ha­bi­ta­ción, y llevaba va­rias ho­ra muer­ta. Una de las ve­ci­nas oyó un gol­pe en el do­mi­ci­lio durante la ma­dru­ga­da del sá­ba­do.

El Ayun­ta­mien­to de Ma­ta­ró la­men­tó «pro­fun­da­men­te» la muer­te de la ado­les­cen­te en un co­mu­ni­ca­do con­jun­to apro­ba­do por to­dos los grupos mu­ni­ci­pa­les. El con­sis­to­rio con­de­nó cual­quier ti­po de vio­len­cia, que siem­pre es «una vul­ne­ra­ción de los de­re­chos hu­ma­nos», y se mos­tró «aún más cons­ter­na­do» por­que la víctima te­nía 14 años. Por la tar­de, una con­cen­tra­ción de due­lo con­vo­ca­da fren­te al con­sis­to­rio dio su apo­yo a la fa­mi­lia y se su­mó al re­cha­zo que ha ge­ne­ra­do en la ca­pi­tal del Ma­res­me un cri­men que se re­sis­te a acla­rar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.